Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 11/24/1997 12:00:00 AM

UN TRIUNFO CANTADO

Nadie pudo hacerle mella a la popularidad de Juan Gómez Martínez en Medellín.

La segunda elección de Juan Gómez Martínez como alcalde de Medellín estaba escrita desde el principio. La redactó Fabio Valencia Cossio cuando lo postuló como candidato del Partido Conservador, la subrayaron las encuestas y la firmó el Partido Liberal. En abril de este año, durante un homenaje que le rindió el conservatismo a Valencia Cossio, el tradicional político antioqueño aprovechó la ocasión para lanzar al ruedo a dos pesos pesados, y decirle al Partido Liberal que en Antioquia la campaña sería entre grandes contrincantes. Los elegidos eran Juan Gómez Martínez, para la Alcaldía, y Luis Alfredo Ramos, para la Gobernación. Ambos eran políticos tradicionales que habían obtenido su popularidad después de pasar por la Alcaldía de Medellín. Ramos jamás lanzó su candidatura; Gómez Martínez, en cambio, no lo dudó por un instante. Su respuesta a Valencia Cossio fue "jefe, dé las órdenes". Ante esto, ningún otro conservador se atrevió a subirse al escenario y los liberales tampoco encontraron quién se le midiera a un peso pesado de la talla de Gómez Martínez. Además del respaldo político con que contaba, el candidato conservador gozaba del prestigio que le otorgaba su relación con el periódico El Colombiano, una alcaldía en la cual había conseguido cambiar su imagen de político tradicional por la de líder cívico y un ministerio de Transporte que lo colocaba como un personaje nacional. Desde el principio Gómez Martínez duplicó en las encuestas a los siete aspirantes restantes. Luis Pérez Gutiérrez, quien terminó de candidato de las mayorías liberales después de haberle ganado una encuesta a Armando Estrada Villa, a pesar de su excelente hoja de vida y de su reconocimiento como secretario estrella de la actual administración nunca logró hacerle mella a la inmensa popularidad de Gómez. El enfrentamiento liberal entre los viejos caciques, como Bernardo Guerra Serna y César Pérez García, con la nueva ola de seguidores de Alvaro Uribe Vélez no permitió consolidar una candidatura única del partido. Esta situación contribuyó a colocar a Gómez Martínez como un ganador sin contrincante a pesar de los cinco candidatos que llegaron hasta el final de la campaña el domingo pasado. Con el triunfo de Juan Gómez Martínez en Medellín el Partido Conservador obtuvo su tercer alcalde consecutivo. Desde la administración de Omar Flórez el liberalismo no ha logrado congregar otra vez en las urnas a la mayoría de sus seguidores.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1830

PORTADA

En la cuerda floja

La economía avanza a paso muy lento. Se necesita con urgencia un estartazo, pero el desánimo y el pesimismo limitan las posibilidades de una recuperación.