Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 5/16/2015 11:00:00 AM

'Timochenko' llega a La Habana

¿Qué significa la presencia del número 1 de las FARC en las negociaciones de paz?

Con la suspensión de las 118 órdenes de captura contra Rodrigo Londoño, alias ‘Timoléon Jiménez’ o ‘Timochenko’, el número 1 de las FARC tiene luz verde para desembarcar en La Habana. Por ahora, la guerrilla no lo ha comunicado públicamente.

En Colombia, entretanto, hay dos lecturas. La de Sergio Jaramillo, alto comisionado para la Paz, que a través de un comunicado precisó que ‘Timochenko’ “no es miembro plenipotenciario de la mesa de diálogo, ni ha participado de las negociaciones con el Gobierno”; y la de Eduardo Montealegre, fiscal general de la Nación, quien justificó su decisión porque el guerrillero formaría parte de la negociación. “En el mes de diciembre del 2014, el presidente de la República me envió una comunicación donde decía que ‘Timochenko’ había sido reconocido como representante legal y negociador oficial en las negociaciones de La Habana”.

Al margen de las interpretaciones, es posible que en los próximos días veamos a ‘Timochenko’ en la isla junto a sus camaradas. Si esto ocurre, habrá un aspecto formal pero para nada marginal. Debe llegar de civil. En este proceso hay un acuerdo entre las partes de que los negociadores no pueden usar símbolos como los uniformes militares. Para los críticos del proceso, eso puede ser un hecho baladí. Para los demás, se trata de un gesto enorme, pues marca, en cierta medida, la transición de los armados a la vida civil. En la fallida negociación del Caguán los insurgentes no sólo se presentaban de camuflado, sino con sus fusiles que ponían en la mesa en actitud desafiante. En La Habana no.

Eso ha sido así incluso cuando 'Carlos Antonio Lozada' y 'Pastor Alape' volvieron al país a la entrega de dos soldados en Arauca y del general Rubén Darío Álzate en Chocó. Y así debe ser: los únicos que en Colombia pueden lucir uniformes son los miembros de las Fuerzas Armadas.

Además de este detalle, con ‘Timochenko’ es posible que la negociación adquiera una dinámica distinta. Si ‘Timochenko’ participa de manera directa en la Mesa de Conversaciones, se ahorrará la fase de consultas que los integrantes de la insurgencia deben hacer periódicamente con su comandante.

Los optimistas creen que ayudaría a destrabar el empantanado punto de víctimas que desde hace un año intentan negociar las partes. Aunque en las FARC las decisiones las toma el Secretariado, es innegable que la voz del número 1, del más antiguo, tiene un peso específico.

La suspensión de las 118 órdenes de captura ha generado un comprensible malestar en un sector de la opinión pública. A primera vista, impresiona que más de un centenar hayan sido levantadas, de manera temporal, al máximo jefe de un grupo autor de tanto dolor. Pero lo mismo se ha hecho con todos los guerrilleros que están o han pasado por La Habana. Es decir, es cuestión de trámite. Es un lugar común, pero vale la pena repetirlo: la paz se hace con los guerreros y no con las hermanitas de la caridad. Acaso, ¿no es mejor que todo el secretariado esté en La Habana, completo, tomando las decisiones que haya que tomar?, ¿No les ahorraría tiempo a los colombianos que ‘Timochenko’ demuestre en persona la voluntad (si la tiene de veras) de llegar a un acuerdo, y evitarnos a todos este desgaste tan implacable de esperar una buena noticia desde Cuba?

*Director de Semana.com
Twitter: @armandoneira
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1842

PORTADA

La voltereta de la Corte con el proceso de Andrade

Los tres delitos por los cuales la Corte Suprema procesaba al senador se esfumaron con la llegada del abogado Gustavo Moreno, hoy ‘ad portas’ de ser extraditado. SEMANA revela la historia secreta de ese reversazo.