Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 6/30/1997 12:00:00 AM

TARDE O TEMPRANO SE LEGALIZARAN LAS DROGAS

Entrevista: Bill Emmott, director de The economist

La semana pasada estuvo en Colombia Bill Emmott, director de The Economist, para unirse a la celebración de los 15 años de esta revista y protocolizar la alianza entre las dos publicaciones. SEMANA aprovechó para hacerle una entrevista sobre temas de actualidad.
Semana: ¿Cuál es su opinión sobre el tema de las drogas?
Bill Emmott: Creo que deben ser legalizadas, y esa ha sido la posición de la revista The Economist desde hace 10 años.
Semana: Si vienen defendiendo desde hace tanto tiempo la teoría de que la única solución al problema de la droga es la legalización, ¿por qué cree que no han tenido eco hasta la fecha?
B.E.: La respuesta es que problemas tan difíciles como este normalmente toman mucho tiempo en definirse. Hemos estado llevando a cabo una campaña en favor del libre comercio durante 150 años y todavía mucha gente no está convencida.
Semana: ¿Pero usted está convencido de que habrá legalización?
B.E.: Sí, estoy convencido de que tarde o temprano se dará algún tipo de legalización, especialmente en países consumidores como Estados Unidos, pues el sistema actual está fracasando totalmente.
Semana: El sistema efectivamente ha fracasado pero la opinión pública parece más bien radicalizarse y por eso no se ve una evolución en la dirección que usted menciona.
B.E.: La opinión pública en Estados Unidos se está volviendo más radical ante las drogas de todo tipo, incluyendo el tabaco. Pero al mismo tiempo creo que la tenaza de los delitos relacionados con las drogas en las ciudades norteamericanas aprieta cada vez más. Cuando hay una sociedad así, con una tenaza criminal que crece y que afecta todo el sistema, tarde o temprano tiene que pasar algo. No creo que vaya a haber un entusiasmo repentino y sin problemas en favor de la legalización, pero el fracaso de la política de criminalización obligará a las sociedades a repensar el problema. Creo además que el argumento tendrá que alejarse de la idea de que la legalización es una manera de alentar el consumo y más bien asumir que es el primer paso para poder manejar y controlar las cosas.
Semana: ¿Cuál es la posición del gobierno británico frente a la legalización de la droga?
B.E.: El gobierno se opone a la legalización de las drogas. Pero algunos miembros de la Policía británica se han declarado en favor de la legalización de algunas drogas.
Semana: ¿Usted ha usado drogas?
B.E.: Sólo marihuana.
Semana: ¿En cuanto tiempo cree que se puedan legalizar las drogas?
B.E.: Creo que entre 10 y 20 años. Se requiere todavía un cambio generacional más completo entre los políticos y más fracasos en el frente de guerra contra las drogas.
Semana: Mientras eso sucede, ¿qué rol deben jugar los países productores en la guerra contra las drogas?
B.E.: Colombia debe concentrarse en su propia guerra contra las drogas y no asumir la responsabilidad de la guerra de otros. La batalla de Colombia debe concentrarse en la influencia de los dineros de la droga en la política y el sistema judicial.
Semana: Concretamente, ¿cómo le parece el papel de Ernesto Samper en este tema, tanto en su elección como en su gobierno?
B.E.: Me parece que aunque ha metido a algunos narcotraficantes a la cárcel ello debe balancearse con sus problemas de credibilidad y el efecto que ha tenido sobre las instituciones la asociación de su campaña con el narcotráfico.
Semana: Según The Economist, ¿cuáles han sido las consecuencias económicas para Colombia de los problemas surgidos con la campaña de Samper?
B.E.: El hecho reafirmó las dudas y las preocupaciones que tenían los inversionistas internacionales sobre Colombia y contribuyó a desmejorar la situación económica. Pero no pienso que esa sea la causa fundamental de la crisis. Fue un efecto marginal que empeoró la crisis, pero el origen principal está en otra parte.
Semana: ¿En dónde?
B.E.: Pienso que la extravagancia fiscal heredada de hecho de la anterior administración ayudó a crear un desequilibrio grande en materia fiscal y de cuenta corriente. Eso es lo que subyace a la necesidad de la emergencia económica y la consecuente disminución en el crecimiento. Pero ustedes son los expertos, ustedes me deberían contar a mí.
Semana: ¿Cuál es su opinión de Samper?
B.E.: Creo que los historiadores no van a pensar que la administración de Samper haya sido una de las grandes de la historia de Colombia. Sin embargo hizo algunos avances en circunstancias muy difíciles.
Semana: ¿Que piensa del papel que jugaron los Estados Unidos en la crisis de Samper?
B.E.: Los Estados Unidos han sido muy agresivos en el papel que juegan en Colombia en general, pero también particularmente en esta crisis. Ese papel sería más constructivo si procedieran en privado, silenciosamente y sin hacer tanta alharaca.
Semana: ¿Cuál es en su opinión la situación de los medios de comunicación en Colombia?
B.E.: Los movimientos que ha hecho la administración Samper para restringir la libertad de expresión en televisión han sido un paso muy grave y retrógrado. Creo que minó la confianza pública en el gobierno y es probable que dañe el proceso político futuro de Colombia al limitar la libertad de crítica.
Semana: ¿Cree que está bien que un fiscal se lance a la Presidencia?
B.E.: Sí, no veo ningún problema en que lo haga. Creo que a la gente que está en esos cargos debe permitírsele aspirar a posiciones políticas.
Semana: ¿Algún colombiano que usted admire especialmente?
B.E.: Sin duda admiro a García Márquez. Admiré mucho a una actriz colombiana de nombre Amparo Grisales a quien conocí en la fiesta de Semana.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1829

PORTADA

Gran encuesta presidencial

Vargas Lleras arranca fuerte, Petro está estancado, Fajardo tiene cómo crecer y los partidos tradicionales andan rezagados. Entre los uribistas, Ramos se ve fuerte. Y Santos tiene 35 por ciento de aceptación. Gran encuesta de Invamer para Caracol Televisión, Blu Radio y SEMANA.