Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 8/1/2014 12:00:00 AM

El curioso fallo a favor del soldado Dávila

El Consejo de Estado le ordenó al Ejército suministrar medicamentos para la impotencia sexual y pañales a un militar.

Que el Consejo de Estado ordene darle de por vida a un soldado pañales, y un medicamento para el tratamiento de la impotencia sexual puede parecer risible. Pero es muy en serio. Esto sucedió esta semana cuando el alto tribunal falló una tutela interpuesta por el soldado Rodrigo Hernán Dávila, de 24 años, quien fue herido con una bala en su columna durante un ataque de las FARC en el corregimiento de San José de las Hermosas, en Chaparral (Tolima) en el 2011.

A raíz de esta herida, un diagnóstico médico señaló que el soldado Dávila perdió de por vida el movimiento de sus miembros inferiores y del control de esfínteres, razón por la cual “debe usar pañal desechable e implementos de cateterismo cada seis horas, aunado a ello, presenta impotencia sexual por lo cual debe consumir una tableta diaria de un medicamento” cuyo compuesto principal es el tadanafilo.

El Ejército no le otorgó ninguno de los elementos ahora ordenados por la Corte bajo el argumento de que la entidad le ha dado todos los tratamientos y procedimientos incluidos en el POS y señalando que lo que solicita el soldado Dávila “no son medicamentos sino elementos de aseo que no pueden asignarse con el rubro de salud”, indicó el la Dirección de Sanidad en su momento
Dávila decidió entonces tomar acciones por su propia cuenta y entabló una tutela contra el Ministerio de Defensa -Ejército Nacional- al considerar que el Estado le estaba violando su derecho fundamental a llevar una vida digna y la entidad manifestó “un desinterés en su caso en particular máxime cuando dedico su vida a prestar servicios a la patria”.

El caso llegó a la sección segunda del Consejo de Estado, y por sorteo le correspondió el caso al magistrado Gustavo Gómez Aranguren, quien le ordenó a la Dirección de Sanidad del Ejército de manera urgente que le otorguen los elementos señalados.

Igualmente ordena en un término máximo de 48 horas notificada la providencia “se realicen los exámenes pertinentes para verificar el grado de impotencia sexual que padece y se estudie si es viable proporcionarle” el medicamento adecuado. 

Para el magistrado Gómez, aunque los pañales y el medicamento para la disfunción eréctil no pueden entenderse como un servicio médico “se trata de un elemento indispensable para la salud, para preservar el goce de una vida en condiciones dignas y justas de quien lo requiere con urgencia y debe ser facilitado de manera inmediata”  

Esta decisión sienta un precedente que permitiría a militares heridos, en similares o peores circunstancias, acceder a tratamientos, elementos y medicamentos que, tras perder sus facultades físicas, les posibilita al menos sobrellevar una vida en mejores condiciones.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1842

PORTADA

La voltereta de la Corte con el proceso de Andrade

Los tres delitos por los cuales la Corte Suprema procesaba al senador se esfumaron con la llegada del abogado Gustavo Moreno, hoy ‘ad portas’ de ser extraditado. SEMANA revela la historia secreta de ese reversazo.