Jueves, 19 de enero de 2017

| 2016/09/21 08:19

Uribismo denuncia a Santos por prometer inversión a cambio de votos

El congresista Samuel Hoyos señala al presidente por el delito de corrupción al sufragante por cuenta de un discurso en el que el mandatario le declaró su amor a Barranquilla.

Juan Manuel Santos. Foto: Archivo SEMANA

El representante a la Cámara Samuel Hoyos (Bogotá, 1984) es el más joven de los 39 congresistas del Centro Democrático. Tiene 32 años y aunque es sociólogo y psicólogo, parece querer graduarse como abogado. Este miércoles madrugó a la Comisión de Acusaciones y tuvo para muchos el atrevimiento, para otros la osadía, de denunciar al presidente Juan Manuel Santos.

En un escrito de cuatro páginas, de impecable redacción, el representante Hoyos acusa al mandatario de un delito con muy pocas referencias en el país, pero sancionado dentro del Código Penal: corrupción al sufragante.

Precisamente, el artículo 390 de esa ley define como autor “al que prometa, pague o entregue dinero o dádiva a un ciudadano o a un extranjero habilitado por ley para que consigne su voto a favor de determinado candidato, partido o corriente política, vote en blanco o se abstenga de hacerlo…”, y contempla sanciones de prisión de “entre tres y cinco años” y una multa de 100 a 500 salarios mínimos.

El Código Penal señala que el delito de corrupción al sufragante también se aplica en mecanismos de participación como el plebiscito, el referendo, la consulta popular o la revocatoria del mandato.

Samuel Hoyos asegura que el presidente Juan Manuel Santos incurrió en dicho delito el pasado 18 de septiembre, en Barranquilla, en la plazoleta del Parque Cultural del Caribe, durante un evento del programa “Mi Casa ya”, del Ministerio de Vivienda.

Ese día, en ese contexto, acompañado por el gobernador de Atlántico, Eduardo Verano de la Rosa, y el alcalde de Barranquilla, Alejandro Char, el presidente Santos improvisó las siguientes palabras, desde la tarima:

“(…) En la vida política, el amor se expresa de la novia hasta acá con votos, y de aquí hacia allá con presupuesto, inversiones, y seguirá teniendo este. Seguirán pechichando a Barranquilla por parte del gobierno nacional porque ustedes merecen todo, ustedes le dan alegría al pueblo colombiano, ustedes me dan alegría a mí, al Gobierno”.

Las palabras de Santos quedaron registradas en este video de Noticias RCN.

Para Hoyos, es claro que el presidente Santos está prometiendo dádivas a los barranquilleros a cambio del voto positivo en el plebiscito. En la denuncia dice que la ley no exige que se entregue dinero o dádivas, sino que se configura con la sola promesa:

“En el contexto de la campaña del plebiscito, el presidente Juan Manuel Santos Calderón, en su apoyo al Sí, ha incurrido en una serie de extralimitaciones y abuso de autoridad que han minado paulatinamente el régimen democrático colombiano, razón por la cual me siento en la obligación de realizar esta acusación que, por las circunstancia que atraviesa el país, considero inaplazable”.

En la denuncia, conocida por Semana.com, Hoyos relata que “el jefe de Estado dijo que Barranquilla es su novia y reiteró en varias ocasiones que espera que la ciudad le dé el Sí a la paz, por lo que estas acciones no sólo configuran el referido tipo penal, sino que justifican la criticada cultura de la compra de votos, en las épocas electorales”.

El congresista también sugiere que las declaraciones del mandatario no sólo constituyen un posible delito, “sino un mal ejemplo a la sociedad proviniendo de un Jefe de Estado, que en ciertas oportunidades ha atacado esa práctica, pero cuando necesita los votos parece acudir a ella. Muchos colombianos han sido judicializados en el pasado por esta práctica que incentiva la corrupción, flagelo que el Gobierno debe combatir”.

El propio Hoyos admite que su denuncia parece un “gesto inútil”, pues la Comisión de Acusaciones está controlada por la Unidad Nacional, por lo que nada hace pensar que se pueda abrir alguna indagación. Sin embargo, asegura acudir a la Constitución para que la Cámara de Representantes cumpla su obligación de investigar y juzgar al presidente de la República por las presuntas faltas disciplinarias y penales en que haya cometido durante el ejercicio de su cargo.

“El presidente Juan Manuel Santos parece estar acostumbrado a comprar el amor, y en este caso a comprar los votos de los barranquilleros. Esto es un claro ejemplo de corrupción y ojalá sea investigado”, dijo Hoyos a Semana.com.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.