Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 10/3/2011 12:00:00 AM

Uribe metería la mano al fuego por María del Pilar Hurtado

A su paso por Santander, el expresidente no desaprovechó la oportunidad para defender a sus exfuncionarios cuestionados por la Justicia, cuestionar a la Corte Suprema y rechazar la posibilidad de un diálogo con las Farc.

Uribe, quien ha tenido una agenda muy intensa por estos días de campaña, le concedió una entrevista al diario Vanguardia de Bucaramanga en la que reiteró sus críticas a la Corte Suprema de Justicia; defendió la “honorabilidad” de sus hijos; dijo que metería las manos al fuego por la exdirectora del DAS María del Pilar Hurtado, quien es juzgada en ausencia por su responsabilidad en las interceptaciones ilegales, y se mostró preocupado por la seguridad del país.
 
“Los partidos políticos no pueden ser flor de un día, no pueden nacer por un entusiasmo de gobierno y morir al día siguiente”, arrancó diciendo sobre la importancia de las próximas elecciones para el Partido de La U. Después aseguró: “El Partido de La U está ubicado en el centro democrático, en el equilibrio entre la seguridad, la inversión y la política social, es un partido policlasista y aquí todos cabemos”.
 
Entonces el periodista la preguntó su opinión sobre la Reforma Política cuya discusión arranca en los próximos días.
 
“Me parece que resuelve factores adjetivos, pero hay factores sustantivos que no se han resuelto, como por ejemplo: en algunos sectores de la justicia hay sesgos ideológicos… hay un factor perturbador y es la injerencia política en la Justicia”, dijo.
 
Luego, el mandatario dio cuenta de su desacuerdo con algunas decisiones de la Fiscalía, de la que dijo que ha tomado decisiones “que no son en derecho”.
 
“A uno le enseñan que la verdad es indivisible y lo mismo hay que aplicar al testigo, no se puede creer que a un testigo en unos casos se le tenga por mentiroso y en otro como veraz”, dijo.
 
En criterio del exmandatario, la justicia le ha creído a la exrepresentante Yidis Medina en algunos casos y en otros no. “Es lo mismo de Rafael García en el caso del DAS con Jorge Noguera, están comprobadas muchas mentiras de García, pero para unas cosas no se le cree y para otras sí”.
 
Y “en el caso de Bernardo Moreno y las famosas interceptaciones de las que ha sido víctima nuestro Gobierno, que fue más bien una venganza de los criminales infiltrados, se creen unos testimonios, otros no; yo creo que el testimonio mío, bajo juramento, tiene que valer”.
 
Dijo que discrepaba de los magistrados Jaime Arrubla e Iván Velásquez, que no podía estar de acuerdo con su “orientación ideológica”. Y agregó: “Frente al caso de mis hijos, yo los forcé a trabajar desde pequeños como personas honorables y así lo han hecho”.
 
A la pregunta sobre si metía las manos al fuego por María del Pilar Hurtado, la cuestionada exdirectora del DAS que pidió asilo en Panamá, afirmó: “por supuesto… yo más bien le reclamo al periodismo que no averigüe por la hipótesis de la venganza criminal, es que falsificaron la firma de mi abogado Jaime Lombana en un papelito en que le pide al DAS unos seguimientos”.
 
Sobre la actuación de Santos frente a la seguridad, dijo que le parecía “muy grave”, pero que tenía la esperanza de que el Gobierno lo recupere. En lo que sí mostró su total desacuerdo fue con la posibilidad de que se haga un diálogo con las FARC.
 
“Me preocupa que muchos sectores del país, incluso empotrados en el Gobierno, estén hablando de volver a ese diálogo infecundo con los grupos terroristas… Se les oye decir a algunos miembros de las Fuerzas Armadas: ‘Si nos van a llevar a un nuevo diálogo con las FARC, ¿para qué vamos a exponer nuestras vidas?’”.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1842

PORTADA

La voltereta de la Corte con el proceso de Andrade

Los tres delitos por los cuales la Corte Suprema procesaba al senador se esfumaron con la llegada del abogado Gustavo Moreno, hoy ‘ad portas’ de ser extraditado. SEMANA revela la historia secreta de ese reversazo.