Sábado, 21 de enero de 2017

| 1993/09/27 00:00

UN NEGOCIO POLEMICO

Más de tres mil procesados han negociado su condena con la Fiscalía. ¿En qué van los casos más gordos?

UN NEGOCIO POLEMICO

CUANDO SE INCLUYO EN el nuevo Código de Procedimiento Penal un mecanismo de negociación de penas con los sindicados que aceptaran confesar sus delitos, fueron muchas las voces que se alzaron para protestar por lo que consideraban una herramienta de alto riesgo. Pero a pesar de las críticas, el uso de esta herramienta se ha extendido: la Fiscalía General ha celebrado 7.843 audiencias con este fin, los jueces aprobaron 3.158 negociaciones e improbaron 1.810, quedando por definir las restantes.
No todas las negociaciones, sin embargo, han sido igualmente importantes. Por eso, la opinión pública sólo se ha enterado de algunas de ellas. El caso de Iván Urdinola, por ejemplo, llamó la atención de muchos analistas que consideraron que una condena de poco más de cuatro años rcsultaba quizás muy corta frente a los delitos confesados.
La principal ventaja de este mecanismo es que permite a los jueces dictar sentencia rápidamente con la sola confesión del delincuente, y sin correr el riesgo de que en el curso del juicio, las pruebas en contra del acusado se vengan abajo y el asunto termine en una exoneración. Pero a la vez, si el sistema es mal utilizado, se puede dejar en libertad en pocos meses a muchos delincuentes.
La terminación anticipada del proceso sin embargo, es defendida a capa y espada por los funcionarios de la Fiscalía. El vicefiscal Francisco José Sintura, quien ha tenido que negociar con casi todos los narcotraficantes que se acogieron a los decretos de sometimiento a la justicia, asegura que "el problema no es de la Fiscalía General, como algunos piensan, sino de la Ley que establece una rebaja automática de una tercera parte de la pena si la persona confiesa un delito, una sexta parte si delata a otro delincuentes, otra sexta parte si llega a un acuerdo con la Fiscalía y la mitad si colabora y entrega sus bienes". Y es ahí donde según algunos puede estar la falla, pues con tantas rebajas automáticas, llegar a una condena larga resulta casi imposible. A resolver este asunto conducía un decreto de conmoción interior dictado hace algunos meses por el Gobierno, que le daba a los fiscales mayor flexibilidad a la hora de negociar con los abogados defensores. Pero una decisión de la Corte Constitucional echó por tierra la medida.
Aún así, el mecanismo sigue siendo defendido por la Fiscalía. Un funcionario de la Dirección Nacional de esta entidad, comparó en diálogo con SEMANA la negociación de penas con el fútbol: " Unas veces se gana, otras se empata y, en el menor de los casos, se pierde". Aquí están algunos de los casos más sonados, que pueden servir para evaluar los resultados de la aplicación de este instrumento.
Jorge Luis Ochoa Vásquez, 8 años y medio.
CONFESION: exportación aproximada de 3.000 kilos de cocaína de Colombia a Estados Unidos. Negó ser jefe del cartel de Medellín. No delató a ningún socio. Entre sus actividades comerciales destacó la cría y venta de reses de lidia.
COLABORACION Y ENTREGA DE BIENES: entregó fincas en Antioquia y la Costa Atlántica, vehículos y apartamentos en Medellín. Inicialmente, todas las propiedades fueron avaluadas en 2.000 millones de pesos.
CARGOS Y PENAS: narcotráfico, concierto para delinquir, enriquecimiento ilícito y utilización clandestina de pistas. La Fiscalía pidió una condena de 18 años y seis meses. pero fue condenado a ocho años y seis meses de prisión.
Iván Urdinola Grajales, 4 años y medio
CONFESION: exportación de 3.000 kilos de cocaína hacia Estados Unidos entre 1983 y 1990. Negó toda participación en las matanzas del norte del Valle del Cauca. Negó pertenecer al llamado cartel del norte del Valle del Cáuca.
BIENES: entregó cheques de gerencia por 750 millones de pesos. Puso a disposición de la Fiscalía bienes avaluados en 1.000 millones de pesos. Delató a su socio Hernando Angel Vargas, "Bomba".
CARGOS Y PENAS: narcotráfico, concierto para delinquir, enriquecimiento ilícito y porte ilegal de armas. Vinculado a procesos por homicidio. Condenado a 17 años y seis meses, los cuales fueron rebajados a cuatro años y seis meses.
Jorge Enrique Velásquez, libre por colaboración CONFESION: delató a José Gonzalo Rodríguez Gacha por lo cual habría recibido un millón de dólares y a Leonidas Vargas. "El Viejo". Escribió el libro " Cómo me infiltré y engañé al cartel de Medellín".
COLABORACION Y ENTREGA DE BIENES: informante de las autoridades durante el tiempo que permaneció detenido en la Dijin y en la cárcel de Cali.
Recibió dos millones de dólares del cartel de Cali.
CARGOS Y PENAS: porte ilegal de armas de uso privativo de las Fuerzas Militares y utilización de documentos públicos falsos. Condenado a 78 meses.
Quedó libre por colaborar con las autoridades.
Gonzalo Mejía Sanín, 7 años
CONFESION: negó pertenecer al estado mayor del cartel de Medellín, aunque reconoció que trabajó muchos años para Carlos Ledher. Actuó como comisionista en algunos embarques de cocaína a EE. UU.
COLABORACION Y ENTREGA DE BIENES: fue el primer narcotraficante que se acogió a los decretos de sometimiento.
No delató a nadie y entrego a la Fiscalía General 60.000 dólares y varios vehículos.
CARGOS Y PENAS: narcotráfico, enriquecimiento ilícito y concierto para delinquir. La Fiscalía pidió 17 años de prisión, pero, luego de la negociación, fue condenado a siete años efectivos.
Juan David Ochoa Vásquez, pendiente
CONFESION: exportación de cocaína a Estados Unidos. Dijo trabajar en sociedades comerciales con sus hermanos.
Negó cualquier vínculo comercial con el cartel de Medellin y con Pablo Escobar.
COLABORACION Y ENTREGA DE BIENES: fue el último de los Ochoa que se sometió a la justicia. No delató a nadie. Entregó dinero, fincas y vehículos.
CARGOS Y PENAS: narcotráfico,concierto para delinquir y enriquecimiento ilícito. No tiene procesos pendientes en el exterior. Su situación legal será definida el 18 de noviembre por un juez de la República.
Fabio Ochoa Vásquez, pendiente
CONFESION: exportación de cocaína hacia Estados Unidos. Aunque admitió conocer a Pablo Escobar Gaviria, negó cualquier vínculo con el cartel de Medellín. Dijo dedicarse a la ganadería y a la cría y venta de caballos de paso.
COLABORACION Y ENTREGA DE BIENES: fue el primero de los hermanos Ochoa Vásquez que se sometió a las garantías de los decretos 3030 y 2047.
No delató a nadie. Entregó dinero, apartamentos y vehículos.
CARGOS Y PENAS: narcotráfico concierto para delinquir y enriquecimiento ilícito. Está acusado de otros tres cargos en Estados Unidos, entre ellos el asesinato de Barry Seal. Su situación se definirá el próximo 4 de octubre.
·Otoniel Vanegas Pérez, fallo anulado
CONFESION: reconoció su militancia en los grupos paramilitares que comanda Fidel Castaño en el Urabá antioqueño y en Córdoba. Negó su participación en las matanzas de las fincas bananeras Honduras y La Negra .
COLABORACION Y ENTREGA DE BIENES: no delató a nadie de su organización, aunque esporádicamente había brindado colaboración a las autoridades acerca de actividades de miembros del cartel de Medellín.
CARGOS Y PENAS: secuestro y asesinato de Alfonso Ospina Ospina. La Fiscalía pidió una condena de 28 años, los cuales fueron rebajados a 19. El Tribunal Nacional anuló el fallo por considerar que la pena era excesiva.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.