Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 4/20/2014 12:00:00 AM

El nuevo round entre Uribe y Vargas Lleras

Los dos dirigentes se acusan de mentir sobre los episodios que sobrevinieron tras uno de los atentados contra el exministro.

El expresidente Álvaro Uribe Vélez y el exministro Germán Vargas Lleras abrieron un nuevo capítulo en sus irreconciliables diferencias. Esta vez hasta se acusaron de faltar a la verdad en los episodios relacionados con uno de los atentados que sufrió el exministro Vargas, concretamente el de la noche del 10 de octubre del 2005, cuando salía del edificio de Caracol Radio en Bogotá.

La nueva tensión se produce en medio de la campaña política en la que Vargas Lleras es la fórmula vicepresidencial de Juan Manuel Santos, y Uribe, fundador del Centro Democrático, busca recuperar el poder con su candidato Óscar Iván Zuluaga.

Todo comenzó tras conocerse uno de los capítulos del libro de la periodista Vicky Dávila titulado Enemigos, que versa sobre la enemistad entre Uribe y el presidente Juan Manuel Santos.

En el libro, Vargas Lleras no sólo insistió en que el DAS estaría comprometido con el atentado del que fue víctima en el año 2005, sino que reveló detalles de su primer encuentro con el entonces presidente Uribe tras el atentado, cuando se refugió en la Escuela de Caballería para salvar su vida.  

Según Vargas Lleras, el presidente Uribe llegó muy indignado, pero no sólo con el atentado y los posibles autores de los hechos, sino con las personas que se encontraban en el lugar. “Muy curiosa la actitud porque claro que tenía todo el derecho a estar molesto, pero qué teníamos la víctima y los asistentes qué ver para que esa indignación también nos la transmitiera”, confesó Vargas en el libro.

Pero el exministro también reveló otro episodio posterior al atentado y fue una llamada que Uribe le hizo a su esposa, Luz María Zapata, en la que, según Vargas Lleras, el entonces mandatario la regañó por haber pensado que el Gobierno tendría algo que ver en el atentado.

Esa reacción estaría motivada en que segundos después del atentado, Zapata llamó exaltada a Vargas Lleras y que lo único que se le ocurrió mencionar era un sentimiento, “que puede no tener ningún fundamento”, de que el gobierno había estado involucrado.

El exministro, quien en esa época era senador, aseguró que como su teléfono estaba siendo ‘chuzado’ por el DAS, al presidente Uribe le habrían transmitido el contenido de aquella llamada, y por eso su reacción posterior.

Estas revelaciones generaron una inmediata reacción del expresidente Uribe, quien en un video dijo que, bajo la gravedad de juramento, que Vargas Lleras lo había visitado en la Presidencia de la República y allí “acusó al entonces ministro Juan Manuel Santos de ser el responsable. Le repliqué que no siguiera con esa infamia, hubo muchos testigos”, aseguró Uribe.

Vargas Lleras replicó a la declaración de Uribe. “El senador Uribe me ha tachado de mentiroso en los hechos que relaté en esa entrevista. Creo que decir mentiras el domingo de Pascua es algo muy grave. Empiezo por recordarle que en el año 2005 el ministro de Defensa era el doctor Camilo Ospina y no el presidente Santos”.

Uribe y Vargas Lleras fueron socios políticos durante varios años. En el año 2002, Vargas se alejó del oficialismo liberal para acompañar la candidatura de Uribe, y en el 2006, con su movimiento, Cambio Radical, respaldó la reelección de Uribe. Pero esta relación cambió cuando Vargas se opuso a la segunda reelección. Desde entonces sus relaciones han sido tensionantes, como lo demuestra este nuevo episodio.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1839

PORTADA

Odebrecht: ¡Crecen los tentáculos!

Las nuevas revelaciones del escándalo sacuden al Congreso y al director de la ANI. Con la nueva situación cambia el ajedrez político al comenzar la campaña electoral.