Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 2/2/2014 12:00:00 AM

Tomás Uribe tira línea de cómo calificar a Santos

Semana.com revela un chat en el que el hijo del expresidente instruye para llamar "tramposo" a Santos.

Las redes sociales se han convertido en el campo de batalla de la campaña política. Si alguien quiere enterarse de cuál fue la pelea más reciente entre dos políticos, basta darse una vuelta por Twitter y ver las cuentas de analistas, opinadores o dirigentes.

Lo curioso de esta campaña es que no sólo los expresidentes y el propio Jefe de Estado, Juan Manuel Santos, han tomado posición, sino que sus hijos han pasado a la primera línea de ataque.

Ya se han escrito varias páginas de los desencuentros entre Tomás o Jerónimo Uribe y Martín Santos en las redes sociales. El más reciente fue cuando Martín Santos, el hijo mayor del presidente, escribió en su cuenta de Twitter: "Con abucheos e improperios terminó visita de Uribe en el Valle". Se refería a las silbatinas que se han generado en torno a las visitas del expresidente a algunas regiones, protagonizadas por sus contradictores.

La respuesta fue tan dura como inmediata. Jerónimo replicó por la red social: "La gran diferencia es que AUV no sale corriendo por la puerta de atrás, sino que los responde uno a uno abiertamente".

Semana.com conoció un chat interno entre el uribismo en el que ahora Tomás Uribe, el hijo mayor del expresidente, es quien da las instrucciones de cómo se debe atacar a Santos .

El chat dice en su encabezado "CD regiones", lo cual sugiere que los integrantes son las personas del Centro Democrático (partido de Uribe) encargadas de la campaña al Congreso. En el mensaje, Tomás le dice a sus interlocutores: "Sugiero que unifiquemos terminología para que el mensaje cale". Y agrega: "Cambiar el adjetivo traidor por tramposo. El primero se justifica a la luz del beneficio percibido; el segundo no".

Luego arroja un compendio de temas que se podrían considerar "trampas": su elección, los diálogos de paz en La Habana, las 100.000 casas gratis... Al final Tomás reviste la estrategia con un argumento académico.

Dice que la Universidad de Stanford hizo un estudio que demostraría que el adjetivo 'tramposo' "es uno de los que más efectividad tienen para llamar la atención y lograr el cambio comportacional respecto a una conducta no ética".

El mensaje surtió efecto. Los uribistas reeditaron el hashtag #SantosTramposo que han utilizado para criticar sus anuncios o decisiones. De hecho, hay un trino de Tomás Uribe que dice: 

Otros conocidos uribistas como Ernesto Macías, candidato al Senado, escribió días después:


Las molestias internas

Pero a todos en el uribismo no les han caído bien las directrices de Tomás. El columnista defensor del uribismo, Ernesto Yamhure, se atrevió en estos días a cuestionar la campaña de Óscar Iván Zuluga.

El excolumnista de El Espectador ha sido crítico de la campaña uribista, pues la candidatura de Zuluaga no ha calado, según las encuestas. Entonces, Tomás Uribe lo dejó de seguir en Twitter. Eso equivale a decir que ya no es importante lo que alguien piensa o que no es amigo.

Uribe dio la directriz:

En otras palabras, pidió al uribismo sacar de sus contactos a quien se atreva a cuestionar a Zuluaga.

Yamhure le contestó: 

Entonces, en el uribismo se generó un debate en Twitter entre quienes llamaban a la unidad y quienes cuestionaban las críticas de Yamhure.

Esta es la primera campaña en la que Twitter es actor protagónico del debate. Esta red social será clave para entender el termómetro de la opinión.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1839

PORTADA

Odebrecht: ¡Crecen los tentáculos!

Las nuevas revelaciones del escándalo sacuden al Congreso y al director de la ANI. Con la nueva situación cambia el ajedrez político al comenzar la campaña electoral.