Miércoles, 7 de diciembre de 2016

| 2007/03/03 00:00

Un colombiano excepcional

Carlos Pérez Norzagaray falleció la semana pasada. Hace 25 años, en el primer número de SEMANA, el periodista Iáder Giraldo hizo una semblanza de este apasionante personaje. A continuación reproducimos ese texto.

A pesar de ser demócrata, liberal y reaccionario, Carlos Pérez Norzagaray desarrolló una constructiva amistad con el líder cubano Fidel Castro

El colombiano más misterioso

Amigo de Fidel Castro, pero también de Kissinger. Hombre de enlace con muchos gobiernos, Carlos Pérez Norzagaray es el mejor embajador secreto de Colombia en el Caribe.

Sin los títulos políticos, intelectuales o económicos de Alberto Lleras, García Márquez o Julio Mario Santo Domingo -máximas estrellas internacionales de Colombia en esos campos-, Carlos Pérez Norzagaray ostenta un prestigio personal que lo desplaza por los recintos más exclusivos del mundo, en contacto con personalidades de gobiernos, cultura o finanzas, en niveles nunca soñados por muchos titulares de nuestra Cancillería.

Sus tránsitos fugaces por el servicio público: Intendente de Arauca de 1942 a 1944; Secretario del Consejo de Ministros del 44 al 46 y Embajador volante de Colombia para el Caribe, durante la administración López Michelsen, no arrojan pistas sobre las fuentes de su influencia social y política. Tampoco es accionista o propietario de empresa colombiana grande o pequeña; no es aquí gestor o intermediario de grupos financieros nacionales o extranjeros...

De ahí lo sorprendente, para el 99 por ciento de los colombianos que no lo conocen saber que Carlos Pérez Norzagaray es amigo 'de partir un confite', con figuras como Fidel Castro y Henry Kissinger; Carlos Andrés Pérez y los heliotropos 'adecos' de Venezuela; los ejecutivos de la 'Internacional Socialista': Willy Brandt. Felipe González o Lionel Jospin, sucesor de Mitterrand en el partido socialista francés; 'gente de Carter' como Hans Jordan (...).

Prefiere seguir entre su casa de Bogotá, su finca de Girardot y los hoteles más 'campanilludos' de Londres, París, Nueva York o Panamá, a donde siempre viaja -con sus recursos- por lo menos una vez al mes -a pesar de su aero-pánico-, como peregrino de una actividad febril, que no le depara plata ni poder efectivo, pero lo mantiene al tanto de lo que pasa en el mundo. (...)

Su atuendo personal -trajes, zapatos, corbatas y camisas exclusivas de Bond Street- delata a un diplomático de carrera. Sólo que Carlos Pérez Norzagaray es 'diplomático' privado de sí mismo y de sus influyentes amigos de todo el universo.

Johnnie Walker, su viejo amigo conserje del Hotel Claridge's, de Londres, conoce a sus sastres, camiseros y corbateros de Saville Row, y Gerard, el 'concierge' del Plaza Atenée, de París, sabe cuáles son sus predilecciones francesas. Ellos se encargan de hacer sus valijas, mientras Pérez atiende múltiples compromisos.

Por su inglesa casa bogotana -de refinamientos y elegancias burguesas- han desfilado las más eminentes personalidades que visitan a Colombia (...) Allí está siempre atenta, su bella y juvenil esposa, Josefina Dávila, dueña de cultura y elegancia competibles apenas con las de su hermana Beatrice, esposa del embajador en Pekín, Julio Mario Santo Domingo.

Pero en la casa o en la hacienda de los Pérez Dávila se vive y se come a la colombiana. Los dos frecuentan el mercado y comparten las 'afugias' de la vida doméstica en este país.

Sus cuatro hijos: Carlos Alejandro, Luis Felipe, Juan Manuel -estudiantes de exclusivos 'colleges' americanos- y Josefina, de primaria en el aledaño Liceo Francés, se sienten y son orgullosamente colombianos... (...)

Siempre en el lopismo, formó parte -junto a Santiago Salazar Santos, Álvaro Uribe Rueda, Hugo Latorre Cabal- de la juventud lopista; Pérez heredó de su padre, el médico Julio Pérez Hoyos, una amistad fraterna con el presidente López Pumarejo, que transfirió luego a su hijo Alfonso López Michelsen, en cuyas dos campañas ha contribuido entusiásticamente.

Cachaco por lo Pérez (familia de rancia estirpe bogotana) y llanero por su madre Norzagaray, araucana. La alegre y extrovertida personalidad de Carlos Pérez reúne ambos temperamentos. Por eso aceptó, casi menor de edad, la Intendencia de Arauca, que desempeñó en los dos primeros años de la segunda administración López, lapso en el cual, sin embargo, no aprendió a nadar ni a montar a caballo. Sus vínculos con el 'Arauca vibrador', se reducen a una leve 'venezolaneidad' del lenguaje, acrecentada por su larga y permanente relación con los líderes de Acción Democrática, exiliados en Colombia: Betancourt, Leoni y Pérez.

Al punto que el día de la elección de Carlos Andrés, en la sede de su staff, en Caracas, había un despacho privado al que sólo tenían acceso dos Pérez: el Presidente electo y el colombiano Carlos. Carlos Andrés no se 'atortoló' de la acusación de 'colombiano' hecha por los copeyanos y, al contrario, incrementó su relación con Colombia, a través de Pérez Norzagaray. Son frecuentes sus viajes no publicitados a Colombia, para hablar con él de asuntos comunes y, más aun, sus citas en Nueva York y Panamá.

Conocía a Omar Torrijos, (el hombre fuerte que haya dado Panamá) por conducto de Gabriel Lewis, embajador de Panamá en Washington. Esa relación fue suficiente para echar las bases de una sólida amistad, desde su primer encuentro formal, cuando acompañó a López a Panamá, como Presidente electo, en junio de 1974. A partir de entonces, Carlos Pérez y Torrijos se volvieron 'íntimos de casa', según la expresión bogotana. Como Embajador volante de López Michelsen, para el Caribe, fue vital su desempeño, en la conformación de la política que hizo posible la recuperación del Canal y la preservación de los derechos de Colombia en esa zona. Concluido el gobierno de López, Carlos Pérez ensanchó su amistad con Torrijos hasta su muerte absurda y la prosiguió con el Presidente Royo y el coronel Noriega. 
 
Aun más sorprendente resulta la probada amistad de Carlos Pérez -demócrata, liberal y reaccionario- con Fidel Castro y los más altos jerarcas comunistas de Cuba.

Discreta, en un rincón de su biblioteca políglota -entre costosísimos tomos de la colección 'Asprey' (200 dólares, mínimo, cada tomo)- está su foto, 'en plan rumboso' con Fidel, que envidiaría cualquier comunista colombiano.

Pérez pertenece al selecto 'club' de amigos a quienes Fidel enviaba -por conducto de la Embajada- cajas del mejor tabaco cubano, Cohiba, con anillo marcado con el nombre y la bandera nacional, como apenas lo hacía con Tito, Bumedién y Torrijos.

"Fidel, Carlos Andrés y Torrijos -resumía un diplomático enterado- abandonaban una sesión del Gabinete, para recibir a Carlos Pérez". De cabello entrecano, pero de aspecto más joven que sus contemporáneos -verbo fácil y chascarrillos de raizal bogotano-, Pérez trasiega por los laberintos de la historia de Colombia y del mundo, en forma erudita y convincente.

Su fuerte es la conversación, desde las 7 de la mañana, cuando recibe la primera llamada, hasta las 11 de la noche, cuando despide en la puerta blanca de su casa de La Cabrera, al último contertulio: un ex presidente, un candidato presidencial, un embajador o emisario ilustre.

Rehúye la publicidad, no obstante que su actividad diaria podría merecer varias columnas de primera página. Con mayor razón las crónicas sociales, a pesar de que ese menester demanda mucho de su tiempo.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.