Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 12/6/2008 12:00:00 AM

Tambalea el Gobernador

Joaco Berrío Villarreal, de Bolívar, es el primer mandatario local que podría caer como consecuencia del escándalo DMG.

Son tantos los líos que se le han juntado al gobernador de Bolívar, Joaco Berrío Villarreal, que en los círculos políticos de Cartagena están convencidos de que el mandatario va a renunciar. Berrío, en diálogo con SEMANA, negó que fuera a dar ese paso. Pero en la capital de su departamento muchos no le hacen caso y dan como un hecho su retiro. Entre otras cosas porque el viernes, en Bogotá, un conocido suyo, Samuel Schuster, amplió indagatoria ante la Fiscalía y con su declaración no dejó bien parado al Gobernador.

Tras dos semanas de calvario, lo peor para el mandatario se comenzó a destapar el jueves 20 de noviembre, cuando la fiscal del caso por el escándalo DMG, reveló en audiencia pública dos grabaciones en las que David Murcia hablaba con su gente del envío de 1.050 millones de pesos a Joaco Berrío. En efecto, la plata arribó a Cartagena dos semanas antes de las elecciones de 2007, pero el dinero nunca llegó a sus manos porque fue incautado por la Policía cuando lo iban a pasar del bus en que lo traían a un carro.

Aunque el Gobernador ratificó el viernes que no sabía nada de esa fortuna, el viento no está a su favor. Así como lo advirtió SEMANA hace dos ediciones, el problema de Berrío no son sólo las grabaciones, sino también que las dos personas que fueron a recibir los 1.050 millones, Schuster y José Vélez de la Espriella fueron detenidos.

Cuando, en ese entonces, los implicados intentaron desviar la atención diciendo que la plata era para la campaña de la 'Mariamulata', la gente miraba con extrañeza, porque en Cartagena es sabido que una hermana y un hermano de Vélez están casados con un hermano y una hermana de Joaco Berrío.

El día en que llegó el dinero a Cartagena, según cuentan personas cercanas a Schuster, tanto él como Berrío venían escoltando el bus. El entonces candidato temió correr riesgos y le habría dicho a Schuster: "Ve tú, que vas en carro blindado". Y este se fue con José Vélez de la Espriella a recoger los millones.

Y aunque Vélez y Schuster estuvieron un tiempo en la cárcel, muy pronto salieron libres porque aparecieron unos supuestos dueños del dinero. En ese entonces, el abogado Abelardo de la Espriella argumentó que si la plata tenía dueño, entonces no era de su defendido y debía quedar libre. Hay quienes cuestionaron esa decisión porque no entendían cómo Schuster podía quedar libre si había sido capturado in fraganti y en su momento se informó que había intentado sobornar a quienes lo detuvieron.

Tras unos meses de calma, con la aparición de las grabaciones se le volvió a complicar la situación a Berrío porque ahora Schuster parece estar decidido a salvarse de la cárcel y a mostrarse como muy molesto con el Gobernador por haberlo engañado.

Pero los 1.050 millones que le mandó DMG no es el único lío de Joaco Berrío. En este momento enfrenta dos demandas ante el Consejo de Estado contra su elección. Una porque una empresa en la cual aparecía como socio firmó un contrato con una entidad pública, durante el año anterior a su elección. Y la otra, porque él nació en Suecia.

El Gobernador se defiende de las dos acusaciones. Dice que no era socio de la empresa sino que firmó como apoderado de una menor de edad y, en cuanto a la segunda demanda, asegura que nació en territorio colombiano, pues sus padres vivían en la misión diplomática. El jueves pasado el Consejo de Estado debía resolver el caso de Berrío, pero al parecer lo dejó para el año entrante.

Pero ahí no se acaban sus líos. En un escándalo que se conoció en cada rincón de Cartagena, su compañera sentimental, Rosario Romero, lo demandó por maltrato. Ella asegura que el Gobernador la golpeó, en el hotel Hilton, frente a unos médicos y dice que no quedará tranquila hasta verlo preso. Y para acabar de ajustar, se ha granjeado odios entre quienes antes eran sus aliados políticos.

La percepción es que el Gobernador se está quedando muy solo. La semana pasada brilló por su ausencia en Cartagena. El lunes convocó una rueda de prensa para desmentir los rumores sobre DMG y se excusó. El viernes, cuando se esperaba que regresara de Bogotá para una reunión con el Presidente sobre la emergencia invernal, el primer mandatario llegó solo. Y los rumores de renuncia se filtraron una vez más, como la brisa, por las calles de Cartagena.
 
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1834

PORTADA

El peligro inminente de los otros grupos violentos

La bomba del Andino deja claro que terminada la guerra con las Farc aún quedan otros grupos armados. ¿Cuáles son y qué peligro representan?