Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 10/28/2014 9:55:00 PM

Senadora uribista admitió contacto con el ‘hacker’

¿Qué pasó entre la congresista Susana Correa y el ‘hacker’ ecuatoriano Daniel Bajaña? La Fiscalía ya lo sabe.

El lunes pasado la senadora del Centro Democrático (CD) Susana Correa salió rauda de una diligencia judicial en el búnker de la Fiscalía. Había sido citada para que, como anticipó Semana.com, informara si era cierto que ella le pidió al ‘hacker’ ecuatoriano Daniel Bajaña que hiciera una declaración extrajuicio donde dejara constancia de que no tenía vínculos con su colectividad.

Esa explicación se deriva de una denuncia que puso el propio Bajaña, quien les dijo a investigadores de la Fiscalía que en una ocasión, en Cali, fue abordado por varios militares que le pidieron ir hasta un lugar para entrevistarse con una “persona importante”.

Según él, fue llevado hasta donde la hoy senadora Correa, quien le hizo la delicada solicitud. “Me sentí secuestrado por esa gente y por miedo dije eso”, aseguró Bajaña.

Los fiscales estaban interesados en saber si esa versión era real. Según fuentes judiciales, la senadora, en su versión del lunes, no negó esos acercamientos. Pero aclaró que no había ejercido constreñimiento alguno a Bajaña.

La congresista aseguró en su declaración que investigadores de la oficina del abogado Jaime Granados, quien defiende los intereses judiciales del excandidato Óscar Iván Zuluaga, buscaron entrevistarse con Bajaña para que entregara una declaración juramentada en la que constara que su cliente nunca tuvo nexos con hacker alguno.

La senadora aseguró que, en efecto, ella y un par de personas afectas al CD invitaron al hacker a entregar esa declaración, pero nunca bajo presión. “No le vi nada de malo a eso”, dijo la senadora a los fiscales que la entrevistaron.

Semana.com conoció con fuentes judiciales que a la declaración que entregó Bajaña en una notaría en favor del CD, asistieron otras dos personas pertenecientes a esa colectividad. Se trata, según la denuncia, de Zoraida Santacruz, excandidata a la Cámara por el Valle, y Josué Peláez, excandidato al Senado.

Ahora la Fiscalía enfocará sus esfuerzos en estas personas, lo mismo que en los investigadores privados que contactaron al hacker. Con ello buscan la verdad de este espinoso asunto, pues se trataría de varios políticos involucrados con un presunto constreñimiento.

¿Quién es Bajaña? Se trata de un experto en informática de ciudadanía ecuatoriana de 32 años, el mismo que fue capturado ante aparentes evidencias de haber interceptado de manera ilegal al ex vicepresidente Francisco Santos, entre otros asuntos de espionaje cibernético.

Este ‘hacker’ ha colaborado de manera efectiva con la Fiscalía y ha entregado información importante sobre sus actividades ilícitas en Colombia. Bajaña, antes de ser capturado y recluido en la cárcel La Picota, se movió ampliamente por el Valle del Cauca. Fue allá donde fue contactado por los representantes del uribismo.

Desde hace varias semanas los funcionarios que investigan las actividades de este hacker estaban inquietos por las informaciones que indicaban que este joven tendría alteraciones mentales.
Pero esas dudas quedaron despejadas este martes cuando Medicina Legal concluyó, a solicitud de la Fiscalía y La Procuraduría, que Bajaña no presenta ningún síntoma sicológico y descartó cualquier enfermedad mental.

De esta manera, la Fiscalía continuará sus investigaciones para determinar si la senadora y los investigadores privados obligaron al ecuatoriano a realizar una declaración en favor de un grupo político o si, por el contrario, la declaración que este hizo, fue por iniciativa propia.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1842

PORTADA

La voltereta de la Corte con el proceso de Andrade

Los tres delitos por los cuales la Corte Suprema procesaba al senador se esfumaron con la llegada del abogado Gustavo Moreno, hoy ‘ad portas’ de ser extraditado. SEMANA revela la historia secreta de ese reversazo.