Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 1/12/2008 12:00:00 AM

Televisión e historia

El éxito de '¡Colombia Vive! Memorias de un país sin memoria', producido por 'Caracol' y SEMANA, mostró que la audiencia quiere temas de fondo que formen ciudadanos.

En los últimos días un programa ganó una apuesta que pocos se atreven a hacer en el país: convocar la atención de la audiencia hacia un tema de fondo. El documental ¡Colombia Vive! Memorias de un país sin memoria hizo un esfuerzo sin precedentes por rescatar la memoria nacional de los últimos 25 años y puso en contexto los procesos más importantes que vivió Colombia durante esa convulsionada época, que resulta imprescindible para entender el presente.

A pesar de que al comenzar las emisiones, el 7 de enero pasado (lunes festivo), el país aún estaba disperso en su temporada de vacaciones, los televidentes mostraron gran interés por esta producción de SEMANA y el canal Caracol. Eso quedó en evidencia con los extraordinarios niveles de audiencia registrados. El martes pasado, en una franja posterior a la estelar, cerca de cuatro millones y medio de televidentes siguieron el segundo capítulo, titulado 'El terror'. "Ese nivel de recepción es algo increíble", dijo Camilo Durán, directivo del canal Caracol. Lo que es más sorprendente, según cuenta Durán, es que han recibido "cientos de llamadas de gente interesada en tener en su casa el documento completo".

Al contrario de lo que muchos piensan desde hace años, dos cosas quedan claras: que los espectadores quieren encontrar en la televisión nacional algo más que novelas y realities. Y que todo el país está ávido por conocer o repasar la historia reciente. Esa es precisamente la oportunidad que brinda este documental. A través de estremecedoras imágenes y testimonios, los más jóvenes pueden observar por primera vez importantes episodios de la historia reciente, y los mayores, transportarse al momento de su vida cuando ocurrió un determinado acontecimiento.

Lo que queda en evidencia es que el país y los canales deberían tomar más en serio el periodismo televisivo. Las productoras tienen el deber de ofrecer, además de entretenimiento, contenidos que aporten a la opinión pública no sólo la inmediatez, sino el análisis y el desarrollo de procesos y fenómenos más complejos. El crítico Omar Rincón opina que los esfuerzos en ese campo se han quedado cortos y las franjas de verdadero periodismo fueron devoradas por las telenovelas. "Lo poco que queda de periodismo televisivo no va más allá de la noticia y el registro. Las grandes historias periodísticas no se ven. ¿Dónde está el gran reportaje televisivo que necesitamos urgentemente sobre el proceso de Justicia y Paz?", pregunta.

Por supuesto, no se trata de brindar un producto aburrido. La televisión por esencia es entretenimiento. Como lo señala Rincón, las grandes historias que tanta falta hacen en el menú televisivo tienen que lograr atrapar a los espectadores, y para ello no hay más truco que la calidad. "Al documental que vimos le falta un poco de trabajo en el guión, pero las imágenes de archivo son tan fuertes, que lograron configurar una realidad que captura", dice. Además del esfuerzo por abrirle espacio y protagonismo al periodismo en la pantalla chica, hay hacia adelante un reto mayor por hacerlo con calidad. Colombia ya demostró que puede producir telenovelas de talla mundial, y ahora está en mora de empezar a hacer un periodismo televisado que investigue, narre, documente y explique una realidad tan compleja como la nacional.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1829

PORTADA

Gran encuesta presidencial

Vargas Lleras arranca fuerte, Petro está estancado, Fajardo tiene cómo crecer y los partidos tradicionales andan rezagados. Entre los uribistas, Ramos se ve fuerte. Y Santos tiene 35 por ciento de aceptación. Gran encuesta de Invamer para Caracol Televisión, Blu Radio y SEMANA.