Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 11/18/2013 12:00:00 AM

Uribe insinúa que Santos oculta delitos de las FARC

La dura acusación del exmandatario es reacción a la afirmación presidencial de que el plan de atentado era viejo.

La tregua fue muy breve. El expresidente Álvaro Uribe Vélez volvió a atacar con dureza a Juan Manuel Santos y le echó tierra al agradecimiento que le había hecho hace menos de una semana. El pasado 12 de noviembre, Uribe expresó su gratitud al Jefe del Estado por la decisión de informarle del plan que tendría la columna móvil ‘Teófilo Forero’ de las FARC para atentar en su contra.

“La seguridad mía ha estado bien y no tengo sino gratitud con las Fuerzas Armadas”, dijo el exmandatario el mismo día en el que se conoció el plan contra su vida. De los 300 hombres que custodian a Uribe y a su familia, se pasó –por orden de Santos- a una cifra superior a la vez que se incrementaron las exigencias en los esquemas de seguridad.

Santos llamó al ministro de Defensa, Juan Carlos Pinzón, para ordenarle redoblar la seguridad del expresidente. Un hecho que Uribe valoró positivamente y que fue destacado porque era la primera vez en meses que este abandonaba sus trinos de crítica contra Santos por una expresión de amabilidad. Pero este lunes volvió a cargar contra él.

Uribe tomó de nuevo las riendas de las críticas constantes al gobierno y arremetió contra el presidente, luego de que este asegurara que el plan de atentado era viejo.

En declaraciones a Teleantioquia Noticias, Santos explicó que este plan de la ‘Teófilo Forero’ existe desde que él era ministro de Defensa y que sólo lo informaron para ser previsivos. Con la afirmación de Santos se le da la razón a muchos analistas que creían que el plan era un asunto del pasado y que había sido reencauchado en un momento en que el proceso de paz ha ido avanzando.

Por, escribió la columnista María Jimena Duzán, “las fuentes de inteligencia que consulté, esta serie de atentados que el ministro denunció con tanta preocupación y vehemencia y que según él mismo están sustentados en fuentes de inteligencia, no son nuevos. La realidad es que la inteligencia colombiana sabe de estos planes hace por lo menos cinco años y desde entonces los maneja como posibles hipótesis sin que hasta ahora nunca hubieran sido motivo de pronunciamientos públicos ni de grandes titulares. De hecho esos personajes son los más protegidos por el Estado y no desde esta semana, sino desde hace varios años”.

“Aterrador. Desmesurado”, aseguró Antonio Caballero: “Pero justamente por demasiado espectacular, por im-presionante, por aterrador y desmesurado, por truculento, y sobre todo por su contradictoria duplicación de objetivo –contra Uribe, enemigo de los diálogos de La Habana, y contra Montealegre, amigo de esos diálogos–, no creo yo que ese atentado presuntamente frustrado por los servicios de inteligencia militar haya querido ser un atentado de verdad”.

Pero una cosa es que los analistas fijen su posición a que lo haga el propio Jefe del Estado. Por eso, Uribe no tardó más de unos cuantos minutos para replicarle.

“No entiendo qué pretende el Presidente de la República al decir algo contrario a lo publicado por su Gobierno. Si su intención es ocultarle delitos a FARC para avanzar hacia el acuerdo de impunidad, no necesita hacerlo conmigo, jamás he pedido cambiar el rumbo por hechos relativos a mi persona”, indicó Uribe en un comunicado publicado en su cuenta de Twitter.

Allí también se refiere al esquema de seguridad de 300 personas que tiene él y su familia. “La noticia del atentado se ha utilizado para provocar cualquier clase de reacciones sobre las especulaciones promovidas por el Gobierno alrededor del número de personas que intervienen en mi seguridad y el costo para el erario estatal. Temas que confieso me preocupan en razón también de mi formación austera y de mi critica al Gobierno derrochón”.

De esta manera, se vuelve a agitar la relación entre los dos políticos, luego de una semana de gratitud y relativa calma.

Y en el medio unos ciudadanos que observan asombrados porque hasta ahora no sabe con certeza si hubo o no plan de atentar contra Uribe, si es viejo o no. Mientras la polarización aumenta: unos sea alinean con Uribe mientras los otros le creen a Santos.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1839

PORTADA

Odebrecht: ¡Crecen los tentáculos!

Las nuevas revelaciones del escándalo sacuden al Congreso y al director de la ANI. Con la nueva situación cambia el ajedrez político al comenzar la campaña electoral.