| 2009/01/19 00:00

Un tris extravagantes

Un complejo que promete ser la Disneylandia de Colombia, y una torre que se presenta como la más alta de América Latina tienen alborotados a dos pequeños municipios. Pero hay dudas.

Un tris extravagantes

Los habitantes de dos pueblos están entre felices y perplejos. En cada uno de ellos -Buga (Valle) y Sabaneta (Antioquia)- empresarios de la región han emprendido mega obras turísticas que si se llegan a concretar, partirán en dos la historia de sus municipios.

Sin embargo, en los dos casos llueven las críticas. Para algunos habitantes, los proyectos rayan en la extravagancia. ¿Qué hace el pueblo más chiquito de Colombia, Sabaneta, con la torre más alta de América Latina? se preguntan algunos. O ¿cómo será un complejo estilo Disney en Buga, que para financiarse recurre a la venta anticipada de entradas? dicen otros. La respuesta de los defensores, es una sola: Cualquier municipio tiene derecho a transformarse y hacer del turismo una fuente de ingresos para su gente.

Pero, cuando se entra en detalles, saltan otros temores. SEMANA encontró que a pesar de sus diferencias, no sólo afrontan serios cuestionamientos, sino que, por ahora, parecen producto de Macondo.

¿Bugalandia?

Los moradores de Buga no dejan de orarle a su patrono el Señor de los Milagros para que se haga realidad el Vértigo Theme Park. La obra, al estilo Disneylandia, tendría montaña rusa de 4,7 kilómetros de largo, 770 villas y plaza de toros. Con una inversión de 700 millones de dólares, espera recibir un millón de visitantes anuales y generar 20.000 empleos en sus 250 hectáreas. Para tener una idea de su tamaño, a la veintena de parques temáticos de Colombia ingresan por año 1,5 millones de visitantes, y entre todos crean 1.500 empleos.

El creador de este 'milagro' es el guatemalteco nacionalizado en Estados Unidos Estuardo Benavides. Su idea surgió en 2004, cuando visitaba unas tierras que heredó su esposa, la colombiana Sandra Agredo.

La obra avanza a paso lento y con líos. Decidieron financiarse en parte con la venta anticipada de boletas y carnés de membresía en montos que van desde 70 hasta 20.000 dólares. "Sólo recibí una tarjeta con una clave que debo activar en una página web que no existe", dijo a esta revista un cadete que compró los servicios prepago en un stand instalado en agosto de 2007 en la Escuela Militar de Aviación de Cali.

Esos pequeños inversionistas se alertaron cuando incumplieron la fecha de inauguración en diciembre del año anterior. Hasta finales de 2008 hubo obreros en el predio y hoy apenas se ven obras menores como una vía de acceso, baterías sanitarias y un puente en madera.

En lo legal, el panorama es menos alentador. La curaduría de Buga dice que sólo tienen una licencia para 45.000 metros cuadrados; y se supo que no han pagado una multa de dos millones de pesos -"Si no tienen para pagar una sanción, qué se puede esperar de lo demás", dijo un funcionario de la CVC, entidad ambiental que los multó- y, como si fuera poco, en Cotelvalle, agremiación turística de la región, no conocen el proyecto.

SEMANA buscó voceros de Vértigo Theme Park, pero estos explicaron que sólo hablan con autorización de los inversionistas.

El más alto

Entre tanto, en Sabaneta, municipio anexo a Medellín, las ambiciones de un consorcio han llegado a preocupar a la comunidad. En los próximos dos años será construido, en una ladera, el edificio más alto del país y de América Latina (aunque hay torres en construcción que lo superarían). Una mole de 280 metros y 80 pisos, que costará 50.000 millones de pesos y que se llamará, tentativamente, Faro Monarca.

Una suma desproporcionada si se tiene en cuenta que ni siquiera en Medellín se ha planteado un proyecto de tal envergadura y que hasta hace una década -época en la que nació el consorcio-, Sabaneta era un pueblito sin más aspiración que convertirse en un municipio "tranquilo y verde", como rezaba su Plan de Ordenamiento Territorial.

En los últimos años ha sufrido una acelerada urbanización, se ha construido una veintena de torres, gracias a que después de 2002 se levantó la prohibición de construir más de cinco pisos, y se ha dado una preocupante reducción de sus suelos rurales. A Sabaneta peregrinan los devotos de María Auxiliadora.

Lo que no está claro es en qué va el proyecto de la torre. Hasta el jueves pasado, tanto los medios como el consorcio Monarca aseguraban que era inminente el inicio de la obra. Sin embargo, un día después, los voceros se retractaron y explicaron que sólo están en la etapa de diseño y evaluación.

La cuestión va más allá de construir un rascacielos. El asunto, según parece, es que Sabaneta tiene dueño: el municipio más pequeño del país en manos de privados.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.