Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 12/10/2011 12:00:00 AM

"Su majestad Juan Carlos quiere concentrarlo todo"

La contralora Sandra Morelli dice que el Estado tiene que decidir qué tipo de Contraloría quiere y acusa al ministro de Hacienda, Juan Carlos Echeverry, de querer monopolizar todo el sistema de regalías.

La pelea entre la con-tralora Sandra Morelli y el ministro de Hacienda, Juan Carlos Echeverry, no cede. Por el contrario, al sonoro round que sostuvieron hace dos semanas en el Congreso de la República por cómo se hará el control a las regalías se le suma ahora un rifirrafe no menos fuerte que han sostenido en privado por el trasteo de la Contraloría a una nueva sede. SEMANA revela la polémica y buscó a la funcionaria para preguntarle por las ampollas que ha levantado su decisión de trastearse.

SEMANA: ¿Qué fue lo que pasó?

SANDRA MORELLI:
El tema es que este edificio es un chiste. Ahora se va a ir la luz. No se puede hablar por celular. No hay posibilidad de conectividad. Las condiciones de seguridad a la entrada y a la salida son patéticas. No es antisísmico. Cuando llueve, empieza a salir agua por los ascensores. Hace un año, un ascensor se cayó del piso 27 con una funcionaria adentro. Están cristalizados todos los vidrios. Con decirle que recién llegada pedí: "Aquí tienen que venir a trabajar todos los funcionarios", y a la media hora, cuando me informaron que hay 400 que no tienen dónde sentarse, me tocó decirles: "Háganse los locos".

SEMANA: Están vivos de milagro.

S.M.: La situación llega a ser dramática. Este edificio se diseñó completamente cerrado porque tenía aire acondicionado; el aire se dañó en los setenta y no se volvió a arreglar. Entonces empezaron a abrir ventanas hechizas, y como no hay respiradores, el tema de hongos es muy complicado. Se hizo un estudio de salubridad, y la situación es muy preocupante porque hay como 30 funcionarios con lupus y 20 con cáncer.

SEMANA: ¿Entonces ya es un propósito el trasteo?

S.M.: No es un propósito. ¡Nos vamos a trastear! Y vamos a aumentar la planta. Y no nos da pena. Yo ya dije: "No hagan un arreglo más". El presupuesto para tapar goteritas, que es de 4.300 millones de pesos al año, lo ahorramos para pagar la otra sede.

SEMANA: ¿Y cuándo es la mudanza?

S.M.: Cuando esté listo el edificio nuevo. La idea es antes de Semana Santa del próximo año.

SEMANA: ¿La sede es de la Contraloría? 

S.M.: No. Vamos a pagar arriendo. ¿Cómo le parece?

SEMANA: ¿Qué cree que es lo que le molesta al ministro de Hacienda?

S.M.: Que esto vale plata. Yo hablé con el presidente y le dije: "Mi problema no es de edificio. Mi problema es saber qué tipo de control fiscal quiere tener el Estado colombiano". Aquí parece que hubiera un pacto tácito para que se roben al país. No se puede tener control con 2.800 personas sin asiento, ni aire puro, ni la más mínima norma de seguridad. Mientras a la Fiscalía le dan 1,6 billones de pesos y a la Procuraduría, 900.000 millones, a nosotros nos dan 325.000 millones, nos dejan en la décima, bien retirados, para no ver esta monstruosidad. Nosotros somos los parias.

SEMANA: ¿Y qué le dijo el presidente?

S.M.: Me dijo que tenía razón y que teníamos que hacer ese debate. Pero ya pasaron tres meses y nada. Mientras tanto, yo entiendo que mi función es arreglar esta vaina, a pesar de que un ministro neoliberal, criado en Harvard, considere que esta discusión es un despropósito.

SEMANA: El país le había oído otra discusión, la de los nuevos funcionarios que pidió.

S.M.: Con el ministro tengo todas las discusiones del planeta. Cuando hablé con él, le dije: "Hay que hacer edificios en Casanare, Guainía y Vaupés. ¡Y bien grandes y bien bonitos!".

SEMANA: ¿Edificios para que no se roben la plata?

S.M.: Para que el Estado tenga presencia. En todo el planeta el Estado manifiesta su soberanía a través de la arquitectura. Cuando alguien va a París y ve el complejo de edificios de los Inválidos no dice: "¡Qué robo! ¿Cuánto costó el mármol?", sino "¡qué poder el de Napoléon!". Acá resolvimos que eso era detrimento patrimonial.

SEMANA: ¿Y entonces qué piensa hacer?

S.M.: Yo le dicho todo esto al ministro. Pero en las peleas, él coge un lápiz y me dice que haga lo que se me dé la gana. Le he pedido que me mande su criterio de racionalidad, él dice que no lo tiene y Planeación, tampoco. Pero como él dice que yo soy una irracional...

SEMANA: ¿El gobierno define el presupuesto del organismo de control? Suena absurdo...

S.M.:
Sí, aunque a mí, en teoría, los que me controlan son el auditor y el Congreso; yo no le respondo al ministro.

SEMANA: ¿Dónde es la nueva sede y cuánto vale?

S.M.: Buscamos por todo Bogotá y encontramos un lote detrás del centro comercial Gran Estación. No quisieron vender y nos va a costar a nosotros 17.000 millones de pesos al año. Ponen los muebles, todo el sistema de seguridad, las cámaras, la conectividad, los sistemas de grabación. Y de entrada, nos ahorramos los 4.300 millones que estamos destinando cada año para tapar goteras y hacer arreglos al edificio.

SEMANA: Suena razonable, pero también costoso.

S.M.: Caro no es, es lo que cuesta. Es que existir vale. Ya tengo el presupuesto. ¿En qué Estado los funcionarios no tienen asientos? ¿O no tienen computador? Francamente no sé cómo trabajan. La Fiscalía va a hacer un edificio nuevo y le aprueban no sé cuántos carros cada nada porque el país considera que la Fiscalía tiene una función. ¿Acaso la Contraloría no la tiene? O que me digan si el Estado colombiano lo que quiere es liquidarla. Si es así, que me lo digan en español.

SEMANA: ¿Y por 'leasing' no habría sido mejor?

S.M.: Yo quería leasing. Al final, Echeverry me tiró un lápiz, una hoja, y dijo: "Ponga lo que quiera". Pero Hernando José Gómez, el director de Planeación, dijo que no, por los costos de interés del leasing. Después, en tres años, nos vamos a otro edificio que está construyendo la Superintendencia, y ese sí va a ser por leasing. Es que todo el mundo se va a trastear. Pero a la única a la que le van a hacer escándalo es a mí.

SEMANA: Y sobre los funcionarios que pidió, ¿cuál es la justificación para pedirlos?

S.M.: El pedido de los funcionarios es una anécdota. Ese es un tema mucho más grave. Cómo le parece que en el Ministerio de Hacienda quieren concentrar todo. El ministro decidió que va a ser él quien presida el Sistema Nacional de Regalías. Y hay que decirle que eso lo tiene que dirigir el ministro del sector, el de Minas. Esa es la estructura constitucional. Pero no, ellos quieren mantener el control, la planeación, la estructuración del proyecto, la dirección del sistema. ¿Bonito, no? Todo concentrado en Juan Carlos I, rey de la dinastía Echeverry de Colombia. ¡No, este es un Estado de derecho! No se puede concentrar todo. Y el control me toca a mí. La estructuración del proyecto, a Planeación. A Hacienda le toca el girito y no más, por más que él sea una berraquera, y al otro le toca dirigir el sistema.

SEMANA: Volviendo al tema de los funcionarios, ¿la Contraloría no tenía suficientes para el control de las regalías?

S.M.:
No, por el aumento de las regalías. Usted controla lo mismo un peso que 100.000. El problema es cuando no tiene ni para controlar un peso, que es lo que nos pasa a nosotros. El excontralor Turbay, cuando aumentaron las regalías, le dijo al ministro de Hacienda de entonces: "Auménteme la nómina", y le dijeron que no porque quedaban mal en el FMI y que simplemente hiciera un proyecto de inversión y contrataban a 10.000 personas a 3 millones para que hicieran auditorías que no saben hacer. Eso se llama nómina paralela. A mí no me van a meter en ese rollo. A mí me fortalecen la institución con personal de planta serio.

SEMANA: ¿Y cuántos necesita?

S.M.:
No son más de 120. Funcionarios que uno pueda nombrar y sacar si se portan mal. No esta vaina que los meten a la carrera y ellos compran el derecho a ser inamovibles. Es la concepción de una unidad muy moderna y maleable con el uso racional de todos los sistemas de información. Así sí puedo hacer control. Y el ministro entonces dice: "¡Ay, es una vieja loca!".
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1842

PORTADA

La voltereta de la Corte con el proceso de Andrade

Los tres delitos por los cuales la Corte Suprema procesaba al senador se esfumaron con la llegada del abogado Gustavo Moreno, hoy ‘ad portas’ de ser extraditado. SEMANA revela la historia secreta de ese reversazo.