Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 1/12/2011 12:00:00 AM

Suroccidente colombiano, con el agua al cuello

En esta zona del país, además del drama humanitario, importantes sectores para la economía regional y nacional tratan de superar los graves efectos de las lluvias.

Además de la emergencia humanitaria causada por el invierno, el aparato productivo del suroccidente de Colombia también padece la crisis. Allí varios sectores que aportan al Producto Interno Bruto de seis departamentos fueron golpeados duramente por las lluvias y la reconstrucción supera los 1.4 billones de pesos.
 
Por esa razón en esta zona del país, integrada por Valle del Cauca, Cauca, Nariño y el Eje Cafetero (Caldas, Quindío y Risaralda), la alarma es general, a tal punto que sus gobernantes lideran campañas tendientes a canalizar ayudas no solo para las familias damnificadas que hoy suma la región, sino para mitigar el impacto en varias de sus cadenas productivas como la caña de azúcar, el café y el sector hortifrutícola.
 
Para tener una idea parcial del fenómeno que se presenta en esta zona del país, basta con resumir que de acuerdo a datos preliminares que manejan las gobernaciones, la reconstrucción de los daños causados por la ola invernal asciende a 1.4 billones de pesos.
 
Ese dinero tendrá como destinación prioritaria la reubicación y construcción de por lo menos 40.912 viviendas; la atención humanitaria de las 87.000 familias, muchas de las cuales hoy viven en albergues temporales. Asimismo, la creación de estímulos y ayudas para los campesinos afectados con la inundación de 109.000 hectáreas de tierra cultivable al igual que la recuperación de vías, cientos de edificaciones públicas como puestos de salud, hospitales y escuelas.

Valle del Cauca

Sólo en este departamento la reconstrucción se calcula en 417.558 millones de pesos. El gobernador Francisco Lourido anticipó que ya hay 1.625 millones de pesos en la cuenta corriente que se abrió para recaudar ayudas en efectivo para los damnificados.

Pero ese dinero es insuficiente para la magnitud del daño que causó el invierno y en especial el río Cauca, no solo a los habitantes de veredas, corregimientos, pueblos y ciudades, sino al aparato productivo del Valle. Por ejemplo, las pérdidas estimadas en la zona industrial de Yumbo, la Zona Franca del Pacífico y Parques Industriales, se estima en 1.6 billones de pesos.

En la región fueron afectadas 18.172 viviendas, inundadas 33.950 hectáreas que hacen parte de la frontera agrícola y sólo para la recuperación de la infraestructura vial se requieren 70.000 millones de pesos y otros 22.000 millones para atender los problemas de puestos de salud y hospitales. En el sector educativo el censo muestra que 107 escuelas de doce municipios requieren ser atendidas. “Pese a todo ello hacemos un llamado a los padres de familia para que envíen a sus hijos a estudiar”, dijo el gobernador Lourido.

Cauca

La cifra de reconstrucción en este departamento es astronómica: 499.000 millones de pesos “y puede aumentar, en especial porque aún no se suman los costos reales de lo que valdría la reubicación de todo el casco urbano del municipio de La Sierra, amenazado desde hace once años por una falla geológica, muy similar a la que afectó a Gramalote, en Santander”, explicó a Semana.com Edith Janeth Paz, directora del Comité Departamental para la Prevención y Atención de Desastres.

Según cifras que maneja esa Oficina, en la región hay 15.905 familias afectadas y 36.000 hectáreas inundadas por las aguas del río Cauca y en su mayoría sembradas con cultivos de pan coger. De igual manera, estiman que para la recuperación de sus vías terciarias se requieren por ahora 16.000 millones de pesos.

Nariño

Cálculos no oficiales estiman que el monto de la reconstrucción en esa zona es de 15.000 millones de pesos. Tiene 30.000 hectáreas de tierra inundadas, 247 familias perdieron sus viviendas y otro millar debe reubicarse por encontrarse en zonas de alto riesgo.
 
A su balance se suma que carreteras tan importantes como la que une a Pasto con Tumaco tiene problemas. En esa misma situación se encuentran otras vías secundarias que son responsabilidad de la Nación y una decena de acueductos entre municipales y rurales.
 
Quindío

Si bien aún no existen cifras oficiales sobre el monto total de la reconstrucción, se calcula que en esa zona los daños causados por la emergencia invernal superan los cien mil millones de pesos.

El rubro más alto se lo lleva la infraestructura vial que suma 60.000 millones de pesos. El gobernador Julio César López, indicó en un balance preliminar de diciembre, que en total su departamento tiene 140 vías veredales y 18 puentes afectados. En la región fueron damnificadas tres mil familias y para atender sus necesidades humanitarias como alimentación, kits de aseo personal y subsidios para arrendamiento, se requieren 1.299 millones de pesos. En el tema de construcción de sus casas se usarán 42.000 millones y 31.000 millones para atender al sector agropecuario.

Según cifras del Comité Departamental de Cafeteros, las pérdidas para 2011 de ese sector se estiman en 70.000 millones; 35.000 millones para los productores de plátano y 40.000 millones en el sector pecuario.
 
Caldas

La reconstrucción de los daños causados en los 27 municipios que integran este departamento se calcula en 220.000 millones de pesos.

De ese rubro 80.000 millones se irán para atender la emergencia vial; otros 70.000 millones en obras para mitigar riesgos y 32.000 millones que se usarán en dos mil soluciones de vivienda de las 1.600 familias afectadas por la ola invernal. Para el sector agropecuario se destinarán 5.500 millones que buscan incentivar a los campesinos impactados por las 5.500 hectáreas inundadas. Por otro lado, en el tema de agua potable la gobernación reportó la afectación de 17 acueductos afectados y que requieren una inversión de 19.000 millones de pesos, informó a este medio Pilar Pérez, coordinadora de la Oficina Regional para la Prevención y Atención de Desastres, Orpad.

Risaralda

Datos preliminares estiman que las inversiones en esta zona cafetera del país superan los 190.000 millones de pesos. El censo habla de 28.375 personas damnificadas, es decir 5.671 familias que requieren la reconstrucción o reubicación de sus casas.

Este departamento de catorce municipios tiene el 95 por ciento de sus vías con problemas a causa del invierno, 28 centros escolares afectados y dos hospitales. “Esa ha sido una de las causas principales por la cual aún no hemos culminado el censo de daños”, señaló Diana Marín, directora de la Orpad en Risaralda.

En conclusión, una de las regiones más productivas del país y cuyo aporte al PIB alcanza el 25 por ciento, padece no solo una tragedia humanitaria sino que podría verse afectado su aparato productivo.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1839

PORTADA

Odebrecht: ¡Crecen los tentáculos!

Las nuevas revelaciones del escándalo sacuden al Congreso y al director de la ANI. Con la nueva situación cambia el ajedrez político al comenzar la campaña electoral.