Miércoles, 29 de junio de 2016

| 2016/03/06 19:45

Uno de cada diez niños en Colombia sufre desnutrición crónica, según Unicef

Así lo señaló el director ejecutivo de Unicef, quién llamó la atención sobre la falta de una alimentación adecuada durante los primeros mil días de vida del niño.

El director ejecutivo de Unicef, Anthony Lake, dio ese dato en una entrevista con Efe. Foto: Daniel Reina Romero / SEMANA

Uno de cada diez niños sufre desnutrición crónica en Colombia, un dato que "no es anormal" en el conjunto de América Latina y que es considerablemente menor que en África o el sur de Asia.

El director ejecutivo de Unicef, Anthony Lake, dio ese dato en una entrevista con EFE, al ser preguntado por los casos de muertes infantiles por desnutrición en Colombia.

"Hay niños que pasan hambre en todos los países del mundo, no solamente en Colombia", subrayó Lake.

Resaltó que la desnutrición aguda grave o severa -que hace que el niño tenga un peso muy por debajo del estándar de referencia para su altura- mata a niños en todas partes, especialmente en áreas en conflicto y en África, donde se puede incrementar.

El director ejecutivo de Unicef también llama la atención sobre la desnutrición crónica motivada por la falta de una alimentación adecuada durante los primeros mil días de vida del niño, lo que afecta a su desarrollo físico e intelectual.

Un niño que sufre desnutrición crónica presenta un retraso en el crecimiento (no alcanza la altura recomendada para su edad) y ve afectadas sus capacidades cognitivas e intelectuales, lo que tiene consecuencias irreversibles para el resto de su vida.

"No solamente daña su futuro, sino también el de su país", apuntó Lake.

Ante la desnutrición crónica de uno de cada diez niños en Colombia, destaca la necesidad de que tanto los gobiernos como los padres comprendan la importancia de una alimentación adecuada, así como de la lactancia materna durante los primeros meses de vida del niño, que le proporciona todos los nutrientes necesarios.

En Colombia, al menos cuatro niños de la comunidad indígena Wayúu han muerto en lo que va del año por problemas asociados a la desnutrición, situación que se ha agudizado en La Guajira, región norteña fronteriza con Venezuela, a raíz de la intensa sequía que azotó la zona.

La Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) pidió al Gobierno colombiano en diciembre pasado que adoptara "las medidas necesarias para preservar la vida y la integridad" de niños y adolescentes Wayúu en los municipios de Uribia, Manaure, Riohacha y Maicao.

Según cifras del Ministerio de Salud de Colombia, en el 2015 se registraron 38 casos de muertes infantiles asociadas a la desnutrición.

Con EFE.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.