Sábado, 10 de diciembre de 2016

| 2009/09/26 00:00

"Uribe ha sido un buen Presidente, pero está rodeado de un mal gobierno"

El candidato de Cambio Radical, Germán Vargas, habla de sus propuestas, lanza duros dardos contra el gobierno e insiste en competir en una consulta interpartidista con los liberales.

"Uribe ha sido un buen Presidente, pero está rodeado de un mal gobierno"

SEMANA: Hecha la consulta liberal, ¿insiste en participar en una consulta interpartidista?

GERMÁN VARGAS: Por supuesto, estoy comprometido en avanzar en una consulta con el candidato liberal para llegar con un criterio unificado a la elección presidencial. Esa podría ser el día de las elecciones parlamentarias y a ella podríamos invitar a otros sectores afines.

SEMANA: Comienza a discutirse la ley que reglamenta la reforma política, usted  ha mencionado observaciones al respecto, ¿cuales son?

G.V.: Tal y como está propuesta por el gobierno, algunos aspectos de esta reforma favorecen la reelección. Reduce los términos para adelantar campaña de cuatro a tres meses, lo cual beneficia al Presidente y nos restringe a los otros candidatos el tiempo para divulgar programas. Además, cambia las reglas en temas de financiación afectando a quienes quieran competir con él.

SEMANA: ¿En qué sentido?

G.V.: Mientras la norma actual da un porcentaje de reposición de recursos a los aspirantes presidenciales que obtengan más del 5 por ciento de los votos, el proyecto propuesto aumenta al 30 por ciento la votación que deben tener para que el Estado participe en la financiación de sus campañas. Según esto, tan sólo dos personas podrían acceder a la financiación: el Presidente-candidato y quien supere el umbral del 30 por ciento. Esto es antidemocrático porque limita y desmotiva la participación de las fuerzas políticas .

SEMANA: También comenzará el debate sobre la reforma tributaria. ¿Por qué es tan crítico de la propuesta del gobierno?

G.V.: Porque será la doceava reforma tributaria con la que tampoco se podrán hacer los cambios estructurales. Hemos tenido la oportunidad de simplificar el Estatuto Tributario y no lo hemos hecho. Por eso en esta ocasión Cambio Radical puso a consideración del Congreso un nuevo estatuto que cumple con las necesidades del país. Se deben eliminar los impuestos antitécnicos que se crearon de manera temporal y que se convirtieron en permanentes, como el 4 por mil y el de patrimonio. Además sería conveniente unificar en una sola tarifa el IVA reduciéndolo del 16 por ciento al 15 por ciento; establecer un impuesto de renta del 25 por ciento; y eliminar las exenciones que han costado billones y que hoy no tienen razón de ser. De avanzar en una reforma así, el recaudo tributario se incrementaría entre un 2 por ciento y un 3 por ciento del PIB.

SEMANA: ¿Qué opina de la destitución del director de Inco?

G.V.: Las conversaciones divulgadas son muy graves y establecen un fenómeno de corrupción. Celebro que al Presidente no le haya temblado la mano para destituirlo. Pero el daño está hecho: son siete los funcionarios que durante el gobierno de Uribe han salido del Inco. Por si fuera poco quedó en entredicho el proceso licitatorio, se retrasaron los cronogramas y, dado que había firmas internacionales participando, se enlodó la imagen de Colombia. Esto pasa porque muchos funcionarios creen que van a permanecer en el poder cuatro años más y que por eso pueden hacer lo que les venga en gana.

SEMANA: ¿Quiere decir que la sola idea de una segunda reelección genera ambiente para la corrupción?

G.V.: El espíritu de un tercer mandato está haciendo mucho daño en el Congreso y entre funcionarios corruptos que en el Ejecutivo creen tener licencia para prevaricar y robar. Uribe ha sido un buen Presidente, pero está rodeado de un mal gobierno. Eso lo evidencian sucesos como el del Inco, por los cuales, en parte, Colombia presenta semejante rezago en su infraestructura.

SEMANA: Uno de sus fuertes es el tema de infraestructura. ¿Cuál es su propuesta al respecto?

G.V.: Presenté un ambicioso programa de inversiones que comprometería 28 billones de pesos. Este nos permitiría avanzar en la construcción de autopistas de altas especificaciones para conectar a los principales centros de la población entre sí y con los puertos de carga y pasos fronterizos. También es importante recuperar la red secundaria y terciaria y avanzar en la construcción de carreteras estratégicas que amplíen la frontera agrícola y conecten zonas signadas por la violencia.

SEMANA: ¿Qué opina de todo el escándalo de las 'chuzadas'?

G.V.: Este parece un lío interminable. Aún no conocemos responsables, pero guardo la esperanza de que pronto la Fiscalía concrete las denuncias. Es inadmisible que después del escándalo de hace meses se siga interceptando ilegalmente a la oposición, a los dirigentes políticos y a los magistrados de la Corte, y todo el mundo se lave las manos. En mi caso, tengo conocimiento de que continúo siendo intervenido y de que se me han ordenado seguimientos.

SEMANA: ¿Cree que la solución es cerrar el DAS?

G.V.: Es paradójico. El gobierno anunció que despojará al DAS de aquellas responsabilidades que nunca fueron cuestionadas, pero mantiene las facultades de hacer inteligencia, que es donde se centran las denuncias.

Semana: Y en Bogotá, ¿continúa en la oposición?

G.V: Son los concejales del partido quienes vienen denunciando graves hechos que aquejan a la administración. Sigo pensando que como vamos, vamos mal. Bogotá va por mal camino y se ha generalizado la percepción de que la corrupción se entronizó en la administración.

SEMANA: ¿Y qué le espera a su campaña de aquí en adelante?

G.V.: Continuar con lo que he venido haciendo. Semanalmente visito alguna región para presentarles a los colombianos una propuesta diferente de mi programa. La semana pasada entregué el compromiso en materia energética, el martes presentaré el programa de justicia y las semanas siguientes lanzaré las políticas públicas de lucha contra la pobreza y de asuntos medioambientales. Así espero enriquecer el debate.

SEMANA: ¿El transfuguismo golpeó muy duro a su fuerza parlamentaria?

G.V.: El uribismo no escatimó esfuerzos para desarticular al partido. Hoy Cambio Radical está depurado y en proceso de crecimiento. Unos se fueron, otros llegaron y todos nos sentimos más tranquilos.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.