Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 11/25/2016 11:30:00 PM

“Ojalá la paz no nos cueste muertos después de la firma”: Timochenko

En su primera entrevista tras la firma del acuerdo, Rodrigo Londoño Echeverry, jefe de las FARC, dice que la resistencia de los que quieren seguir en la guerra “se va a sentir”.

Timoleón Jiménez es el nombre revolucionario de Rodrigo Londoño Echeverry. Nombre que podría tener un lugar en los libros de historia, quizás no en las páginas del presente y del futuro. Su nombre de pila es el mismo que aparece en su cédula, la misma que recibió en La Habana, hace unos meses, y el nuevo documento de identidad que el jefe de las FARC tiene en su cartera. El otro, roído por el paso del tiempo, es la libreta militar, qué paradoja, en la que sale con bigote. Pero no de reservista de primera, de segunda, propia de quien no ha prestado el servicio militar.



Así, como el ciudadano Rodrigo Londoño Echeverry, llegó el jefe de la guerrilla al plató de Cablenoticias, donde concedió su primera entrevista en televisión, en vivo y en directo, con varias luminarias apuntando a su rostro. Y estuvo acompañado de Julián Gallo, quien en la lucha revolucionaria de las FARC, se conocía como Carlos Antonio Lozada. El filósofo, como lo presentó el propio Timoleón Jiménez. El mismo que el pasado fin de semana estuvo de compras en un centro comercial del norte de Bogotá, sin que nadie percatara de que se trataba de un jefe guerrillero.

Consulte: Así se refrendarán los acuerdos en el Congreso



Contrario a lo que muchos creyeran, Rodrigo Londoño ya había estado en Bogotá. En el año 2000, dos días estuvo en la capital, de paso hacia la zona de despeje del Caguán. En ese entonces era solo un miembro del secretariado de la guerrilla, pero el país estaba lejos de identificarlo como uno de los máximos dirigentes de las FARC. Es probable que nadie lo conociera, tal vez por eso estuvo en cine. Ahora cuando se puso fin al conflicto, Londoño, que no es muy amigo del frío capitalino, se asombra con el tamaño de la ciudad, y confiesa que sueña caminar por la Avenida Caracas, por la Décima, aunque es consciente que de momento lo prudente es no salir a la calle.

En su maletín, además de la billetera, ‘Timo’, como le decía Julián Gallo, llevaba un voluminoso libro de más de 600 páginas. “La mejor biografía del Che Guevara”, dijo con emoción. El libro que registró con mayor detalle los pasos del revolucionario argentino, escrito por el periodista Jhon Lee Anderson, uno de los entrevistadores de la noche, junto a María Jimena Duzán y Marta Ruiz.

“Gobierno de transición, así lo llame porque lo que se viene es muy duro”, dijo Rodrigo Londoño ante la primera pregunta, precisamente la que profundizó sobre su sorprendente propuesta de buscar un gobierno de transición. “La resistencia de los que quieren la guerra la vamos a sentir. Necesitamos un gobierno comprometido por acabar la guerra y alcanzar la paz”. Y es que en palabras de Julián Gallo “se avecina una arremetida de la ultraderecha que no está conforme con el proceso de paz”.



La mención a Álvaro Uribe no tardó en aparecer. “Nosotros nunca nos hemos negado al diálogo, planteamos desde el comienzo que en la Mesa estuvieran representados todos los sectores”, dijo Londoño. Reveló que desde los primeros días del proceso de paz hubo intermediarios que le llevaron razones a Uribe. “No nos da temor la discusión con ellos”, insistió. Y cuando el proceso de paz estaba en su fase definitiva, volvieron a hacerle una invitación. “le escribí una carta, respondió, le escribí una segunda carta, pero dijo que no tenía nada que hablar con nosotros, y después del plebiscito que nada tenía que hacer en La Habana. Entonces agotó las naves, creo que está pensando en el 2018”.

Puede leer: El día en que las FARC llegaron de cachaco a firmar la paz

Al jefe de las FARC le parece válida esa postura, y que Uribe esté haciendo política. Por eso fue su invitación al gobierno de transición. “Los que no quieren la paz desde hace rato se lanzaron a la arena política, y los que queremos la paz pues lancémonos a la arena política”.

Timoleón Jiménez aclaró que su propuesta no es lanzamiento de su candidatura presidencial, pero sí es una invitación a encontrar una persona que no genere resistencias “ni aquí ni allá”. ¿Estarían las FARC en ese gobierno de transición? “Nosotros no estamos por la guerra”, fue su respuesta.

Los dirigentes de las FARC hablaron de sus víctimas. Timoleón Jiménez aclaró que una cosa es pedir perdón y otra prestarse a un show mediático para que lapiden a la guerrilla o los sometan al escarnio. Está dispuesto a hablar con todas las víctimas, “me encantaría hablar con Clara Rojas”. No justificó los crímenes, pero sí pidió verlos desde el contexto del conflicto. “¿Terorristas? Terror lo que hacían los paramilitares, lo que están haciendo matando líderes tratando de mandar un mensaje para que nos arrepintamos. No nos van a amilanar y vamos a seguir para adelante. Ojala la paz no cueste equis cantidad de muertos después de la firma”.

También se refirieron a la fortuna de las FARC. Carlos Antonio Lozada dijo que nadie ha encontrado un dólar de la guerrilla en el exterior y que los bienes que se les atribuye solo están en la cabeza del fiscal general. “No quiere decir que no tengamos recursos. Pero no son de la cuantía que se ha dicho. Y es una economía de guerra, no estuvimos en una guerra para enriquecernos. No hay en los guerrilleros ningún millonario, somos del pueblo. Salimos de la confrontación tal cual como entramos. Con dos prendas de vestir”.



Y por supuesto que se refirieron a la participación política. En una interpretación de los alcances del acuerdo de paz. Rodrigo Londoño aseguró que después de la ley de amnistía “aquí nadie queda con restricción para hacer política. Eso sería quebrarle la columna vertebral al acuerdo: dejamos las armas un lado para seguir haciendo política”.

La afirmación no dejó de ser sorpresiva, pues Timoleón Jiménez tiene por lo menos 450 condenas de la justicia ordinaria, algunas por crímenes de lesa humanidad. “Demuéstremelo. La imagen creada es que somos unos monstruos para validar nuestra muerte, con mentiras o medias verdades que calan en la gente. Vamos a ver quiénes son los que están inmersos en delitos de lesa humanidad, pero con las pruebas en la mano”.

Consulte: “Participaremos en los debates”: Uribe sobre implementación

Lozada, consideró que la Jurisdicción Especial de Paz (JEP) no fue creada bajo la lupa del código penal colombiano, al que llamó la justicia del enemigo, sino a la luz del Derecho Internacional Humanitario. “Esa JEP no busca venganza, castigar a nadie, es un modelo de justicia que permita sanar heridas”, y que permita, en palabras de Londoño “un borrón y cuenta nueva para construir una patria donde la guerra no se vuelva a dar”.

Los jefes guerrilleros continuarán, vestidos de cachaco, unos días en Bogotá. Al menos mientras el Congreso refrenda el acuerdo, es decir mientras llega el día D, momento en que empieza el desfile de unidades de las FARC a las zonas veredales, donde dejarán las armas, y donde verán restringida su libertad, antes de que las FARC se conviertan en partido político.

* Fotografías Carlos Julio Martínez / SEMANA

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1839

PORTADA

Odebrecht: ¡Crecen los tentáculos!

Las nuevas revelaciones del escándalo sacuden al Congreso y al director de la ANI. Con la nueva situación cambia el ajedrez político al comenzar la campaña electoral.