Sábado, 10 de diciembre de 2016

| 2001/08/06 00:00

Todo por la plata

Tras el manoseo político y las presiones que sufrió la realización de la Copa América al final primaron los intereses comerciales. Aún quedan varias inquietudes.

Todo por la plata

Tan inesperada fue la decisión que tomó el pasado jueves 5 de julio la Confederación Sudamericana de Fútbol (CSF) de llevar a cabo la Copa América a partir del 11 de julio que, incluso, muy pocas horas antes de que la noticia se diera a conocer en Buenos Aires en Bogotá, en el Club El Nogal, los delegados de los equipos colombianos, con la presencia de Jorge Correa Pastrana, presidente del comité organizador local de la Copa, decidían en qué fecha debía reanudarse el torneo local en vista de que no se jugaría el torneo continental de selecciones.

En aquella reunión alcanzaron a definir que el torneo colombiano se reanudara el 22 de julio pues nadie contaba con la sorprendente decisión de la CSF. Ese mismo día, en Buenos Aires, se reunió la CSF y Alvaro Fina, presidente de la Federación Colombiana de Fútbol, quien estaba en la capital argentina, jamás habló de la posibilidad de que la Copa se realizara en julio. El objeto de dicha reunión, que presidió Nicolás Leoz, en un principio era definir una fecha para disputar la Copa en 2002.

Pero ahora las cosas son diferentes. La Copa América se jugará en las fechas acordadas. No como resultado de los ingentes esfuerzos de los dirigentes colombianos y del propio presidente Andrés Pastrana, sino de la presión de Traffic, Coca-Cola, Master Card y Telefónica, empresas que estaban dispuestas a demandar a la CSF por casi 50 millones de dólares.

Aunque un tanto desconcertada por los absurdos y poco serios bandazos de la CSF otra vez Colombia piensa en la Copa. Las vallas alusivas al evento y los comerciales de televisión que exhortaban la hospitalidad del país y la fraternidad continental volvieron a tomarse las calles y las pantallas de los televisores. Al cierre de esta edición todavía quedaban varios puntos por resolver y muchas preguntas flotaban en el ambiente.

¿A qué se exponía la CSF si cancelaba o postergaba la Copa?

A una gran demanda, cercana a los 50 millones de dólares, por parte de Traffic (firma brasileña que adquirió los derechos de televisión), de Coca-Cola, Master Card y Telefónica, empresas que también se hubieran visto perjudicadas económicamente. Con el aplazamiento o cancelación del evento Traffic perdería cerca de 14 millones de dólares.

¿Qué motivó el intempestivo cambio de parecer del presidente de la Confederación Brasileña de Fútbol, Ricardo Texeira?

El fue uno de los que más insistió en que Colombia no fuera la sede e incluso ofreció a Brasil como la mejor alternativa. Su cambio radical de posición se debió a las graves pérdidas que hubiera sufrido Traffic, firma brasileña que ya se había visto perjudicada con el aplazamiento del Mundial Interclubes de Fútbol, del cual también tiene los derechos televisivos.

¿Aparte de las presiones económicas por qué era inconveniente aplazar la Copa?

Enero no era un buen momento para la Copa. Algunas ligas europeas reanudan su calendario los primeros días de ese mes. También se lleva a cabo la Copa de Oro, en la que participan algunos países suramericanos por invitación de Estados Unidos.

¿Está Colombia preparada?

De acuerdo con lo manifestado por las autoridades de las siete ciudades que serán escenario del evento, sí. Los estadios fueron adecuados y los hoteles estaban dispuestos desde hace más de un mes para recibir a las delegaciones. Para la seguridad hay destinados 25.000 uniformados coordinados por el general Aldemar Bedoya.

¿Por qué ni Argentina ni Canadá serían sancionadas?

Julio Grondona, presidente de la AFA, se apoyó en el comunicado oficial de la CSF emitido el 30 de junio, en el cual se determina el aplazamiento de la Copa para enero de 2002. Con el pretexto de que los jugadores están en vacaciones y que reunirlos a tan pocos

días del evento es una falta de seriedad, Argentina no sería sancionada.

Canadá, por su parte, no pertenece a la CSF y es sólo un país invitado. “En este momento nos sería imposible reagrupar a nuestros jugadores, que están repartidos por toda Europa con sus clubes en varias concentraciones de pretemporada”, aseguró en portavoz de la selección canadiense.

¿La eventual ausencia de Argentina desestabilizará el calendario?

Aunque hora tras hora se crean nuevas teorías sobre la participación de Argentina, al cierre de esta edición Julio Grondona había ratificado la decisión de no asistir. Este martes, un día antes de la iniciación del torneo, se daría la última palabra al respecto.

Costa Rica sería el reemplazo de Canadá. En esta medida sólo se dejarían de jugar tres partidos de la primera ronda (los tres que jugaría Argentina) y la segunda conservaría el mismo calendario, teniendo en cuenta que del grupo A y B clasificarían los tres primeros equipos mientras que del C los dos primeros.

¿En qué beneficia a Colombia que se realice la Copa?

Además de ayudar a desestigmatizar el nombre del país y evitar que grandes, medianos y pequeños comerciantes pierdan sus inversiones, le permite a Francisco Maturana trabajar de manera continua durante un mes con la selección para prepararlo en la recta final de la eliminatoria al mundial 2002.

¿Queda lesionada la credibilidad de la CSF?

Sin lugar a dudas. El manejo que le han dado a este tema ha sido muy poco serio y ha quedado en evidencia que los intereses comerciales, y no los deportivos, son los que priman en la realización de este tipo de eventos.

¿El accidentado inicio de la Copa América perjudicará la calidad del evento?

No necesariamente. Aunque una eventual ausencia de Argentina le quitará brillo al evento, muchas veces la presencia de grandes equipos no garantiza buenos espectáculos. Mundiales como los de España 82 e Italia 90, que comenzaron con una gran expectativa por la calidad de los equipos, resultaron flojos. En cambio torneos como la Copa América de 1991, de la que no se esperaba gran cosa, terminó siendo un evento memorable.

¿La manera accidentada como se manejó el tema afectará a los aficionados?

En principio sí. La gente en Colombia tenía un mal sabor por el desarrollo de los hechos y este viraje de última hora la toma por sorpresa. Sin embargo es de esperarse que, una vez empiece el torneo, el entusiasmo se apodere de los hinchas.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.