Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 9/10/2001 12:00:00 AM

Tecnología contra el crimen

Con la generalización de cámaras de video y centros de información computarizados las autoridades esperan vencer la delincuencia.

Muchos colombianos no lo saben pero sus actividades en lugares públicos cada vez más son registradas minuto a minuto por cámaras de video. Decenas de nuevos y poderosos ojos estarán ubicados en sitios estratégicos de las principales ciudades con un sólo objetivo: registrar en pantalla los delitos que se cometen en la calle.

Esta semana quedarán instaladas en Bogotá 133 cámaras y en tres meses habrá el doble. Manizales, Popayán, Cali e Ibagué dispondrán en meses de esta tecnología, que promete ser una verdadera revolución para la seguridad ciudadana. “Es un instrumento que potencia por 10 a un policía”, afirma el consejero presidencial para la seguridad y la convivencia ciudadana, Gonzalo de Francisco. Con cada una de estas cámaras, que están ubicadas en postes altos, la Policía puede patrullar dos cuadras a la redonda. De esta forma ocho calles quedan vigiladas, para lo cual normalmente se necesitarían ocho policías.

Los aparatos están conectados a través de fibra óptica con un centro de monitoreo en cada ciudad, donde hay agentes que vigilan las 24 horas en pantallas en las cuales queda grabado todo lo que ocurre. Si detectan un comportamiento sospechoso o un delito envían una patrulla. Y si una persona denuncia un delito la Policía pueden revisar las grabaciones para identificar el carro robado o al raponero.

Bucaramanga, escogida como ciudad piloto para instalar 100 cámaras a principios de año, presenció en mayo el desmantelamiento de una banda que se especializaba en el ‘cambiazo’ de tarjetas débito. Los delincuentes se acercaban a quienes hacían fila para retirar dinero en los cajeros automáticos, se ofrecían a ayudarles, les cambiaban la tarjeta por una falsa y los desfalcaban. El centro de monitoreo de esa ciudad les hizo un seguimiento a estos timadores, que terminó con su captura. Judicializarlos fue muy fácil pues la grabación sirvió como evidencia.

El mayor Carlos Villadiego, coordinador del centro de monitoreo, calcula que la criminalidad ha bajado en 12 por ciento en las zonas de las cámaras, no sólo por las capturas sino por el efecto disuasivo, que hace que la gente tenga cuidado con su comportamiento en las zonas vigiladas. “Hoy día la gente se cuida de pasarse un semáforo en rojo”, dice Villadiego. En total, con el apoyo del centro de monitoreo, la Policía bumanguesa ha ayudado a capturar a más de 200 presuntos delincuentes.

Los efectos del programa son variados. En Bogotá, por ejemplo, la Policía detuvo a cuatro personas cuando uno de los agentes del centro de monitoreo reportó como sospechosa una Toyota vieja que venía por la autopista Norte a las 4 de la mañana. Cuando la camioneta entró a tanquear y se bajaron varias personas con ruana, aunque por la placa debían venir del Tolima, el agente prendió las alertas. Una patrulla los detuvo y en la requisa encontraron 25 fusiles Galil escondidos. “Eran guerrilleros de las Farc”, dice el jefe de prensa de la Policía Metropolitana.

Lo ideal es que haya una cámara por cada 2.500 habitantes. Es decir, que Bogotá requeriría 2.000 —10 veces más de las que tiene— para quedar totalmente blindada. Actualmente hay cámaras desde la calle séptima hasta la 100 entre la Circunvalar y la Caracas. Y en los próximos meses serán instaladas desde la Caracas hasta la Avenida 30.

La Alcaldía estudia la posibilidad de subir la tarifa telefónica mensual en 800 pesos para financiar el mantenimiento de estos aparatos, como ya lo hicieron Pereira y Medellín. Una vez Bogotá lo haga —piensa De Francisco— se abre la posibilidad para que las empresas instalen cámaras junto a sus negocios y las conecten al centro de monitoreo de la Policía. Corpoquince, Corposéptima, el Centro Andino y el Centro Internacional se han interesado en vincularse al proyecto. Transmilenio también pondría cámaras adicionales. “Así se logrará el total que requiere Bogotá muy rápidamente”, dice De Francisco, quien ha impulsado este proyecto desde 1998, cuando viajó a Londres e hizo contacto con Scotland Yard, organismo británico de seguridad que ha usado con gran éxito esa tecnología.

Otro programa en el mismo sentido son los Centros de Información Estratégica Policial (Ciep), una metodología usada para mirar en pantallas el comportamiento y las tendencias del delito en la ciudad. Cada vez que se comete un crimen se introduce en el sistema la información sobre dónde ocurrió, con qué arma, a qué hora, etc. Así se puede ver, por ejemplo, que el robo de carros aumentó en determinada zona o que ha habido más atracos alrededor de un parque específico. A partir de estos datos las autoridades ofrecen soluciones concretas que no siempre son de tipo policivo, pues a veces basta con mejorar la iluminación para disuadir a los delincuentes. En Bucaramanga, Barranquilla, Popayán, Ibagué y Cali los policías están siendo capacitados en esta tecnología que, según el alcalde de Nueva York, Rudolph Giuliani, fue la clave para bajar la criminalidad de la Gran Manzana.

Se trata de inteligencia estratégica, con la cual Colombia podría abandonar en un futuro no muy lejano las listas negras de inseguridad en las que ha ocupado los primeros puestos durante años.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1851

PORTADA

El doloroso asesinato de 81 líderes (este año)

José Jair Cortés es el más reciente de casi un centenar de líderes asesinados este año sin que el Estado pudiera evitarlo.¿Cómo parar este desangre?