Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 11/15/2013 12:00:00 AM

La tragedia de los niños filipinos

Abandonados, desplazados, traumatizados, enfermos, la situación de los niños en Filipinas es crítica. Olga Isaza de Unicef explica cómo ayudarlos.

Vientos de 195 kilómetros por hora, olas de más de cinco metros, lluvias interminables. El tifón que se abatió el viernes pasado sobre Filipinas era un monstruo, con unas proporciones que nunca se habían visto. Una semana después la situación es dramática. Tres mil seiscientos filipinos perdieron sus vidas, 600.000 abandonaron sus hogares y a pesar de las promesas humanitarias, hasta ahora poco o nada les ha llegado. En medio de los escombros, de los cadáveres y de las enfermedades que empiezan a brotar, cuatro millones de niños sufren. Están enfermos, perdidos, desorientados, hambrientos, sedientos y son una presa fácil para todo tipo de abusos. Unicef, la agencia para la infancia de la ONU, invita los colombianos a ser solidarios y donar, así sea un peso.

¿QUÉ NECESIDADES HAY EN FILIPINAS?

Estiman que hay 4 millones de niños y niñas afectados por el tifón. Están sin agua, en unas condiciones de saneamiento muy precarias, no hay medicamentos, los virus empiezan a aflorar por las condiciones sanitarias, hay enfermedades respiratorias. En esas condiciones todo se agrava rápidamente.


Además muchos niños quedaron separados de sus padres, es una tragedia, no saben dónde están sus familiares y muchos otros quedaron huérfanos. Obramos por el reencuentro familiar.
Y ya después de la ayuda de primera necesidad vamos a atender las necesidades en educación.

Tenemos albergues, pero hay muchos problemas de convivencia, de violencia, de abuso. Son 4 millones de niños rondando. Las reglas de convivencia son muy difíciles de manejar, la gente está cansada, triste, hambrienta, angustiada. La condición humana sale a floto salvajemente.

¿CUÁNTO NECESITAN Y CÓMO DONAR?

La llamada es por 34 millones de dólares. Si cada colombiano dona un dólar, tendríamos 45 millones de dólares y ya la meta estaría cumplida. Esto tiene que circular para que se logre rápidamente la meta.


Tenemos tres canales, entre más puertas estén abiertas, mejor. Se puede donar a partir de un peso. Usen cualquiera de estos canales

- Para donación con tarjeta de crédito o débito puede ingresar a esta página.
- Cuenta Corriente en Bancolombia número 2070541430-4 a nombre de UNICEF.
- Dos líneas telefónicas : 3120022 en Bogotá y la línea gratuita nacional 01 8000 919 866

La plata se va ir en salud, medicamentos, montar salas de emergencia, alimentos, agua potable y reunificación familiar. Esas son las prioridades. Y de manera regular vamos a rendir cuentas sobre el uso de ese dinero. 

¿PORQUÉ DONAR SI EN COLOMBIA YA TENEMOS TANTOS PROBLEMAS?

Unicef sigue en Colombia, este fin de semana tenemos una carrera 10k por los niños en Putumayo. Pero en este específico momento los niños de Filipinas nos necesitan. Confío que los colombianos son muy solidarios, tenemos corazón para movernos, hoy nos necesitan allá, mañana podemos necesitar esa ayuda. Ese es el llamado, hoy por ti, mañana por ti. Como Indonesia, Colombia también tiene un riesgo alto frente al cambio climático, los desastres naturales, nos puede pasar.


¿SE PUEDE REGALAR UN MERCADO?

No recibimos ayuda en especie, manejarlas es muy difícil, la logística es complicada y es más costoso. Las necesidades están surgiendo ahora, tener los recursos disponibles nos permite responder de manera más inmediata. El dinero en estos casos importa, necesitamos tener la capacidad de inyectar recursos de manera rápida y sectorizada.



¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1839

PORTADA

Odebrecht: ¡Crecen los tentáculos!

Las nuevas revelaciones del escándalo sacuden al Congreso y al director de la ANI. Con la nueva situación cambia el ajedrez político al comenzar la campaña electoral.