Sábado, 3 de diciembre de 2016

| 2016/09/12 13:12

La travesía de tres cubanos que terminó en tragedia

Los migrantes fueron asesinados por dos presuntos coyotes cuando intentaban pasar de Colombia hacia Panamá.

Los dos presuintos coyotes que fueron capturados por las autoridades. Foto: Archivo particular

Dos cubanos que según las investigaciones pretendían pasar a Panamá por el Tapón del Darién, para terminar su travesía en Estados Unidos, fueron asesinados con arma blanca el pasado 8 de septiembre en Matuntugo, en el golfo de Urabá.

La primera información que tuvieron las autoridades sobre el crimen fue a través de una llamada telefónica que recibió el CTI Seccional Antioquia. Luego, se pudo establecer que al autor de la denuncia fue Liober Santos Corria, un cubano de 33 años que señaló que un amigo y su pareja, Edelvis Martínez, fueron asesinados por dos coyotes.

Los cubanos, según las primeras informaciones, salieron de La Habana hace tres meses. Entraron a Colombia por la frontera venezolana y se instalaron en Urabá durante dos semanas.

El siguiente paso era pasar a Panamá, para lllegar a Estados Unidos. Para lograrlo, acudieron a dos coyotes que les cobraron 1.500 dólares a cada uno. Sin embargo, cuando iban rumbo a la frontera, los planes cambiaron. Los coyotes les exigieron más dinero para llevarlos hasta donde prometieron, pero como los migrantes no tenían más recursos, los despojaron de sus pertenecías.

La crueldad no paró ahí. Edelvis, la  mujer, fue abusada sexualmente. Luego fue asesinada con cortes en el cuello y el abdomen, al igual que el amigo que viajaba con ella. Su novio, después de presenciarlo todo, logró huir del lugar y denunciar lo ocurrido.

Cuando conocieron los hechos, miembros del CTI, con el apoyo de la Armada Nacional, se desplazaron a la ciénaga de Matuntugo y hallaron los dos cadáveres amarrados a un tronco, sumergidos en el río.

Y después de realizar las labores del caso, este sábado, en una diligencia de allanamiento y registro, hallaron en poder de los presuntos coyotes los elementos personales que habían sido hurtados a las víctimas.Todas las cosas fueron reconocidas por el denunciante.

Además, se encontraron prendas impregnadas de sangre y un bote de madera que habría sido utilizado para transportar a las víctimas. En este se halló el zapato de la cubana asesinada.

Por esto, los presuntos coyotes, identificados como  Johan Estiven Carreazo Asprilla, alias ‘Play Boy’, y Carlos Emilio Ibargüen Palacio, alias ‘Carlos’, fueron capturados y luego presentados ante un juez Penal Municipal de Turbo, en donde la Fiscalía les imputó los cargos de acceso carnal violento, feminicidio, homicidio agravado, tortura y tráfico de migrantes.

A pesar de que los procesados se declararon inocentes, el despacho judicial decidió enviarlos a la cárcel. Ahora, el ente acusador adelanta gestiones con la cancillería cubana para lograr la plena identificación de las víctimas y la repatriación de sus cuerpos a la isla.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.