Lunes, 23 de enero de 2017

| 2015/09/06 11:12

El misterioso crimen de una fiscal en Medellín

El homicida es un joven de 17 años, estudiante de arquitectura. La víctima: su madre, una funcionaria ejemplar de la Fiscalía.

Gloria Amparo Pizarro González. Foto: Archivo Particular

Aún no se sabe a ciencia cierta cómo este joven de 17 años de edad llegó hasta el punto de matar a su propia madre, envolver su cuerpo en bolsas plásticas para luego esconderlo en el baúl de un carro.

Los vecinos del barrio Belén La Palma, de Medellín, donde vivía la fiscal 18 local, Gloria Amparo Pizarro González, hablan de gritos que se oyeron dentro de la vivienda. 

Pero también han contado que en aquella casa de fachada blanca, ubicada en la calle 28 con la concurrida carrera 80, vivía una familia que muchas veces se vio junta y en paz.

Es una tragedia por donde se le mire. Del crimen se supo, según el CTI de la Fiscalía, porque una hermana de Gloria Amparo llegó a la vivienda este sábado a medio día y nadie le abrió. Luego llamó a su sobrino al celular y se dio cuenta de que él estaba dentro de la casa, pero que no quería abrir.  

Al final, el joven, estudiante de arquitectura, le confesó a su tía que había matado a su mamá, y que el cuerpo, con varias heridas por arma blanca, estaba dentro del vehículo estacionado en el garaje. Luego de aceptar el crimen, el muchacho fue capturado y presentado ante un juez de responsabilidad penal para adolescentes.

Germán Darío Giraldo, director de Fiscalías de Medellín, le dijo a Semana.com que es prematuro hablar de hipótesis sobre el asesinato de su funcionaria, pues el autor es un menor de edad y su testimonio por ahora es objeto de reserva. Contó, eso sí, que Gloria Amparo era una funcionaria ejemplar.

“Su trabajo también fue clave para desarticular estructuras criminales dedicadas, por ejemplo, a la estafa. Manejaba casos sencillos, pero también otros muy delicados”, dice Giraldo.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.