Viernes, 2 de diciembre de 2016

| 2016/05/04 11:28

Un soldado muerto y siete heridos tras derrumbe en Nariño

La tragedia que enlutó al Ejército sucedió en zona rural de ese departamento, donde delinquen las FARC, ELN y Bacrim

Un soldado muerto y siete heridos tras derrumbe en Nariño Foto: Archivo particular

La ironía no podía ser peor. En una de las zonas más peligrosas en materia de orden público acaba de morir un soldado y otros siete resultaron heridos, no en medio de combates contra los grupos armados ilegales, sino por los embates de la naturaleza.

La tragedia que enlutó al Ejército ocurrió en la madrugada de este miércoles sobre la vía Panamericana que une a Pasto con Policarpa. El siniestro se presentó en un sector conocido como La Ensillada, zona rural del municipio de Chachaguí, Nariño.

De acuerdo con la información suministrada por las autoridades, por esa carretera transitaban dos camiones con uniformados de la Fuerza de Tarea Pegaso, adscritos a la Tercera División del Ejército, quienes tenían la misión de realizar operaciones militares contra los grupos armados ilegales que delinquen en la zona.

Al respecto, el Ejército informó a través de un comunicado oficial que la víctima fatal de la ese deslizamiento de tierra fue el soldado Draulis Lucas Pérez, un militar oriundo del municipio de Riosucio, Chocó. En el boletín oficial las autoridades también precisan que el soldado muerto era integrante de las Fuerzas Especiales Urbanas número 17.

“Lamentamos la sensible pérdida de nuestro soldado Lucas Pérez  en cumplimiento de su misión y enviamos a su querida familia y amigos, nuestras más sentidas condolencias”, manifestaron las autoridades.

En cuanto a los siete uniformados heridos y que se encuentran fuera de peligro, fuentes oficiales informaron que fueron remitidos hacia un centro asistencial de Pasto, donde recibieron atención médica.

El departamento de Nariño es reconocido porque en esa región, junto a Cauca, se libra con mayor rigor la guerra contra las guerrillas del ELN y las FARC. 

Además, las bandas criminales ganaron territorio y se convirtieron en la más reciente amenaza como consecuencia del repliegue de las FARC ante la inminente firma de un acuerdo de paz.

Debido a ese complicado escenario de orden público, Nariño se convirtió en una de las regiones con frecuentes operaciones militares que muchas veces desencadenan fuertes combates, emboscadas o atentados con muertos y heridos dentro de la fuerza pública.

Resulta paradójico que en una de las regiones más peligrosas en materia de orden público, las tragedias militares sucedan no por cuenta de la dinámica de la guerra, sino por los embates de la madre naturaleza.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.