Jueves, 8 de diciembre de 2016

| 2010/07/10 00:00

Todos ponen

Para sobrevivir, Millonarios y América le apostaron a convertirse en sociedad anónima. Los azules ya lo lograron; los rojos no la tienen tan clara.

El alcalde de Cali, Jorge Iván Ospina, lideró la creación de la sociedad anónima a cargo del nuevo América. Su proyecto todavía tiene opositores. Por su parte, José Roberto Arango es el facilitador designado por el gobierno nacional, y está a un paso de ser el salvador de Millonarios.

De las 69 estrellas que se han entregado desde 1948, cuando comenzó el fútbol profesional colombiano, América y Millonarios se reparten 26 en cantidades iguales. Pero por desgracia, la gloria y los pergaminos no se pueden traducir en activos a la hora de los balances. Un pasado oscuro con el narcotráfico como protagonista y una serie de bandazos a nivel directivo hicieron que ambas instituciones tocaran fondo.

Ante esta grave situación surgió, apalancada por el gobierno, una fórmula de salvación. Consiste en vender a una nueva sociedad anónima los activos de los clubes: la marca, la ficha y los derechos deportivos de sus jugadores, pagar deudas con el dinero de esta venta y luego recibir capitales frescos mediante la venta de acciones en bolsa, para conformar equipos competitivos. Para blindar la fórmula, el gobierno expidió el Decreto 1010 que les permite a estas entidades sin ánimo de lucro repartir entre sus accionistas el dinero sobrante de la venta de los activos luego de cancelar deudas.

Por el lado de Millonarios, el panorama por fin se aclaró. Después de un duro y largo proceso, la Dirección Nacional de Estupefacientes anunció el viernes que los activos le serían vendidos a un grupo de 24 inversionistas que depositaron 1.000 millones cada uno en una fiducia para conformar la nueva sociedad anónima. El obstáculo más difícil del proceso liderado por José Roberto Arango fue dejar satisfechos a los antiguos accionistas. Esto se logró al dejar el lote de la autopista Norte como patrimonio de la antigua corporación. Ahora, según Arango, solo quedan trámites menores para que el nuevo Millonarios se termine de concretar.

Por los lados del América todavía no hay humo blanco. A un déficit que asciende a los 15.000 millones de pesos se suma el embargo de sus sedes y cuentas bancarias. Tiene además deudas con el Estado por concepto de impuestos y pasivos laborales desde hace siete meses con sus trabajadores.

Como si fuera poco, al ex representante legal y ex presidente de la bloqueada Corporación América de Cali, Carlos Puente, la semana pasada la Fiscalía le formuló cargos por evasión de impuestos en 2007.

La crisis del América, un problema social para Cali, hizo que el alcalde Jorge Iván Ospina se la jugara por salvar el club. El proyecto de Ospina se concretó el 17 de mayo cuando nació el Nuevo América de Cali S.A., con 61 accionistas y con Mauricio Rivas, asesor de Ospina, como representante legal. "Creemos que en agosto estaremos ofreciendo las primeras 2.500 acciones a un valor de un millón de pesos cada una", afirmó Rivas, tras aclarar que todo el dinero del nuevo equipo será manejado por una fiducia. "Nuestra meta es lograr que el Departamento del Tesoro de Washington no nos bloquee la nueva razón social". El objetivo, según precisó a SEMANA, es poner a disposición 10.000 acciones.

Por lo pronto, ya hay 6.000 potenciales accionistas preinscritos. El problema pasa ahora por la tensión entre los nuevos y los antiguos propietarios. Estos últimos exigen que la nueva junta directiva sea conformada por dos representantes de ellos, dos de los nuevos inversionistas y un quinto integrante designado por el Alcalde. Según fuentes cercanas, esta fórmula no es bien vista pues no representaría una ruptura de tajo con los viejos dueños.

La conversión a sociedades anónimas es un salvavidas al que varios clubes terminarán acudiendo. Los críticos de esta figura, por su parte, aseguran que los clubes que ya son sociedad anónima -Chicó F.C. y Dépor Aguablanca, de la primera B- no se han consolidado como instituciones fuertes y siguen en manos de unas pocas personas. Los nuevos directivos esperan que pase lo contrario en el caso de los dos equipos con mayor palmarés en el fútbol colombiano.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.