Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 11/20/2000 12:00:00 AM

Un aspirante polémico

El controvertido ex presidente del Consejo de Estado Daniel Suarez, casi seguro candidato de esa corporacion a la Procuraduria, podria ser el sucesor de Jaime Bernal.

Daniel Suárez, nacido en Soacha en 1947, conservador, abogado externadista, hoy abogado independiente, se perfila como el más firme candidato del Consejo de Estado a ocupar el cargo de Procurador General de la Nación. En las votaciones de la semana pasada el ex presidente del Consejo logró una mayoría. Suárez estaría a cuatro votos de convertirse en el candidato de esta corporación.

Aunque nadie en la rama judicial desconoce la preparación de Suárez, el jurista ha sido protagonista de intensas polémicas. En 1996, al tiempo que fue elegido por sus compañeros como el mejor consejero, se vio envuelto en más de una controversia pública. Una fuente consultada por SEMANAlo definió como “ uno de los juristas más informados en materia de derecho pero su buen nombre se vio salpicado, en su paso por el Consejo, por asuntos políticos”.

El asunto más escandaloso de su paso por ese cuerpo fue cuando se reveló una conversación entre su hijo, Carlos Augusto Suárez, y el entonces ministro de Comunicaciones Saulo Arboleda. En la charla telefónica Suárez hijo le adelantaba una decisión del Consejo en el caso de la licitación de la FM. A cambio el ministro le ultimaba detalles sobre el nombramiento que le tenía pendiente en su cartera. A la postre, Suárez fue exonerado de tráfico de influencias.

Otra crítica a Suárez surgió cuando el Consejo de Estado decidió que no era ilegal que las campañas presidenciales del 94 hubiesen sobrepasado los topes de financiación, mientras el país estaba en pleno escándalo del 8.000. Tampoco escapó a la polémica por su decisión de rechazar la pérdida de investidura por conflicto de intereses contra varios congresistas investigados por aparecer en la contabilidad del cartel de Cali: Alberto Santofimio, Armando Holguín, José Guerra de la Espriella y Ramón Nader.

También estuvo en entredicho por el nombramiento de su ex esposa como notaria y de una amiga cercana en la Procuraduría delegada para la vigilancia judicial. El primero fue hecho por el entonces presidente Ernesto Samper; el segundo por el procurador Orlando Vásquez Velásquez, quien a su vez fuera candidato del Consejo a ese cargo y luego acusado de enriquecimiento ilícito.

Ahora que su nombre se desliza por los pasillos del Consejo de Estado como su candidato más seguro se ha sabido que ya tiene un jefe de campaña en el Congreso. Se trata del abogado Abraham Casallas, defensor de los alemanes Werner y Michaela Mauss. Según se ha conocido, Casallas está haciendo el lobby con los senadores.

El Consejo ya ha efectuado siete votaciones pero ningún candidato ha conseguido las dos terceras partes requeridas, esto es, 18 votos. La última ronda dejó a Suárez con una mayoría de 14. El ex ministro de Defensa Juan Carlos Esguerra alcanzó ocho y el jurista William Namen sólo sacó uno.

Pese a estos resultados, algunos consejeros aclararon que la elección aún no está definida. Uno de ellos agregó que “esta vez no nos podemos equivocar. Además queremos que los órganos de control queden en manos del partido contrario”. Según el funcionario, ya están estudiando otros nombres que compitan con el de Suárez. La otra semana revisarán el del jurista Hernán Guillermo Aldana, el del ex magistrado de la Corte Constitucional Hernando Herrera y el del actual gobernador de Cundinamarca Andrés González.

Pero Suárez ya picó en punta. Y de seguir las cosas como van, el primero de enero del próximo año podría posesionarse como el sucesor de Jaime Bernal.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1844

PORTADA

Francisco superstar

La esperada visita del papa a Colombia tiene tres dimensiones: una religiosa, una política y otra social. ¿Qué puede esperarse de la peregrinación del sumo pontífice?