Sábado, 10 de diciembre de 2016

| 2003/07/13 00:00

Un vuelo misterioso

El accidente de una avioneta en el corazón de Medellín dejó una serie de dudas que aún están por resolver.

Poco se iba imaginar Rosalinda Bedoya Henao, una mujer de 73 años de edad, que un hecho sin precedentes iría a sorprenderla de tal forma en la mañana del lunes de la semana pasada. Una avioneta particular, con matrícula brasileña Ptcda- BE80, se precipitó sobre el segundo piso de su vivienda en la calle 63 con carrera 47A, en pleno barrio Prado, en el centro de Medellín. El hecho, que sucedió un poco antes de las 7:30 de la mañana, ocasionó destrozos y cuatro muertes, la de los tres tripulantes de la nave y una persona que pasaba por la acera en ese momento. La buena fortuna quiso que a Rosalinda, a su hija Clara y a su mimada perra Odoratta, una cocker spaniel, no les pasara nada.

Sin embargo lo sucedido abrió varios interrogantes que han llamado la atención, no sólo de los organismos que tienen que velar por la seguridad de estos vuelos sino del mismo alcalde de Medellín, Luis Pérez Gutiérrez. A pesar de que Isabel Nieto, gerente del aeropuerto Olaya Herrera, aclaró ante los medios que la avioneta salió a las 7:18 de la mañana con un plan de vuelo debidamente registrado en la oficina de la torre de control, el Alcalde planteó su inconformismo por la poca información que ha sido suministrada. Específicamente con algunos detalles, como el objeto del viaje, la estadía de la avioneta en la ciudad y la ocupación de sus tripulantes, hechos que al cierre de esta edición aún para él eran un misterio. "Como autoridad no hemos recibido información completa de los organismos de seguridad. No sabemos a ciencia cierta las identidades del piloto italiano y de los dos acompañantes que murieron en la aeronave. No sabemos por qué el avión permaneció 25 días en la ciudad. Y, por otra parte, ha llamado la atención que fuera del cuerpo del piloto, que sería trasladado a Bogotá, los otros dos cuerpos no hayan sido reclamados hasta el momento", señaló Pérez Gutiérrez.

Mantenimiento

Según el itinerario que conoció SEMANA la avioneta había ingresado al país por Barranquilla, luego habría estado en Bogotá y finalmente llegado a Medellín, el pasado 27 de junio a las 6 de la tarde, tal como consta en la minuta que lleva la Policía Aeroportuaria del terminal regional. Adicionalmente Isabel Nieto precisó que la nave había sido conducida al hangar 85, que tiene un taller, con el fin de practicarle un mantenimiento según le habían reportado los inspectores de seguridad que están en la rampa. "Realmente la avioneta permaneció en Medellín tan sólo 11 días, desde el 27 de junio hasta el 7 de julio, aclaró. En torno a los daños ocasionados, lo último que supimos es que un señor Froylán González Betancur habría llamado desde fuera de la ciudad a notificarse y aclarar que este lunes se presentaría para responder", agregó la funcionaria.

Por su parte el comandante de la Policía Metropolitana, general Leonardo Gallego, confirmó a SEMANA que los otros detalles están siendo objeto de investigación por parte de dos entidades, la Aerocivil, en lo que tiene que ver con el accidente, y la Fiscalía en lo que corresponde a las identidades y motivos de presencia y permisos de las personas. "Las averiguaciones apenas han comenzado, hay que esperar para esclarecer mejor qué circunstancias rodearon estos hechos", enfatizó el oficial.

Con respecto a las identidades de los ocupantes, otra de las incógnitas que persisten, se supo en forma extraoficial que se trataba del italiano Giovanni Bordeux, quien comandaba la nave, y los técnicos de vuelo Carlos López y Humberto Parra. Al cierre de la edición el cuerpo del piloto había sido reclamado por su hijo y uno de los técnicos que lo acompañaban fue solicitado por un hermano que lo condujo al Meta. Queda un cuerpo, que todavía figura como NN, esperando ser identificado y reclamado. Esta información está siendo objeto de investigación por la Policía Judicial. El alcalde exige claridad de estos hechos mientras en la ciudad rondan cada vez más preguntas sobre éste y otros vuelos misteriosos de los que se habla con creciente insistencia.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.