Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 3/3/2015 7:00:00 PM

Tras la pista de homicidas de periodistas

En menos de un mes dos asesinatos de comunicadores encienden las alarmas por la libertad de expresión.

Los asesinatos de dos periodistas encienden las alarmas por la libertad de expresión. En menos de un mes los departamentos de Caquetá y Valle del Cauca lamentaron las muertes de Luis Peralta Cuéllar y Édgar Quintero.

Luis Peralta, de 63 años y oriundo de Huila, fue asesinado el 14 de febrero en El Doncello (Caquetá) por desconocidos que se movilizaban en una motocicleta. El comunicador, reconocido por tener un estilo directo y franco, llevaba 22 años con su emisora.

Jonathan Bock, periodista de la FLIP, habló con Semana.com y aseguró que es probable que las denuncias de Peralta sobre corrupción administrativa y sobrecostos en contrataciones de la administración local del municipio fueran las causantes de su muerte. Otro posible detonante en el asesinato es que un día antes de su muerte Peralta hizo oficial su candidatura para la campaña a la Alcaldía.

Según investigaciones de la FLIP, Peralta había denunciado a la Policía, a la UNP y a la Fiscalía que tenía amenazas en su contra, pero nadie le hizo caso. La Fundación actualmente investiga por qué estas instituciones no atendieron el riesgo. Este caso deja de nuevo al descubierto la capacidad de algunas entidades de tirarse la pelota, pues la una responsabiliza a la otra.

El presunto autor material de este crimen, Yean Arley Buenaventura Barreto, había sido capturado el lunes por el CTI de la Fiscalía. Sin embargo, la misma Fiscalía tuvo que dejarlo libre este martes por fallos en el procedimiento de la orden de captura.

Por su parte, Édgar Quintero, conocido como ‘Quintín’, fue asesinado en la noche de este lunes en Palmira (Valle). El periodista de 57 años recibió seis impactos de bala al interior de una panadería de la zona centro de la ciudad. Justo minutos después de haber transmitido su última emisión del programa ‘Noticias y algo más” de Radio Luna de Todelar.

Según Luis González, director de Fiscalías Seccionales y Seguridad Ciudadana, “Quintero no había hecho ningún tipo de denuncia por amenazas y los compañeros de trabajo no sabían nada de amenazas”. Sin embargo, al igual que Peralta, ‘Quintín’ era conocido como un crítico de las labores poco transparentes de varios alcaldes del Valle del Cauca.

Las autoridades conformaron un grupo especial para esta investigación, pues hasta el momento se desconoce el paradero del sicario. La Policía y la Fiscalía revisan cámaras de seguridad del sector para encontrar algunas pistas del homicida.

Aunque una de las hipótesis es que Quintero pudo haber sido asesinado por el ejercicio de su labor, la Policía del Valle considera que puede existir otra causante. “Puede ser un asunto personal, teniendo en cuenta que él (Quintero) alcanza a expresarle unas palabras al individuo en el momento en que le está disparando. Le dice que lo perdone”, explicó el coronel Fernando Murillo, comandante departamental.

Según Jonathan Bock, de la FLIP, desde el 2006 este es el inicio de año más violento contra periodistas. Una hecho que preocupa a la opinión pública.

Adriana Hurtado, presidente de la Federación Colombiana de Periodistas, también se pronunció: “Estamos muy preocupados porque este es el segundo crimen que en lo corrido del 2015 ocurre a un periodista en Colombia, con este nuevo hecho ya son 145 homicidios, de los cuales sólo hay una condena efectiva sobre el inductor del asesinato a un comunicador. Repudiamos este hecho e instamos a la Fiscalía General de la Nación a investigar y judicializar a los autores materiales e intelectuales”, dijo.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1842

PORTADA

La voltereta de la Corte con el proceso de Andrade

Los tres delitos por los cuales la Corte Suprema procesaba al senador se esfumaron con la llegada del abogado Gustavo Moreno, hoy ‘ad portas’ de ser extraditado. SEMANA revela la historia secreta de ese reversazo.