Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 10/15/2001 12:00:00 AM

Tras las rejas

La recaptura de Carlos Oviedo, condenado por doble asesinato, subrayó la inseguridad de las casas-cárcel., 48935

"El que la hace la paga", dijo el general Víctor Manuel Páez Guerra, director del Inpec, tras la recaptura de Carlos Alberto Oviedo Alfaro el 31 de diciembre. El ex representante a la Cámara estaba prófugo desde el 5 de septiembre, cuando se fugó fácilmente de la casa-cárcel de Las Villas, en Bogotá. Acababa de enterarse de que había sido condenado por la Corte Suprema a 39 años de prisión por doble asesinato y simplemente salió como Pedro por su casa. La Policía encontró a Oviedo en el Hotel Camino Real, entre Pereira y Cartago, cuando estaba a punto de recibir el nuevo año con su novia y otros amigos. Lo había rastreado por Cartagena, Santa Marta, Medellín, Pereira y Armenia pero las cirugías plásticas que se había hecho y el cambio de color de su pelo dificultaban su captura. Oviedo fue trasladado en la madrugada del primero de enero a Bogotá y luego recluido en la cárcel de máxima seguridad de Valledupar. La vida que le espera a este hombre, que durante la década de los 90 fue el amo y señor de la vida política del Quindío, no será fácil. Si en la casa-cárcel en Bogotá Oviedo gozaba de la comida que le llevaba su familia, de ropa planchada por su empleada, de visitas diarias y de la compañía de otros funcionarios públicos acusados, en la cárcel de Valledupar estará sometido al régimen penitenciario más estricto del país. Dormirá en una celda en una mesa de concreto con una colchoneta, estará uniformado como presidiario, consumirá la comida del Inpec, recibirá visitas familiares cada 15 días y conyugales cada 45, y tendrá como compañeros a presos como ‘Popeye’, sicario del cartel de Medellín. Si le va bien y logra la reducción de penas que dispone el Código Penal, Oviedo estará tras las rejas por lo menos 23 años. Oviedo nació en Armenia. Fue inspector de Policía a los 17 años, accionista mayoritario de los equipos de fútbol y baloncesto del departamento, de dos emisoras y del Diario de Colombia y un reconocido abogado defensor de narcotraficantes de los carteles de Cali y el norte del Valle. Las millonarias sumas que ganó en los juicios para reversar procesos de extinción de dominio de bienes del narcotráfico le ayudaron a salir elegido dos veces diputado a la Asamblea Departamental del Quindío por el Partido Conservador y para llegar en 1993 a la Cámara de Representantes. Desde allí realizó una vehemente defensa del ex presidente Ernesto Samper cuando se debatía la filtración de dineros calientes a su campaña presidencial. Según una entrevista que le concedió a la revista Gatopardo su vinculación penal fue una “cuenta de cobro” por su apoyo a Samper. Sin embargo los delitos por los que se acusa a Oviedo van mucho más allá de los que justifican la existencia de las controvertidas casas-cárcel. La Corte Suprema —que lo condenó por los asesinatos de Juan Guillermo Acosta y Fernando Celis Franco—, un juzgado penal de circuito y la Fiscalía General adelantan 17 procesos en su contra por narcotráfico, enriquecimiento ilícito, secuestro extorsivo, lavado de activos y homicidios. Está sindicado por las muertes, en 1995 y 1997, del periodista Ernesto Acero Cadena, director del Informador Socieconómico del Quindío, y de Jairo Elías Márquez, director de la publicación satírica El Marqués, dos críticos suyos. El agente Carlos Humberto Guzmán Bermeo, que investigaba estos dos casos, también fue asesinado en 1997, lo mismo que otros testigos. La fuga de Oviedo dio lugar a que el director del Inpec cerrara por inseguras las casas-cárcel de Bogotá. Aunque en esta oportunidad la recaptura evitó un nuevo caso de impunidad flagrante el cierre de las otras que existen en el país sigue siendo una necesidad apremiante.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1855

PORTADA

Exclusivo: la verdadera historia de la colombiana capturada en Suiza por ser de Isis

La joven de 23 años es hoy acusada de ser parte de una célula que del Estado Islámico, la organización terrorista que ha perpetrado los peores y más sangrientos ataques en territorio europeo. Su novio la habría metido en ese mundo.