Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 4/28/2003 12:00:00 AM

Unas de cal y otras de arena

Mientras las relaciones con Venezuela mejoran en un clima de cordialidad con Nicaragua el presidente Uribe esgrime el garrote.

El presidente Alvaro Uribe agarró el toro por los cuernos de las relaciones con Venezuela y Nicaragua. Ante su colega Hugo Chávez maniobró sutilmente para exigirle un trabajo sincronizado en la seguridad fronteriza y un pronto pago de las obligaciones comerciales. Al mismo tiempo, en el tema del país centroamericano sorprendió al anunciar que enviaría unidades de la Armada en la eventualidad de que Nicaragua iniciara exploraciones de crudo en áreas marítimas de Colombia.

Con Chávez todo salió mejor de lo esperado. El encuentro del miércoles de la semana pasada en Puerto Ordaz estaba tan precedido de roces entre funcionarios de ambas naciones que la cadena CNN le dedicó un inusual cubrimiento en vivo. Uribe puso de inmediato el tono de la jornada, lo que tuvo un efecto de shock en su interlocutor: "Esta no es la toalla de 'Marulanda' sino el poncho mío", le dijo mientras le entregaba el obsequio acostumbrado. Chávez, sorprendido, no sólo encajó bien semejante alusión sino que la hizo a un lado con sonrisas: "Fue una buena manera de romper el hielo, un buen chiste, más allá de la interpretación que se le quiera dar", explicó a los periodistas cuando le preguntaron el significado que le daba al presente.

De esta forma Uribe quiso dejarle en claro que la única relación posible entre los dos países debe hacerse entre los jefes de Estado y no entre Chávez y las Farc. Para disipar dudas, incluso el Presidente colombiano le dijo públicamente que el problema no era de semántica sino de legalidad. Al interrogárseles sobre si dos hombres tan disímiles se habían podido poner de acuerdo para calificar como terroristas a los guerrilleros de 'Tirofijo' Uribe precisó: "No importa si los llaman arcángeles o demonios, lo importante es que los persigan y los capturen".

Uribe logró así superar el punto más sensible y desde entonces la reunión transcurrió en un ambiente de cordialidad que pocos hubieran esperado. En ese ambiente distendido desempeñó un papel fundamental la química que empieza a evidenciarse entre los cancilleres Carolina Barco y Roy Chaderton Matos: "Fue gracias a ella, es toda una dama", dijo él en tono galante. "Al contrario, todo salió de maravillas gracias a Roy, es todo un caballero", le respondió ella al cumplido. La buena energía puesta por ambos ministros permitió que las 10 horas del encuentro fueran placenteras y, lo más importante, que se llegara a logros concretos: Chávez anunció, en el tema comercial, que su país iba a facilitar el pago de 320 millones de dólares que empresarios de Venezuela les adeudan a exportadores colombianos. De esta manera, a unas 2.400 empresas nacionales se les abre una luz de esperanza para recibir una suma importante. Muchas de ellas han estado en verdaderos aprietos debido a la caída de las exportaciones en 73 por ciento por la crisis interna de Venezuela.

También se fijó un calendario para que los presidentes y sus cancilleres se encuentren periódicamente. Se trata de que haya una comunicación directa y no se caiga en la diplomacia del micrófono, que hasta ahora ha levantado tantas pasiones. En lugar de invertirle energías a cruzarse acusaciones como "protectorado de las Farc" y "régimen de paramilitares", se comprometieron a impulsar programas de integración que beneficien a los dos pueblos. Entre ellos se destacan proyectos conjuntos entre las empresas estatales Pdvsa y Ecopetrol.

Si bien es cierto que la reacción de los observadores fue de complacencia por este sorpresivo ambiente de cordialidad no hay que perder de vista que aún subsisten problemas muy profundos que pueden volver a alterar las relaciones. Los hay de forma, como la locuacidad del vicepresidente José Vicente Rangel, quien incluso el día de la cumbre en Puerto Ordaz no pudo contenerse en Caracas para insistir en que "los paramilitares son los que están ejerciendo más presión en este momento en la frontera". Inevitables como "el saludo cálido y bolivariano de las Farc-Ejército del Pueblo" y de "irrestricta solidaridad con la Revolución Bolivariana de Venezuela, dirigida por el presidente Hugo Chávez Frías" enviado el mismo día por Internet "desde las montañas de Colombia". Y de fondo, como las dificultades que genera la guerra a lo largo de la frontera. También ese día la oficina de Acnur (Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados) alertó sobre el "alto número de desplazados" que provoca el conflicto armado. Sin embargo esta es la primera vez desde la posesión de Uribe que todo parece haber salido a pedir de boca en su relación con Chávez.

Pero si con Venezuela las cosas son de arena, con Nicaragua resultaban de cal. Mientras se desarrollaba la reunión en Puerto Ordaz desde Managua se enviaba un mensaje de intranquilidad cuando su gobierno anunció la posibilidad de licitar la exploración y explotación de petróleo en una zona marítima que Nicaragua reclama como suya. Para evitar dudas Uribe se salió de su tradicional prudencia para advertir con tono enérgico: "Si se comienza la exploración (del crudo) se procedería con la Armada a evitarlo".

Al final de la semana el canciller nicaragüense, Norman Caldera, se mostró conciliador y dijo que de ninguna manera su país iba a iniciar una exploración en una región sobre la cual los tribunales internacionales aún no hubieran fallado. Pero lo cierto es que Nicaragua volvió a dar un golpe de opinión, recurso que ya ha utilizado en otras ocasiones.

En efecto, ese país demandó a Colombia ante la Corte Internacional de Justicia en La Haya sobre la soberanía de una zona colombiana que alega le pertenece. Ahora anuncia una apertura de licitación para explorar yacimientos de crudo en la misma zona, aunque anuncia que ésta no se hará efectiva sino hasta que el fallo se produzca. Como ninguna compañía petrolera seria del mundo se presentará a licitación para una región que está en disputa, se trata de una amenaza vacía.

El problema es que la conducta internacional de Nicaragua es, como dicen los expertos, "pendenciera y de aventones y de pelea con sus vecinos". Como dijo uno de ellos a SEMANA, "así lo hizo en 1913 con el Tratado Bryan-Chamorro. En ese entonces le alquiló a Estados Unidos las islas Mangles por 99 años, siendo que en ese momento eran de propiedad de Colombia. Por ese mismo tratado autorizó a Estados Unidos a construir una base militar en el Golfo de Fonseca en territorio que era reivindicado por El Salvador, Honduras y Costa Rica. Esto motivó que Costa Rica y El Salvador llevaran a Nicaragua ante la Corte Centroamericana, la cual falló en contra de Nicaragua".

En este contexto se explica la reacción del presidente Uribe. Lo único que no podía hacer era quedarse callado. Naturalmente, en Managua el mensaje fue recibido en plan de víctima. "Colombia nos amenaza militarmente", tituló a todo lo ancho de su página El Nuevo Diario; "La batalla se ganará en los tribunales internacionales de justicia, que es donde recurrió Nicaragua, porque nosotros tenemos la razón", añadió el ministro de Defensa, José Adán Guerra. Probablemente no se llegará al uso de la fuerza pero se destaca el hecho de que el presidente Uribe haya, al igual que en caso de Venezuela, decidido tomar el toro por los cuernos, dejar a un lado el silencio y empezar también a pegar primero para defender sus derechos.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1855

PORTADA

Exclusivo: la verdadera historia de la colombiana capturada en Suiza por ser de Isis

La joven de 23 años es hoy acusada de ser parte de una célula que del Estado Islámico, la organización terrorista que ha perpetrado los peores y más sangrientos ataques en territorio europeo. Su novio la habría metido en ese mundo.