Miércoles, 22 de octubre de 2014

| 2012/05/29 00:00

‘Un Robin Hood paisa’: El primer artículo sobre Pablo Escobar

Este es, sin lugar a dudas, uno de los artículos más controvertidos que ha aparecido en la historia de SEMANA. Se trata del primer reportaje sobre Pablo Escobar publicado en Colombia, en abril de 1983.

El artículo original fue publicado en la edición No. 50, del 19 de abril de 1983. Foto: Archivo Semana

Cuando apenas comenzaba a consolidarse el fenómeno del narcotráfico en Colombia y aún sus protagonistas no eran reconocidos por la opinión pública, SEMANA publico un polémico reportaje sobre Pablo Escobar, que por esos días organizaba un foro contra la extradición.
 
En la edición No. 50, del 19 de abril de 1983, se publicó el perfil del ‘Robin Hood paisa’. Luego en 1989, para la edición No. 367 del 16 de mayo de 1989, se reproducía aquel trabajo con el siguiente sumario:
 
“Este es, sin lugar a dudas, el artículo más controvertido que ha aparecido en la historia de SEMANA. Se trata del primer reportaje sobre Pablo Escobar publicado en Colombia. A través de este se le presentó a la opinión pública el polémico personaje que habría de jugar un papel tan determinante en la vida nacional en estos últimos seis años. El informe se hizo en abril del 83, cuando Escobar era solamente un suplente a la Cámara de Representantes y contra él no cursaba proceso judicial alguno ni en Colombia ni en el exterior. Las dimensiones que iba a adquirir el fenómeno del narcotráfico eran insospechadas aún para los más obsesionados con el tema, como el entonces ministro Rodrigo Lara Bonilla. En su momento el artículo fue interpretado por algunos sectores más como apología que como denuncia. Por considerarlo de interés histórico lo reproducimos, y dejamos al lector que juzgue por sí mismo”.

"Revista Semana, Edición No. 50, 19-25 de abril de 1983
 
Un Robin Hood paisa
 
Pablo Escobar, dueño de una controvertida e incalculable fortuna, fue el organizador del foro contra la extradición. 
 
En el basurero municipal de Medellín más de 2.500 familias han improvisado sus viviendas en torno a su única fuente de subsistencia: la basura. Allí cohabitan con ratas, perros y gallinazos con quienes se disputan los desperdicios y comparten los fétidos olores de la zona. Parecen no tener esperanza distinta que la de rebrujar entre los desechos el resto de sus vidas. Pero un ocasional observador se habría quedado sorprendido al presenciar la llegada de un automóvil Renault 18 color habano. De él se baja un hombre joven vestido como cualquier ciudadano corriente del centro de Medellín. De inmediato es abordado por los niños que se acercan a tocarlo, por las mujeres que se disputan la palabra para agradecerle algún favor o contarle algún problema, y por los hombres, que parecen observarlo como un lider que les merece todos sus respetos. "¡Llegó don Pablo, llegó don Pablo! ", se escucha gritar a algún pequeño. "Don Pablo, le resultó el puesto a mi sobrina", exclama agradecida una mujer.

¿Quién es don Pablo, esa especie de Robin Hood paisa,que despierta tanta excitación entre
centenares de miserables que reflejan en sus rostros una súbita esperanza,que no es fácil de explicar en medio de ese sórdido ambiente?.

Pablo Escobar Gaviria, quien hasta hace poco era un anónimo colombiano nacido hace 33 años en Envigado, Antioquia, es hoy uno de los más populares personajes de su departamento. El solo hecho de nombrarlo produce todo tipo de reacciones encontradas, desde una explosiva alegria hasta un profundo temor, desde una gran admiración hasta un cauteloso desprecio. Para nadie, sin embargo, el nombre de Pablo Escobar es indiferente.

No puede serlo, porque desde hace cerca de tres años muchos sienten que casi nada de lo que ocurre en el departamento se lleva a cabo sin su participación directa o indirecta. Y a pesar de que en el resto del país Pablo Escobar continúa siendo un personaje desconocido, el rumor de su enorme fortuna ha logrado traspasar las fronteras colombianas, hasta el punto de que se afirma que una importante revista norteamericana lo habría citado hace algunas semanas entre los cinco hombres más ricos del planeta, atribuyéndole un capital aproximado de cinco mil millones de dólares, cuyo origen nunca cesa de ser objeto de especulaciones.

Aunque es difícil determinar si su fortuna asciende a esta astronómica cifra, lo que es un hecho innegable es que es inmensa y que va acompañada por un estilo de vida desconocido hasta ahora en Colombia, particularmente tratándose de una persona de 33 años.
Solamente su hacienda "Nápoles", en las cercanías de Puerto Triunfo, está avaluada según los vecinos en una suma cercana a los 6 mil millones de pesos.
 
El mismo acepta que el solo costo de la tierra es de 4 mil 500 millones, pero aclara que fue su olfato de negociante el que le indicó que esas tierras que compró a 15 mil pesos la cuadra, con el tiempo llegarían a valorizarse hasta el punto de alcanzar rápidamente el precio de un millón. Su flotilla aérea incluye más de diez aviones y media docena de helicópteros y, según versiones, tiene ordenados un jet de cuatro turbinas y un helicóptero más con capacidad para 25 pasajeros. Sus allegados afirman que posee más de 200 apartamentos en los Estados Unidos.

Sus hobbies están en la misma dimensión:un zoológico con animales traídos del Africa, cuyo sólo costo de mantenimiento, se afirma, se acerca a los 5 millones de pesos mensuales. Además de estoftractores anfibios, aerobotes, cometas humanas conforman la gama de lo que él llama sus "máquinas" que amenizan su vida y recuerdan su juventud. Escobar se niega a tocar detalles relacionados con su exorbitante riqueza. La atribuye a una prematura vocación de negociante. "A los 16 años era dueño de un negocio de alquiler de bicicletas, me dediqué unos años al chance, cuando éste llegó a Medellín, después me ocupé en la compra y venta de automóviles y, finalmentes terminé negociando tierra". En lo que sí no tiene recato en hablar es sobre cómo la gasta. A pesar de algunas extravagancias aisladas, como un reloj con incrustaciones de diamantes, su apariencia personal y su personalidad son sorprendentemente sencillas. Su interés se concentra más bien en aquellas causas cívicas y políticas que promueve. Su vocación cívica parece no tener límite. El mismo afirma que tiene orígenes en sus épocas escolares, cuando "no tenía dinero y, sin embargo, siendo miembro de la acción comunal de mi barrio, promoví la construcción colectiva de un colegio y la creación de un fondo para los estudiantes pobres". Hoy, sus obras cívicas incluyen urbanizaciones enteras, canchas de fútbol, sistemas de iluminación, programas de reforestación, donaciones de tractores, buldózeres, etc. En la actualidad adelanta un programa de construcción de mil casas en un gigantesco lote de su propiedad.
Lo compró con el objeto de edificar un barrio, para trasladar a él a cientos de familias que habitan en la zona tugurial de Medellín e inclusive le ha dado empleo en su compañía constructora a algunos de los futuros beneficiados.

Como una de sus pasiones es la de los deportes, concentra parte importante de sus esfuerzos en la adecuación e iluminación de canchas de fútbol comunales. Cuando estas obras están terminadas, él mismo con pantaloneta y. guayos toma parte en el partido inaugural.

Con la misma intensidad con la que se dedica a las obras cívicas se dedica a la política. Aunque a nivel departamental no es más que el suplente de Jaime Ortega en la Cámara de Representantes, a nivel nacional es el principal impulsor del santofimismo. El carisma de Santofimio, respaldado por el dinero de Escobar, están transformando las costumbres políticas del país. Las giras que antes se hacían lenta e incómodamente en chalupas y en flota, hoy se realizan con la velocidad y comodidad que proporcionan sus aviones y helicópteros. En las manifestaciones, los oradores hablan desde tarimas de madera, construidas específicamente para la ocasión con cordones de seguridad y bombas de colores al estilo americano. En ocasiones importantes, los discursos son difundidos a todo el país en espacios comprados a las cadenas radiales. La jornada política generalmente termina con veladas multitudinarias amenizadas por el conjunto de Alfredo Gutiérrez y en donde se mezclan democráticamente los electores santofimistas con personalidades de la comitiva como Virginia Vallejo. Dada la imposibilidad de prever el número de asistentes a estos open house, la comida no tiene las elegantes pretensiones de un buffet, sino más bien la funcionalidad de una comida de cafeteria. El otro eje de su infraestructura organizativa es su gran amigo José Ocampo, apodado cariñosamente "Pelusa", quien es el dueño de la discoteca "Kevins", donde tuvo lugar el foro contra la extradición, y dispone de instalaciones como una finca, "La Virgen del Cobre", con facilidades comparables a las que se encuentran en "Nápoles".

Como es de esperarse, este nuevo estilo de hacer política causa indignación en sus rivales que, a su vez, son los rivales de Santofimio. Inmutable ante las acusaciones, afirma: "cuando uno es político tiene enemigos" y luego aclara que si tiene tantos defectos como los que le atribuyen, por qué no se los señalaban en el pasado, cuando algunos candidatos presidenciales aceptaron sus aportes financieros o el préstamo de sus aviones. No le tiembla el pulso para decir que "Galán es un falso moralista que incluye entre sus filas a los secuestradores de Gloria Lara" y en respuesta a unas declaraciones de Ernesto Samper sobre la vinculación de las mafias a las campañas electorales, afirma que no tiene autoridad moral para hacerlo, cuando desde hace años viene hablando de la conveniencia de la legalización de la marihuana.

Su principal preocupación política actualmente es la de la extradición de colombianos. Un tratado en vigencia, según el cual los colombianos residentes en Colombia que hayan incurrido en determinado tipo de datos en Estados Unidos pueden ser requeridos por las autoridades de ese país, constituye para él "una violación de la soberanía nacional". Por esto ha sido el organizador del foro contra la extradición, celebrado la semana pasada en Medellín.

El surgimiento de Pablo Escobar en el escenario nacional es un acontecimiento de trascendencia cuyas implicaciones están por verse aún. No hay antecedentes de respaldo financiero en política de esa naturaleza, ni obras cívicas de esa magnitud, emprendidas por particular alguno. De extracción humilde, con el poder que le otorga una fortuna incalculable y el deseo de ser el primer benefactor del país, este nuevo mecenas sin duda alguna, dará mucho qué hablar en el futuro".

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×