Miércoles, 7 de diciembre de 2016

| 2007/08/25 00:00

Un secreto a gritos

Estas son dos conversaciones entre la ex directora de la cárcel de Itaguí y la directora de la cárcel La Picota. En el diálogo entre las dos funcionarias queda evidencia que funcionarios del gobierno sabían de las irregularidades que estaban cometiendo los paramilitares desde la prisión

Un secreto a gritos

El 10 de abril de 2007 la entonces directora de la cárcel de máxima seguridad de Itagüí, Yolanda Rodríguez, le cuenta a Imelda López, directora de la cárcel La Picota, que dirigir el patio uno, en donde están recluidos los jefes paramilitares, es cuestión de locos. Todo el mundo da órdenes distintas: el director regional del Inpec, el director general, el Ministro de Justicia y hasta el presidente Álvaro Uribe.También le dice que en los próximos días los jefes paras van a empezar a salir de la cárcel hacia el club Villa Paula, para trabajar en los proyectos productivos. “Ahora el general dice que para sacarlos no se necesita autorización de nadie”.

YOLANDA RODRÍGUEZ HERNÁNDEZ: Aló.
IMELDA LÓPEZ: Hola mi reina, cómo anda, ¿qué hay de nuevo?
YOLANDA: Bien ahí entregando.
IMELDA: Ah ya estás entregando. ¿Ya llegó César?
YOLANDA: Sí.
IMELDA: ¿Y cómo anda el ánimo gorda, bien?
YOLANDA: Esto cada día se está poniendo peor. Eso aquí cambian de órdenes todos los días, el general ayer se puso bravo. No me habla porque hablé con el Fiscal General y él habló con el Ministro y me ayudó con mi traslado a Palmira.
IMELDA: Ay juemadre…
YOLANDA: Ahora el General dijo que pa’sacar los de justicia y paz no se necesita autorización de nadie.
IMELDA: ¿Pa’sacarlos pa’dónde?
YOLANDA: A diligencias, p’al médico.
IMELDA: ¿Y eso quién se inventó esa vaina? Si siempre se tiene que producir una resolución, por lo menos conmigo siempre salen así.
YOLANDA: Cada rato… cambian y cambian…
IMELDA: Ay pero mucha desorganización gorda, mucho lío.
YOLANDA: Sí, aquí uno no sabe qué se debe o no se debe hacer. Todos los días le cambian a uno la orden, que hay veces la dan hasta por Avantel. Está uno enloquecido, no sabe uno qué hacer.
IMELDA: Ay juemadre qué pereza.
YOLANDA: Todos los días dicen que los van a sacar a trabajar…
IMELDA: ¿Sí?
YOLANDA: Pa’ proyectos productivos, en Villa Paula. Qué marranera, qué ebanistería la que se maneja con esto.
IMELDA: Ay juemadre vida, no mija. Bueno pero te vas para Palmira. ¿Y cuántos internos tiene Palmira?
YOLANDA: 1.100. La zona es difícil y todo, pero por lo menos allá sí me voy a sentir que soy la directora. Yo aquí digo que no, y entonces ahí mismo ellos llaman al director general o sino al Comisionado de Paz, o sino al Ministro, y sino al Presidente…Entonces yo digo que no y me llaman de arriba, que sí. En eso vivimos todo el tiempo.
IMELDA: Ay no gorda, juepuerca vida, qué mamera.
YOLANDA: A uno lo que le aburre no son ni siquiera los internos. Es esa presión encima de los medios de comunicación, todo eso, esa maricada. Vive uno es en función de ellos.
IMELDA : Así como estoy yo. Ay no qué mamera estarle rindiendo cuentas a todos, menos al que uno debe. Eso es muy cansón.
YOLANDA: Por eso. Se les olvidan que son 603 internos y yo llevo cuatro meses trabajando para 40 y pico.
IMELDA : Sí.
YOLANDA: Trabajo sólo en función de ellos. Que vaya al patio uno...que vuelva al patio uno...así es todo el tiempo. No me joda, es muy cansón la vaina. Miguel, el asesor jurídico, vive metido en ese patio todo el día notificándoles todo lo que les llega. Todos trabajando en función de ellos.
IMELDA :Qué mamera gorda.


“Pero es que si hasta el jefe recibe”
El 6 de abril de 2007, Yolanda Rodríguez Hernández, la entonces directora de cárcel de máxima seguridad de Itagüí, habla con uno de sus subalternos de apellido ‘Guerrero’ sobre su traslado a Palmira, Valle, y de la corrupción que hay en la regional de Antioquia. “…No es lo difícil... pero si es que hasta el jefe recibe…”.

YOLANDA RODRÍGUEZ: Aló.
GUERRERO: Aló jefe, ¿Cómo está?, con Guerrero.
YOLANDA: ¿Hola que hubo, qué más? Acabé de llegar de vacaciones.
GUERRERO: ¿Verdad que la trasladaron?
YOLANDA : Si me voy pa’ Palmira.
GUERRERO: Ah, cómo así hombre.
YOLANDA: Sí. Delicioso, con tal de salir de esta hp regional. Así me hubieran mandado p’al Amazonas, cualquier cosa es mejor.
GUERRERO: Ah, bueno, eso está bien entonces, me alegra entonces.
YOLANDA : El director debe de llegar el lunes yo creo.
GUERRERO: Sí. ¿Verdad que hay un proyecto que iban a sacar un poco de guardia de ahí de Itagüí?
YOLANDA: Sí porque dicen que todos somos una partida de corruptos.
GUERRERO: Ah! ¿Sí?. ¿Menos el regional o qué?
YOLANDA: Sí. Qué tal. Dicen que tienen que buscar incorruptibles.
GUERRERO: Ah, ya.
YOLANDA: Tienen que buscar un bloque de incorruptibles.
GUERRERO: Eso es muy difícil con esa gente allá, ¿cierto?
YOLANDA: No es lo difícil, pero... si es que hasta el jefe recibe.
GUERRERO: Por eso.
YOLANDA: Sí.
GUERRERO: ¿Y ahí ya qué?
YOLANDA: ¡Uhmmm!
GUERRERO: Bueno, gracias jefa, se despide antes de irse.
YOLANDA : Sí señor.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.