Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 2/5/2015 9:00:00 PM

Animalistas quieren consulta popular sin Petro

La poca aceptación de las propuestas del alcalde en el Concejo causó el cambio de posición de los defensores de animales.

Un día después de que la Corte Constitucional tomó la decisión de restituir la plaza de toros La Santamaría de Bogotá como lugar permanente para la realización de espectáculos taurinos, los animalistas ambientaron la idea de que se piense en una consulta popular.

Así, serán los bogotanos quienes decidan si deben existir las corridas de toros en la capital. El tema tuvo tanta acogida, que fue tendencia en las redes sociales.

Hasta ahora los animalistas y la Alcaldía Mayor de Bogotá, en cabeza de Gustavo Petro, trabajaron juntos, incluso en la elaboración de un texto para presentar dicha consulta. De hecho, ya existía un primer borrador, que de manera sorpresiva fue retirado este jueves tras una reunión.

Pero a pesar de que Petro ha sido un abanderado para que no haya corridas de toros en la capital, ahora los animalistas -reunidos en cerca de 50 organizaciones- quieren cambiarle el rumbo a la iniciativa y presentarla de manera independiente, buscando el apoyo del alcalde que se posesione el primero de enero del 2016.
 
La consulta popular es una iniciativa que los animalistas se han planteado desde enero del 2012. Tras el fallo de la Corte y la proximidad de las elecciones para elegir autoridades locales, la idea de consultarles a los bogotanos si quieren la llamada ‘fiesta brava’ tomó fuerza.

Para que se pueda presentar el mecanismo de participación se necesita convocar un comité que se instala con firmas, para luego presentar la pregunta al Concejo de Bogotá, que debe aprobarla.

Esta sería revisada por el Tribunal Administrativo de Cundinamarca y luego pasaría a la consideración de los capitalinos, cuya votación debe de contar con no menos de la tercera parte del censo electoral registrado de las últimas elecciones de la circunscripción electoral, y lograr que la pregunta obtenga la mitad más uno de votos.

Son dos las razones para no presentar la propuesta con Petro. La primera es que el alcalde no goza de aceptación política en el Concejo de Bogotá, entidad que sería la encargada de aprobar o no la iniciativa. A un grupo de los ambientalistas les preocupa que el cabildo rechace la propuesta a pesar de que haya una bancada que defiende los derechos de los animales.

El otro argumento es que quieren que sea el entrante alcalde de Bogotá quien lidere la iniciativa. Los animalistas ya han hablado formalmente con dos candidatos, y con otro más de manera informal. No quisieron revelar los nombres.

“Queremos jugar a ganar y no a perder (…) queremos que el nuevo alcalde presente el tema y llegue al cargo con este compromiso”, dijo la vocera en Colombia de AnimaNaturalis Internacional, Andrea Padilla. En otras palabras, un grupo de los animalistas ya no piensa que la consulta se haga este año, sino que se posponga un año.

Otra cosa piensa la secretaria general, Martha Lucía Zamora, quien le dijo a Semana.com que ella se reunió con varios de los representantes de los animalistas, quienes acordaron que le pasarían un texto para que sea revisado y la propuesta presentada en el Concejo este año. “Me extraña mucho esa posición, lo que acordamos este jueves es otra cosa”, dijo Zamora.

A las diferencias por el momento de presentar la consulta y si se hace o no con Petro se suman las posiciones encontradas sobre la idoneidad de este mecanismo, ya que algunos juristas aseguran que la consulta popular no se puede hacer.

El abogado constitucionalista Juan Manuel Charry indicó que tiene dudas sobre la competencia del alcalde mayor para definir un asunto que es de carácter nacional. “No estaría claro que una consulta popular para este tema la definiera el alcalde por defecto de competencia, por lo cual un referendo legislativo sería la vía para cambiar la ley taurina y modificar el espectáculo”.

Para el jurista hay un argumento aún más poderoso. Según Charry, las tradiciones como los toros no son sujeto de una consulta popular, ya que son manifestaciones de cultura arraigadas a la población.

Los animalistas a favor señalan que está totalmente contemplada la posibilidad en la Ley 134 de 1994: “La consulta popular es la institución mediante la cual una pregunta de carácter general sobre un asunto de trascendencia nacional es sometida por el alcalde. En todos casos, la decisión del pueblo es obligatoria”, indica la ley.

El expresidente de la Corte Constitucional Carlos Gaviria Díaz dijo que es totalmente posible que se convoque por parte del alcalde mayor un mecanismo de participación, ya que el tema es de importancia social. “Veo completamente viable que se realice el procedimiento, ya que no hay obstáculos legales ni constitucionales que lo impidan”.

No parece claro qué va a pasar con este mecanismo ante la división de los animalistas y la idea de presentar la propuesta en el 2016. Por ahora, la Alcaldía mantiene la idea de reforzar y adecuar la plaza de toros, obras que posiblemente no alcanzaría a entregar Petro.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1842

PORTADA

La voltereta de la Corte con el proceso de Andrade

Los tres delitos por los cuales la Corte Suprema procesaba al senador se esfumaron con la llegada del abogado Gustavo Moreno, hoy ‘ad portas’ de ser extraditado. SEMANA revela la historia secreta de ese reversazo.