Jueves, 2 de octubre de 2014

| 2013/03/21 00:00

Tanja, la bailarina exótica de las FARC

Semana.com revela un video en el que la ‘guerrillera holandesa’ baila alegremente en la selva.

. Foto: .

Distinta. Tanja Nijmeijer es muy distinta a la mayoría de jóvenes de su edad. Mientras en materia musical gran parte de las muchachas de su generación fantasean con ir a una discoteca de Londres o Nueva York o alguna vez estar presentes en el multitudinario festival Rock in Rio, ella optó por internarse en la inhóspita selva para, entre otras cosas, gozar del baile.

La escena es bastante llamativa. ¿Por qué? Pues aunque para la mayoría de los colombianos el nombre y la imagen de ella son bastante familiares, hasta ahora se le había visto en facetas distintas. Conocida como 'Alexandra' o la 'holandesa de las FARC', lleva 14 de sus 34 años en las filas de esa guerrilla. Desde hace varios meses, a raíz de los diálogos de paz, su figura se ve principalmente en las ruedas de prensa cerca a Iván Márquez y los demás integrantes del equipo negociador en La Habana.

Solicitada por el gobierno de Estados Unidos por su relación con el secuestro de tres norteamericanos y con varios procesos en Colombia que están suspendidos a raíz de los diálogos, Tanja ha salido a la luz pública en diversas entrevistas que ha concedido en Cuba. Allí se ha transformado en una imagen importante para las FARC hacia el exterior por su forma de expresar los puntos de vista de esa guerrilla. La imagen de mujer seria, madura, de pocas palabras y, sobre todo, capaz de dar la vida por su ideología, se ha vuelto habitual para los colombianos.

Como cualquier muchacha, también tiene otras facetas. En varios videos se observa a una Tanja mucho más joven y alegre en la mitad de la selva bailando frente a sus compañeros. Allí la holandesa pareciera estar más en una discoteca de su natal Holanda que en “las montañas de Colombia”.

Al compás de la música electrónica que se oye en las discotecas más afamadas del planeta, Tanja se contornea bailando sensualmente con otra guerrillera y un subversivo que hace un gran intento por tratar de moverse al ritmo de una música que, claramente, le es ajena. Todo ocurre frente a la mirada de un grupo de guerrilleras que mira sin mayor emoción y comprensión el show de Tanja, la bailarina exótica.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×