Domingo, 4 de diciembre de 2016

| 2016/01/22 11:30

Supersalud toma medidas tras la muerte de Rubiela Chivará

Norman Julio Muñoz aseguró que se harán adecuaciones a las clínicas para garantizar la atención a los pacientes y se pagarán los sueldos de los especialistas. También hizo dos exigencias a la EPS Cruz Blanca.

Norman Julio Muñoz, superintendente de Salud. Foto: Guillermo Torres / SEMANA

Después de tres días de la muerte de Rubiela Chivará, el caso que puso en evidencia no sólo la falta de coordinación de las instituciones del Estado, sino también la inminente crisis tras la liquidación de Saludcoop, la Superintendencia de Salud entregó el primer informe sobre el fallecimiento de la mujer, que involucra a la EPS Cruz Blanca y a la Clínica Jorge Piñeros Corpas.

En la mañana de este viernes, el superintendente, Norman Julio Muñoz, aseguró que desde el día de la muerte de Rubiela Chivará, el ente de control empezó una visita inspectiva en la EPS y en la clínica, que terminó este viernes.

Según el funcionario, en la supervisión se encontraron dos temas críticos. Uno de ellos es que la EPS no atiende en forma adecuada a los usuarios y no los remite a las IPS que están en la capacidad de brindar la atención. 

"Cuando no se puede atender a los pacientes en las clínicas de la red propia, deben ser remitidos a otras entidades. Pero no se hizo. Hoy Cafesalud y Cruz Blanca tienen una red externa abierta a la cual se deben diferir estos pacientes", explicó.

Aseguró que la EPS tampoco está haciendo seguimiento a las autorizaciones que entregan a los usuarios. Con esto se refiere a lo manifestado por Cruz Blanca sobre el caso de Rubiela Chivará, en el que la entidad aseguró que había cumplido con entregar las autorizaciones y que no sabía por qué la IPS las cancelaba.

Con base en esto, el superintendente exigió a Cafesalud y a Cruz Blanca la remisión de los usuarios a la red externa y, además, hacer un seguimiento a las remisiones, sobre todo a los casos que merecen atención inmediata.

Pero esto no fue lo único. Muñoz aseguró que empezará un plan de choque para adecuar las clínicas que pertenecían a la Corporación IPS Saludcoop y que hoy están a cargo de Esimed, con el objetivo de garantizar la atención. Así como también se empezará a cancelar los sueldos de los especialistas, un problema que denunció este jueves Semana.com.

"Esperamos que con estas adecuaciones, Esimed cuente con los recursos suficientes para garantizar que tiene los insumos necesarios para operar en las diferentes clínicas. Y que se puedan pagar a tiempo los salarios", explicó.

Por último, Muñoz lamentó el fallecimiento de Rubiela Chivará, pero aseguró que las cosas están mejor que antes.

"Lamentamos la circunstancia, pero creemos que los avances que se han estado mostrando en prestación del servicio, hoy son mucho mejores de los que teníamos en el caso de Saludcoop", afirmó.

Una afirmación que no comparte la mayoría de especialistas que trabajan para la clínicas que pertenecían a la Corporación IPS Saludcoop. "Cuando estaba Carlos Palacino, al menos nos pagaban de manera puntual y teníamos cómo atender a los pacientes. Desde cuando empezó la intervención y desde cuando se liquidaron la EPS y la Corporación, las cosas empeoraron y no tenemos ni siquiera insumos básicos para trabajar", manifestó el grupo de especialistas a Semana.com.

Una sentida queja que crece como bola de nieve en las distintas entidades y que va en contravía de lo que han dicho el ministro de Salud, Alejandro Gaviria, y otros encargados de la salud en el país que aseguran que las cosas van mejorando.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.