Jueves, 2 de octubre de 2014

| 2013/01/21 00:00

Trasladan de cárcel al abogado Álvaro Dávila

El acusado del ‘carrusel' de contratos está en el pabellón de parapolítica de La Picota.

Álvaro Dávila fue sacado de La Modelo a la cárcel La Picota. Foto: Archivo SEMANA

El polémico abogado Álvaro Dávila, quien fue enviado a la cárcel por haber participado presuntamente en la defraudación al Distrito a través del denominado ‘carrusel de la contratación’, fue trasladado de prisión, sin mucho ruido, en las últimas horas.

El jurista, investigado por concierto para delinquir, cohecho e interés indebido en celebración de contratos, pasó de la cárcel Modelo a las instalaciones del patio ERE SUR de la cárcel La Picota, destinado especialmente a las personas con fuero o servidores públicos. Las instalaciones son más cómodas que cualquier otro pabellón y los inquilinos tienen acceso, en ocasiones, a Internet y telefonía celular.

Allí, curiosamente se encuentran el exsenador Iván Moreno Rojas y el excontralor Miguel Ángel Moralesrussi, quienes enfrentan cargos por las irregularidades de la contratación en Bogotá. Ellos tuvieron relación con Dávila durante la administración del exalcalde Samuel Moreno, época en la que se cometieron las irregularidades.

Nadie conoce las razones del cambio. Sin embargo, Semana.com conoció por fuentes del INPEC que los abogados de Dávila argumentaron que este tenía las calidades de exservidor público, además de tener problemas de seguridad.

¿Quién es Dávila?
Se trata de un influyente jurista que se codeaba con los poderosos del país. Su nombre salió a flote cuando se conoció una grabación entre el empresario Manuel Nule y el excongresista Germán Olano, donde cuadraban algunos negocios de la contratación en la capital.

Su nombre recobró vigencia hace varias semanas porque el abogado se negó a comparecer en siete oportunidades a las audiencias donde la Fiscalía lo tenía citado para imputarle cargos. A finales de diciembre un fiscal logró dictarle medida de aseguramiento.

Dávila ha sido asesor jurídico de la Lotería de Bogotá, de la empresa de Acueducto y TransMilenio, entre muchas otras entidades. Además, prestó asesoría al consorcio interventor del primer estudio del Metro, lo mismo que a la Unidad Administrativa Especial de Servicios Públicos (UAESP).

Abogados que lo conocen aseguran que su trabajo estuvo enfocado en los últimos años al mundo de la intermediación en temas de contratación y que gracias a su amistad con el exalcalde de Bogotá Samuel Moreno, con quien compartió aulas en la Universidad del Rosario, logró colarse en algunas entidades que manejaba con un dedo interviniendo en sus presupuestos y cargos burocráticos.

Personas involucradas en el 'carrusel' aseguran que Dávila es uno de los 'peces gordos' en el caso, incluso, por encima los mismos empresarios del Grupo Nule. Él, por ejemplo, podría hablar de dineros que entraron a la campaña de políticos, entre ellos concejales de Bogotá.

Dávila también conocería cómo se manejó la contratación en temas de carreteras en Invías y en las dependencias de salud y servicios públicos en Bogotá. Él tendría las claves para conocer también el paradero de miles de millones de pesos que se entregaron en comisiones derivadas de contratos.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×