Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 11/14/2009 12:00:00 AM

'Tête à tête'

Lucho Garzón y Juan Lozano se enfrentan nuevamente por los votos de Bogotá. ¿La revancha del segundo?

La última vez que se encontraron en un debate fue en octubre de 2003, cuando ambos competían por llegar a la Alcaldía de Bogotá. Y aunque ya no buscan llegar al Palacio Liévano, dicen estar listos para volver a pelearse, uno a uno, los votos de la capital. No en vano cada uno de ellos encabezará una lista a Senado y tratará de rescatar algo de los exitosos resultados electorales que obtuvo en la ciudad.

En esa contienda Lucho Garzón llegó a la Alcaldía con 797.466 sufragios y Juan Lozano quedó de segundo con 681.380. Entre los dos sumaron el 86 por ciento de la votación.

Cuando se enfrentaron por la Alcaldía, Lozano estaba inscrito por Colombia Siempre -su propia personería- y tenía el apoyo de Germán Vargas y Enrique Peñalosa. Lucho, por su parte, representaba la esencia del Polo Democrático y tenía el respaldo del liberalismo y la izquierda. Hoy, siete años después, por cuenta de sus trayectorias, de los destinos del país y de la ciudad, se ubican en orillas diferentes, pero desde las cuales volverán a encontrarse.

Juan Lozano encabezará la lista de La U, haciendo gala de un uribismo del cual comenzó a hacer parte en 2004. Ese año el presidente Uribe lo nombró consejero presidencial para la política social, al poco tiempo lo ascendió a Alto Consejero y en 2006 lo nombró Ministro de Medio Ambiente. Poco a poco, y a medida que Germán Vargas fue demostrando su antireeleccionismo, Lozano se alejó de su anterior partido, Cambio Radical. Hoy quiere convertirse en la cara renovadora de La U -uno de los partidos más golpeados por la para-política- y liderar una fuerza interna de cambio. "La renovación se debe promover desde adentro de los partidos. Eso sucedió en la consulta liberal de 1990, cuando Galán lideró la renovación de las toldas rojas", dice mientras insiste en que respeta a todos sus compañeros de La U, pero hace parte de un sector que no comulga con lo tradicional, y que es "diferente al de José Obdulio Gaviria".

Hace casi seis meses Lozano arrancó su campaña. Cuenta con un equipo con el que prepara una agenda legislativa de "leyes justas" y promueve nuevos candidatos a la Cámara de Representantes. Como cabeza de lista tiene la curul asegurada. En parte por su buena imagen y en parte por que La U, calculan los propios congresistas, podría lograr la tercera parte de las curules del Senado y la cuarta parte de las de la Cámara.

No tiene la misma seguridad Lucho Garzón quien, a pesar de ser una figura muy reconocida, está arrancando una candidatura desde el Partido Verde, un movimiento dirigido exclusivamente al voto de opinión. Decidió presentarse al Senado para destrabar un proceso difícil: el de escoger entre él, Enrique Peñalosa y Antanas Mockus, quién sería el candidato presidencial. "Hice como el Deportivo Pasto: al dejar de ir por la Presidencia y buscar una curul, me pasé a la división B. Pero lo hago con convencimiento", dice.

A diferencia de Lozano, Lucho no tiene definido quiénes serán sus candidatos a la Cámara. Excepto en el caso de Bogotá, donde la cabeza será el ex concejal Alfonso Prada, estos nombres se sabrán después de que el Partido Verde haga un ejercicio descentralizado y participativo en cada región. En cuanto a su lista a Senado, sólo se sabe que -por ahora- lo acompañarían la concejal Gilma Jiménez, el ex constituyente Fabio Villa y, si logra conquistarla, la columnista Claudia López.

Aunque Garzón y Lozano son conscientes de que en los próximos meses se enfrentarán a muerte por los votos capitalinos, también dicen que les gustaría tener cerca sus curules. Al fin y al cabo, aunque representan proyectos políticos distintos, saben hacer equipo. Lo demostraron cuando Lozano llegó al Ministerio y Lucho era alcalde: "Lo primero que hice fue llamarlo y decirle que la vida nos daba la oportunidad de trabajar juntos. Así lo hicimos", recuerda Juan.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1855

PORTADA

Exclusivo: la verdadera historia de la colombiana capturada en Suiza por ser de Isis

La joven de 23 años es hoy acusada de ser parte de una célula que del Estado Islámico, la organización terrorista que ha perpetrado los peores y más sangrientos ataques en territorio europeo. Su novio la habría metido en ese mundo.