Domingo, 11 de diciembre de 2016

| 2005/02/06 00:00

"Todavía no hay un matrimonio con el Partido Liberal"

SEMANA habló con Enrique Peñalosa sobre sus planes políticos y sus diferencias con Álvaro Uribe.

El ex alcalde Enrique Peñalosa cree que el Partido Liberal debe plantear propuestas propias, en vez de concentrarse en hacer coaliciones antiuribistas. Afirma que entre el Partido y él "apenas hay un coqueteo"

SEMANA: Cuando usted dijo que el Presidente presionaba a la Corte para que apruebe la reelección, ¿se refería a algún caso concreto?

ENRIQUE PEÑALOSA: Repito que no era mi intención hacer grandes denuncias. Pero en los círculos políticos y en los medios se ha hablado de casos como el de la eventual ratificación de Ana Milena Escobar como secretaria ejecutiva del convenio Andrés Bello y su posible influencia sobre la reelección y de la invitación a España a los magistrados. No tengo interés en profundizar, solo destaqué lo que se ha hablado públicamente. Como candidato espero debatir temas más importantes.

SEMANA: ¿Qué opina de que el partido que se opuso al candidato que usted apoyó en Bogotá sea el mismo que posiblemente lo respalde a usted a la Presidencia?

E.P.: Un partido como el Liberal tiene muchas vertientes. Hay quienes quieren aliarse con el Polo y otros que creemos que cualquier proyecto político debe complementar lo construido por Uribe. La consulta liberal es para eso, para dirimir cuál debe ser la orientación del Partido. Insisto en que todavía no me ha apoyado y que tampoco hay matrimonio, ni siquiera noviazgo. Lo que hay es un coqueteo avanzado. Parto de que al partido le interesa que personas como yo y como el presidente Gaviria participen en él, en una consulta abierta.

SEMANA: ¿Es viable modernizar el Partido Liberal?

E.P.: Las leyes llevan cada día más a que la política sea de partidos. El Liberal es viable y no hay que satanizarlo. Hoy la mayoría de los congresistas que apoyaron al gobierno en el proceso 8.000 están con Uribe, y además Uribe apoyó a Serpa en 1998. No lo digo para condenar a nadie, sino para decir que no dividimos al país entre buenos y malos.

SEMANA: ¿En qué se diferencia de Uribe?

E.P.: Respondo a partir de lo que he hecho. He dado muy duras batallas por la defensa del interés general. El enfrentamiento con los carros en los andenes, el pico y placa, las diferencias con los transportadores que permitieron la creación de TransMilenio son ejemplo de un compromiso por la igualdad. Muchas de estas medidas me enfrentaron con los poderosos, pero las saqué adelante sin la obsesión de estar en el poder, pese a que casi me revocan.

SEMANA: Algunos dicen que su discurso no se sale de lo urbano.

E.P.: Colombia es un país 80 por ciento urbano, por tanto mi discurso es de alcance nacional. La calidad de vida urbana es el principal medio para atraer personas calificadas, inversión y empleo al país.

SEMANA: ¿No puede ser costoso que usted se lance con un partido cuando siempre se ha preciado de ser independiente?

E.P.. Los colombianos eligen por la calidad de los candidatos, más que por su partido.

SEMANA: Ha dicho que estaría dispuesto a ser jefe de debate de Serpa si él ganara en la consulta liberal. ¿Qué pasa si Serpa le apuesta a una coalición con el Polo?

E.P.: He dicho que mi compromiso sería con Serpa como candidato liberal. No creo en las coaliciones antiuribistas.

SEMANA: ¿Piensa volver a ser alcalde de Bogotá?

E.P.: Me gusta lo que hizo Febres Cordero en Ecuador, fue presidente y después alcalde de Guayaquil. Por ahora quiero la Presidencia para sacar proyectos que no se pueden a nivel local, como la reforma urbana, el desarrollo de una política industrial....

SEMANA: Sería la segunda vez que compite con Mockus, ¿qué hay de diferente esta vez?

E.P.: La primera vez que competí con Mockus era competir con un mito, casi religioso. Esta va a ser una competencia más pareja porque los colombianos nos han visto a ambos como gobernantes.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.