Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 10/8/2015 5:00:00 PM

En la U. de Antioquia de Turbo estudian con el agua hasta el cuello

Siempre que llueve en este municipio antioqueño, las instalaciones de esta institución se inundan. Los desagües de los baños se rebosan y las aguas residuales se esparcen por las aulas.

Las lluvias en el Urabá antioqueño no perdonan. Cuando se precipitan con fuerza, arrasan con lo que aparezca e invaden cualquier terreno. Eso lo saben de memoria los estudiantes de la sede Jesús Mora de la Universidad de Antioquia (U de A) en Turbo.

Cuando empiezan los aguaceros en este municipio, en los alumnos y docentes de esta institución también surge una sensación de impotencia por no poder evitar que las aguas inunden las instalaciones.

La situación es más que preocupante. Así como hay días en que el agua puede llegar solo a los talones, también hay ocasiones en que, según cuentan algunos alumnos y docentes a este portal, puede llegar a las rodillas.

Eso no es todo. En episodios diferentes, los desagües de los baños se han rebosado y las aguas residuales se devuelven y se esparcen por las aulas y otras zonas de la institución. Los olores son catalogados de “insoportables”.

Juan Arturo Gómez, estudiante de Comunicación Social en esta sede, ha sido una de las caras visibles de los estudiantes que reclaman por las desagradables condiciones en que tienen que recibir clase. Él ha interpuesto derechos de petición en los que pide explicaciones y soluciones a la U de A.

En las respuestas que le han dado a Juan Arturo, las directivas de la institución explican que la sede Jesús Mora de la U de A es propiedad del municipio y se encuentra bajo contrato de comodato, por lo que no pueden hacerle cambios. Además, la universidad tiene el compromiso de regresarla cuando se termine por completo la construcción de la sede Ciencias del Mar en ese mismo municipio.

La razón de los desbordamientos es sencilla. Desde cuando se construyeron estas instalaciones -hace casi dos décadas- fueron creadas por debajo de la vía principal.

“Entonces cuando hay fuerte aguacero se represan las aguas y rebosan por las tuberías, y eso es lo que hace que se desborden”, explicó Cenaida Rúa, coordinadora académica de la seccional de Urabá, a Semana.com, y resaltó que Turbo no cuenta con sistemas de alcantarillados y que dicha situación se presenta en todo el municipio.

Sin embargo, los estudiantes no entienden cómo es posible que en 20 años no se hubiese hecho nada para cambiar la situación de esta sede, pues a la otra –Ciencias del Mar- no le sucede lo mismo.

“Cuando se rebosan los desagües es imposible dar clase. No son las condiciones en las que deberíamos estar”, manifestó un profesor que pidió reserva de su nombre.

A inicio del 2015, los estudiantes, como forma de protesta, grabaron un video en el que cantan el himno de la universidad en medio de una institución.



Hace dos semanas un fuerte aguacero inundó la sede y muchos libros de la biblioteca se mojaron. Los estudiantes se pusieron en la titánica tarea de lograr recuperarlos.



Sin embargo, según Rúa, cuando ocurren las inundaciones, los estudiantes no dejan de recibir las clases, sino que se pasan para la otra sede.

¿Cómo detener las aguas?

Una de las soluciones para los casi 150 estudiantes que hay en esta sede es que los pasen para la sede Ciencias del Mar de Turbo. El gran inconveniente es que esas instalaciones no están terminadas y, por ahora, no son lo suficientemente grandes para todos.

“La solución sería que no siguieran ofreciendo programas académicos en la sede Ciencias del Mar y que nos pasen a los estudiantes del Jesús Mora”, manifestó un estudiante.

Otra propuesta es transferirlos a la ciudadela creada en Apartadó. Pero tampoco es tan fácil. No solo porque las autoridades de la institución deben cambiar el registro de todos los estudiantes, sino también por las distancias y los gastos que implica el cambio.

Por ejemplo, un universitario tendría que gastar más o menos, 12.000 pesos diarios en pasajes y comida para ir a la Universidad. Un dinero con el que no todos cuentan.

La coordinadora aseguró que un grupo de Comunicación Social de la sede Jesús Mora fue trasladado a la sede de Apartadó, pero otro grupo de esta misma carrera no aceptó el cambio. La razón: el aumento en los costos.

Y aunque los estudiantes perciben que las autoridades no están buscando una solución, Cenaida Rúa aseguró a este portal que "para el primer semestre del 2016 no se está ofreciendo programa en esta sede porque se está esperando a evacuar la programación que hay, ya que tenemos limitantes para ubicar a los estudiantes. En la sede no se volverá a ofertar. La idea es terminar los programas que faltan y pasarlos a la sede Ciencias del Mar”. Sin embargo, no se sabe cuánto tiempo tardará este cambio.

Cada día que pasa la situación se torna más complicada. No solo se rebosan las aguas en Turbo, sino también la paciencia de estudiantes y algunos docentes de la Universidad de Antioquia. Todos quieren una pronta respuesta para poder estudiar en condiciones dignas.

“Los gastos de mantener una sede son inmensos, ¿para qué gastar dinero en una sede que está en tan deplorables condiciones?”, se cuestionó un estudiante. Una pregunta que, dicen, también deberían hacerse las autoridades del sector educativo.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1855

PORTADA

Exclusivo: la verdadera historia de la colombiana capturada en Suiza por ser de Isis

La joven de 23 años es hoy acusada de ser parte de una célula que del Estado Islámico, la organización terrorista que ha perpetrado los peores y más sangrientos ataques en territorio europeo. Su novio la habría metido en ese mundo.