Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 1/19/2008 12:00:00 AM

Tiempo de samperismo

En la nueva administración de Bogotá, Ernesto Samper brilla por su presencia. El ex Presidente tiene varias fórmulas para mantenerse vigente en la política., 90543

Apesar de que el ex presidente Ernesto Samper salió de palacio hace 10 años en las condiciones que el país conoce, el animal político que habita en él siguió su camino y hoy bajo su tutela crece una especie de movimiento político que cada vez está mas cerca de los círculos de poder.

El samperismo del que se habla en los corrillos políticos es un grupo conformado tanto por amigos de toda la vida, como por ex colaboradores de su gobierno y recién llegados que el ex Presidente incorporó a su abanico de fieles. Son personas que no tienen necesariamente asiento en un mismo partido o en cargos públicos. Algunos están en el sector privado y viven una realidad alejada de la movida política. Sin embargo, a todos los une una relación con Samper que él hábilmente maneja con su tino político, su desparpajo, su pragmatismo y su buen humor. Todo esto no sería nada raro en un ex presidente, si no fuera, justamente, porque él representa el período de gobierno que suscitó la más cruda polarización del país.
La pregunta es cómo Samper ha podido mantenerse vigente. Una de sus amigas cree que la clave ha sido aplicar la filosofía de “no odiar a nadie, pese a todo”. Y es cierto que la aplica con resultados casi milagrosos. Con frecuencia Samper se encuentra con personas que en el pasado dijeron no poder compartir un espacio con él y con otras que a regañadientes van a tratar un ‘temita’, que es como llaman a los favores. En ambos casos aceptan después que Samper les desarmó las prevenciones que tenían y hasta empiezan a sentirse cercanos. Su trato personal es la mayor habilidad para afianzar el círculo.

Sin embargo, el samperismo de hoy es más que un club de amigos. Su faceta más interesante en este momento es su influencia. En la nueva administración de Bogotá, por ejemplo, el secretario general de la Alcaldía, Yuri Chillán, y la secretaria de Desarrollo Económico, Mónica de Greiff, han sido y son del corazón de Samper. Para el ex Presidente esto es sólo una coincidencia con su amigo Samuel Moreno, quien estudió con ambos funcionarios y no un logro político atribuible a su movimiento.

Ellos no son los únicos amigos del ex Presidente que forman parte de la administración Moreno. Abel Rodríguez, quien viene del Polo y continúa como secretario de educación, fue viceministro de esa cartera en el período del ex Presidente, y Clara López Obregón, secretaria de gobierno, ha sido siempre de sus más cercanas amigas.
Pero el apoyo del ex mandatario a la candidatura de Moreno, por encima de las directrices del partido liberal (dentro del cual Samper pocos pitos toca), es una razón a tener en cuenta. En el Congreso, Samuel Moreno hizo parte de la coalición que le permitió a Samper quedarse en el poder, y el hermano del Alcalde, Iván Moreno Rojas, fue ministro de Salud en su administración.
La influencia del ex Presidente también va más allá de la capital. El nuevo gobernador de Atlántico, Eduardo Verano, fue su ministro de Medio Ambiente y a su posesión Ernesto Samper fue el invitado de honor, como a la del gobernador de Bolívar, Joaco Berrío.
Sin embargo, por ahora no se puede hablar del samperismo como un proyecto político concreto, a pesar de que él dice que representa el lado progresista del partido liberal. Su mala relación con los jefes del partido y su paso fugaz por el uribismo lo han dejado sin espacio en el liberalismo oficial. “Lo que tiene Samper son amigos con los que almuerza y con los que come”, asegura un viejo amigo suyo que ya no está dentro del primer circulo del ex Presidente. Dice que Samper sabe lo que significa su nombre y entiende las dificultades de hacer un proyecto para el futuro.

El ex Presidente seguirá en su Corporación Escenarios, desde donde arma conferencias y foros, y con Vivamos Humanos, otra fundación con la que apoya el acuerdo humanitario como telones de fondo de una actividad política de mesa y de salón, que en circunstancias políticas como las de ahora le permiten reencaucharse y volver a manejar algunos hilos del poder.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1844

PORTADA

Francisco superstar

La esperada visita del papa a Colombia tiene tres dimensiones: una religiosa, una política y otra social. ¿Qué puede esperarse de la peregrinación del sumo pontífice?