Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 5/9/2017 6:33:00 PM

Uribe sale a defender El Ubérrimo

El expresidente explica que compró esa tierra a terceros y antes de 1994 cuando la acumulación de baldíos no era ilegal. Dice que no renunciará a ser "un empresario honorable del campo", ni dejará de oponerse "al proceso castrochavista" que produjo esas acusaciones.

En la mañana del martes un comunicado de la Contraloría General de la República alteró el ambiente político. En medio de un largo listado, la entidad -encargada de velar el patrimonio del Estado- ubicaba de primero un nombre bastante conocido para los colombianos: El Uberrimo. El informe del organismo de control señalaba que en la finca del ex presidente Álvaro Uribe podría existir una acumulación indebida de predios baldíos de la Nación. Por cuenta de esto solicitó a la Agencia Nacional de Tierras investigar si esto era una realidad, y en caso tal, proceder a interponer acciones judiciales. 

Puede leer: Uribe y familiares de los ministros Lizarralde e Iragorri en líos por baldíos

El expresidente Uribe contestó rapidamente a esas acusaciones con uno de sus tradicionales tuits. "Es muy fácil investigar El Ubérrimo porque no tengo testaferros y las escrituras han sido de acuerdo con la ley", trinó. Sin embargo, en horas de la noche el exmandatario publicó un video en las redes sociales en el que aclaró la situación de su finca. 

"En mi grupo familiar tenemos una explotación agropecuaria de aproximadamente 1.500 hectáreas. El contralor me denunció por una acumulación ilegal de 103 hectáreas que no conforman un predio físico, están en nueve adquisiciones. Todas fueron adjudicadas ajenas a mi familia o a mi persona. las compras son legales y no constituyen acumulación ilegal por cuanto fueron adquiridas antes de 1994", comienza diciendo.

Uribe señala que él compró esos terrenos a particulares ajenos a su familia o a él. Reiteró que las compras son legales pues el Estado adjudicó estos predios antes de la Ley 160 de 1994. Y agregó que la misma Corte Constitucional dejó claro que la restricción sobre acumulación de baldíos no aplica a las adjudicaciones anteriores a esa ley de 1994.

El exmandatario agregó que cuando los predios, estos no tenían la advertencia de ser baldíos en las matriculas inmobiliarias y que por eso, los notarios protocolarizaron sin ningún problema. Y explicó que esos nueve predios llegaron a ser de su propiedad de la siguiente manera: 1 por una sucesión, 4 fueron comprados a adjudicatarios de baldíos y 3 a adquirentes posteriores. El último fue producto de una escritura única. 

Le recomendamos: Controversia agraria

La intervención que dura apenas 2:40 minutos y en la que solo trata temas técnicos termina con un sablazo. Uribe asegura que acudirá a todas las instancias administrativas para defender sus predios y que "de ninguna manera renunciaré a mi vocación de empresario honorable del campo". Para él, el señalamiento del contralor Edgardo Maya tiene que ver con sus enemigos políticos. "Por motivo alguno dejaré de oponerme al proceso castrochavista como lo muestran estas temerarias acusaciones", termina. 

Según la investigación de la Contraloría, existen 33 casos de supuesta acumulación irregular de baldíos. Estos equivalen a 322 predios y concentran poco más de 123.482.89 hectáreas. La entidad trasladó los casos a la Fiscalía y a la Procuraduría para que determinen si existe responsabilidad penal o disciplinaria. Frente a las propiedades del expresidente Uribe, la Contraloría relaciona 11 predios de una extensión de 103 hectáreas a nombre de la Sociedad Agropecuaria El Ubérrimo.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1839

PORTADA

Odebrecht: ¡Crecen los tentáculos!

Las nuevas revelaciones del escándalo sacuden al Congreso y al director de la ANI. Con la nueva situación cambia el ajedrez político al comenzar la campaña electoral.