Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 8/7/2010 12:00:00 AM

"Una cosa es la unidad alrededor del gobierno y otra cosa la unidad nacional"

Por primera vez desde que perdió las elecciones, Antanas Mockus habla de la campaña, del nuevo gobierno y del futuro del Partido Verde.

SEMANA: ¿Cuáles son las perspectivas del Partido Verde en el corto plazo?
Antanas Mockus:
Más que perspectivas, tenemos retos. En el Partido Verde hay un grupo muy grande trabajando en temas programáticos y otro en temas electorales. Tenemos que articularlos y pensar cómo convertimos el discurso que defendimos a nivel nacional en propuestas locales y departamentales que vayan de la mano del tema electoral. El año entrante hay elecciones de alcaldes, gobernadores, concejales y diputados, y, con esas propuestas, debemos conquistar ese escenario.

SEMANA: ¿Tienen algo definido sobre la estrategia para esas elecciones?
A.M.:
Estamos avanzando en el tema. Por ahora tenemos claro que a la gente le gustó el mecanismo de la consulta. Y como el Estado no paga las consultas locales ni regionales, tendremos que inventarnos un mecanismo similar para que la gente escoja a los candidatos del partido. Si no logramos hacer consultas, este mecanismo podría ser, por ejemplo, el de las encuestas.

SEMANA: ¿Seguirán teniendo la misma política de rechazo a las alianzas?
A.M.:
La posibilidad de ser más flexibles se está abriendo y hay que evaluarla con cautela. En lo personal, me da pánico que con las alianzas se pierdan principios, pero soy consciente de que debo educarme para no estar tan prevenido frente a ellas.

SEMANA: ¿Cómo se siente después de una campaña tan dura e intensa?
A.M.:
Con algo de pesimismo en el cerebro, pero con optimismo de corazón. Siento que si al cariño que logramos suscitar en campaña le hubiéramos añadido algo de populismo, habríamos ganado fácilmente. Pero esa no era una opción para ninguno en el equipo.

SEMANA: ¿De qué cosas de la campaña se arrepiente?
A.M.:
Nunca estuvimos preparados para los ataques; confiamos mucho en la nobleza del contendor; no demostramos que del otro lado había algo de exageración y populismo, y nos faltó prepararnos para defendernos. Me quisieron mostrar como un tipo que no cree en Dios, pero fui un competidor transparente. Me quedé con el pecado y sin el género.

SEMANA: ¿Qué va a hacer ahora?
A.M.:
Voy a seguir presidiendo Corpovisionarios, la ONG encargada de hacer asesorías y estudios en el tema de cultura ciudadana.

SEMANA: ¿Cómo ve su futuro político?
A.M.:
Seguiré siendo un miembro activo del Partido Verde, y la fuerza de mi voz en la política no solo dependerá de mí. Los medios de comunicación son los que ayudan a definir quién tiene un rol político importante y quién no.

SEMANA: ¿Qué opinión tiene del proyecto de unidad de Juan Manuel Santos?
A.M.:
Que una cosa es la unidad alrededor del gobierno y otra cosa es la unión nacional. La unión de los políticos alrededor del proyecto presidencial no necesariamente se refleja en la unión de la sociedad. Es racional invitar a todo el mundo a caminar en la misma dirección, pero es diferente si las riendas del proceso las lleva el gobierno o si las llevan los actores sociales. Venimos de ocho años de presidencialismo y estadocentrismo, y valdría la pena pensar en cómo promover procesos de unidad que no solo estén ligados a temas gubernamentales. La unidad entendida exclusivamente como el apoyo al gobierno puede convertirse en unanimismo.

SEMANA: ¿Cuál sería el papel del Partido Verde frente a ese posible unanimismo del que usted habla?
A.M.:
El Partido Verde puede darse el lujo de mantenerse por fuera de la lógica según la cual si el Presidente nombra un ministro de un partido, ese partido queda hipotecado al gobierno. Aquí la lealtad suele ser entendida como la incapacidad de plantear argumentos contrarios a los hegemónicos. Pero nuestra bancada no tendrá problema en expresar algo en contravía de las mayorías, si eso es consecuente con nuestros principios. La bancada verde es pequeña y por eso su fuerza depende más de su capacidad de argumentación que de su tamaño.

SEMANA: ¿Cómo ve las reformas que Santos ha anunciado para su gobierno?
A.M.:
Lo que un Presidente no hace en los primeros meses de gobierno no lo hace después. Por eso prefiero hablar de los avances de Santos cuando pasen 100 días de gobierno. Según mi visión, los problemas de Colombia no solo se logran con cambios formales. Las normas más importantes son las normas sociales, las regulaciones culturales, y el Estado tiene que intervenir en ese proceso.

SEMANA: En términos prácticos, ¿cómo podría incidir el Partido Verde en ese cambio cultural?
A.M.:
Creo que es imprescindible que promueva la creación de un nuevo Código de Policía en el que se establezcan los comportamientos cotidianos que deben tener los ciudadanos. Las normas formales de convivencia no se pueden limitar al Código Penal.

SEMANA: ¿Cómo evalúa el legado de Álvaro Uribe?
A.M.:
En los últimos años el país ha avanzado, pero algunas veces a través de métodos indebidos. De alguna manera se envió el mensaje de que todo es posible y de que, frente a ciertos fines, se pueden relativizar los medios. En alguna conversación alguien afirmó algo increíble; hablando de Uribe dijo: "Es que en el caso de él es distinto", y así trató de justificar que se le aceptaran cosas que en otro mandatario habrían sido inaceptables.

SEMANA: ¿Cree que se afianzó aún más la cultura del atajo?
A.M.:
Sí, pero en términos culturales el legado del 'todo vale' también tuvo contrapesos. Y estos vinieron de la justicia. La Fiscalía, por ejemplo, hizo presión y comenzó a destapar escándalos tan sonados como las 'chuzadas' o la yidispolítica. Debe haber más de uno que haya caído en la cuenta de que si toma un atajo o hace algo ilegal, tiene más riesgos de ser castigado.

SEMANA: ¿Por estos días cómo observa la transición de Uribe a Santos?
A.M.:
Creo que hay dos favores que Uribe le hizo a Santos. Decir que había campamentos de las Farc en Venezuela y haber presentado el proyecto para que el Ejecutivo nombre al Fiscal.

SEMANA: ¿Por qué favores?
A.M.:
Porque la crisis con Venezuela llegó a un límite y Chávez ya no puede amenazar más con el posible rompimiento de las relaciones con Colombia. La crisis tocó fondo y de ahí en adelante la situación solo puede mejorar. En cuanto a la idea de que el Presidente sea quien nombre el Fiscal, esta se basó en una propuesta que hizo Santos en campaña y que no era viable. Al presentar el proyecto, Uribe le evitó a Santos el desgaste. Lo que ahora me intriga es si Santos tendrá un lenguaje menos guerrerista frente a las Farc, si volverá a hablar de un eventual proceso de paz o no.

SEMANA: ¿Hasta cuándo cree que durará la disyuntiva política entre uribismo y antiuribismo?
A.M.:
Esa disyuntiva se desdibujó con la conformación de las nuevas mayorías en el Congreso. En particular, con la entrada de los liberales, antiguos contendores del uribismo, a la nueva coalición de gobierno. Ahora somos los del Polo, los verdes y Gustavo Petro los que estamos por fuera de esta coalición.

SEMANA: Se ha especulado mucho sobre la posibilidad de que Gustavo Petro entre al Partido Verde…
A.M.:
Yo no descarto esa posibilidad. Petro tuvo un buen desempeño como candidato y su historia política tiene valor: después de estar en un grupo armado hizo política oponiéndose a las armas. Al Partido Verde le interesa crecer sin clientelismo y la figura de Petro es acorde a este propósito. Sin embargo, existe una norma en los estatutos del Partido Verde según la cual para que alguien entre, todos los miembros de la dirección nacional tienen que estar de acuerdo.

SEMANA: ¿Cree que Enrique Peñalosa vetaría a Petro?
A.M.:
Estuve en el debate que Petro hizo en el Congreso sobre las losas de TransMilenio y en el que cuestionó la buena fe de Peñalosa. Alguna vez le dije a Petro que uno no podía confundir una falla de gestión, relacionada con la mala calidad del material de las losas, con una actitud intencional del alcalde. Aunque se puede decir que Petro fue injusto ahí, hay que reconocer que alguna vez todos nos hemos dicho cosas pesadas, a veces injustas, pero las hemos superado.

SEMANA: ¿Ha hablado recientemente con Petro sobre la posibilidad de que entre al Partido Verde?
A.M.:
Todavía no.

SEMANA: ¿Sigue escribiendo en Twitter?
A.M.:
Después de un mes, me estoy conectando nuevamente. Sigo creyendo en el poder de las redes sociales.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1855

PORTADA

Exclusivo: la verdadera historia de la colombiana capturada en Suiza por ser de Isis

La joven de 23 años es hoy acusada de ser parte de una célula que del Estado Islámico, la organización terrorista que ha perpetrado los peores y más sangrientos ataques en territorio europeo. Su novio la habría metido en ese mundo.