Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 8/14/2005 12:00:00 AM

Tres alegres compadres

El gobierno busca agotar la vía diplomática para lograr la extradición de los norirlandeses condenados por terrorismo en Colombia y tiene listas las pruebas que considera contundentes para conseguir ese fin.

"En el tema irlandés no podemos contar la estrategia. Lo único que les digo es que el gobierno no se quedará cruzado de brazos". Esta frase, pronunciada el martes pasado por el ministro del Interior, Sabas Pretelt, resumía el sentimiento del gobierno nacional frente a una noticia que pocos días antes había causado un gran impacto: un informe de la televisión irlandesa había revelado que Martín McCauley, James Monaghan y Niall Connolly estaban en Irlanda.

Estos tres hombres vinculados al Ejército Republicano Irlandés (IRA por su sigla en inglés), fueron detenidos en agosto de 2001 cuando salían de la zona de distensión en el departamento de Caquetá. Los tres fueron acusados de terrorismo por entrenar a las Farc en el manejo de explosivos. En abril de 2004 fueron absueltos por un juez, pero tras una apelación de los fiscales, un alto tribunal los condenó a 17 años de prisión como cómplices de terrorismo. Poco antes de notificarles esta decisión, los norirlandeses, que estaban en libertad condicional, desaparecieron de Colombia.

Desde entonces nadie volvió a tener noticias de ellos hasta cuando, el pasado viernes 5 de agosto, Connolly apareció en una entrevista para la televisión de su país. Nadie supo cómo escaparon de Colombia y mucho menos cómo llegaron a refugiarse en la República de Irlanda.

El caso generó todo tipo de reacciones a lo largo de la semana y altos funcionarios de los dos gobiernos efectuaron múltiples pronunciamientos. El primer ministro de Irlanda, Bertie Ahern, explicó que entre su país y Colombia no existían acuerdos legales en materia de extradición y afirmó que "esa situación no se puede ignorar. Si las autoridades quieren hacer una petición, la tramitaremos por los cauces normales, pero es cosa de los tribunales". Esas primeras declaraciones no dejaron satisfecho al gobierno colombiano y motivaron una respuesta contundente. "El primer ministro de Irlanda, Bertie Ahern, debe demostrar el compromiso de ese país en la lucha mundial contra el terrorismo", afirmó el vicepresidente Francisco Santos.

Para el final de la semana, después de una reunión entre Santos y el embajador de Irlanda en Colombia, el gobierno nacional parecía dispuesto a dar un compás de espera para ver si por medio de canales diplomáticos logra la extradición de los tres prófugos.

Sin embargo, tiene listo una especie de plan B por si esto no funciona. En pocas palabras consiste en presentar nuevas pruebas, diferentes a las que ya obran en el proceso judicial, acerca de las actividades que desarrollaron y los efectos del entrenamiento que los tres irlandeses les dieron a los guerrilleros de las Farc cuando estuvieron en el país. El gobierno aspira a que, de ese modo, Ahern se vea obligado a aceptar la pretensión colombiana para evitar ser considerado como un protector de terroristas. Lo cual tendría aun más fuerza en momentos en que está en marcha un exitoso proceso de paz con el IRA.

La prueba más contundente consiste en demostrar que los irlandeses tuvieron mucho que ver en el desarrollo que ha alcanzado esa guerrilla en el empleo de armas no convencionales. Existe una completa documentación de una especie de misil tierra-aire o tierra-tierra que ha sido desarrollado por las Farc y que ya ha sido utilizado, por ejemplo, en ataques en el departamento de Cauca. El artefacto artesanal tiene un alcance de hasta dos kilómetros y puede ser empleado para atacar aeronaves que vuelen a baja altura (ver fotos). El tema del 'misil' de las Farc era algo que el gobierno nacional conocía de semanas atrás, pero que tomó actualidad a raíz de la misteriosa aparición de los tres norirlandeses en su país.

A finales de julio pasado, entre el 25 y 27, expertos en explosivos y terrorismo de 12 países estuvieron reunidos en un seminario desarrollado por la Dijín en el Centro de Estudios Superiores de la Policía (Cespo). Uno de los temas de análisis de los conferencistas, entre los que había representantes de Gran Bretaña, Rusia, Estados Unidos, fue del 'misil' de las Farc. Una de las conclusiones de los especialistas fue que el artefacto que hoy emplean las Farc es el resultado de la instrucción de los norirlandeses. Las opiniones de los especialistas extranjeros, así como análisis técnicos y pruebas fotográficas y documentales, como el ataque a Toribío, hacen parte del dossier que el gobierno tiene preparado para enviar a Irlanda por si la vía diplomática no funciona. Pero en vista de que las Farc seguramente seguirán perfeccionando sus conocimientos de balística, el daño que los extraños visitantes le hicieron al país ya está hecho.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1850

PORTADA

El hombre de las tulas

SEMANA revela la historia del misterioso personaje que movía la plata en efectivo para pagar sobornos, en el peor escándalo de la Justicia en Colombia.