Sábado, 3 de diciembre de 2016

| 2015/08/11 08:41

Tres generales en la mira por crimen de Jaime Garzón

Desde una cárcel de Miami, 'Don Berna' vinculó a tres militares retirados con el crimen del periodista. Aún así la solución del caso se ve lejos.

Jaime Garzón. Foto: Archivo Particular

Tres militares en retiro estarían en la mira de la Fiscalía por haber presuntamente desviado la investigación por el crimen de Jaime Garzón. Los altos oficiales, entre los que se encuentra el entonces mayor de la Policía Mauricio Santoyo, al parecer, tenían conocimiento de las actividades dirigidas al exterminio de la banda delincuencial 'La Terraza', señalada como responsable del asesinato.

"La nueva línea de la Fiscalía estará dirigida a investigar no sólo el magnicidio de Jaime Garzón, sino también el exterminio de la banda 'La Terraza' y el encubrimiento de los principales determinadores", señaló a Semana.com una fuente cercana al proceso.

¿Qué dijo Diego Fernando Murillo, alias 'Don Berna'? Según pudo establecer este portal, el extraditado jefe paramilitar contó lo que pasó después del asesinato del periodista y humorista, el 13 agosto de 1999. En su testimonio dijo que Carlos Castaño dio la orden de desaparecer a todo el que tenía relación con el crimen, borrar cualquier prueba y no dejar testigos.

"La primera cita que se le hizo a los integrantes de 'La Terraza' fue en la finca 'La 50' (Medellín). A ese lugar fueron convocados por orden de Carlos Castaño, pero todo fue una trampa para asesinar a los que asistieron. Luego, con apoyo del Gaula de la Policía y del DAS, se logró interceptar las llamadas y dar con las ubicaciones de los que faltaban. Fueron asesinados uno a uno", declaró 'Don Berna' en una diligencia que se desarrolló por dos días en Estados Unidos.

'Don Berna' de igual forma volvió a vincular al ex subdirector del DAS José Miguel Narvaéz, al general (r) Rito Alejo del Río y el coronel (r) Jorge Eliécer Plazas Acevedo, con el plan que terminó en la muerte del periodista. Los tres habrían sido claves para la formación del grupo de las autodefensas y posteriormente, para coordinar el desplazamiento de los miembros de ese grupo ilícito a Bogotá para ejecutar los asesinatos del periodista y de otros defensores de Derechos Humanos. En ese grupo de víctimas estarían Eduardo Umaña, Elsa Alvarado y Mario Calderon.

Lo dicho por Diego Fernando Murillo no resultó nuevo para los investigadores. La Fiscalía  ya había denunciado que en este crimen se orquestó un plan para eliminar a cada testigo del caso y así lograr que no se llegue a los verdaderos responsables.

La carrera para que el crimen de Jaime Garzón no quede en la impunidad es casi contra reloj. En junio pasado la justicia determinó que el proceso no podía ser catalogado como de lesa humanidad porque no ocasionó “un perjuicio directo a una colectividad con características étnicas, religiosas o políticas”. La decisión fue un duro golpe para la familia del periodista. También implica que el caso puede prescribir si la justicia no actúa con celeridad.

Por ahora no se ve cerca el esclarecimiento de los hechos que acabaron con la vida de uno de los más geniales humoristas que ha tenido Colombia. El jueves se cumplen 16 años del crimen y son pocos los avances de la investigación. Hasta ahora la Fiscalía sólo tiene un acusado por este crimen: el exjefe paramilitar Carlos Castaño, quien ya falleció.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.