Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 3/7/2015 12:00:00 AM

#Usted no sabe quién soy yo

El caso de Nicolás Gaviria muestra cuánto le falta a Colombia, y a la vez deja claro que no todos están dispuestos a tolerar los excesos de otros.

Todos están borrachos. Todos mienten descaradamente. Todos se muestran dispuestos a irse a los puños. Todos parecen creer que en Colombia todo vale. Y todos dicen tener amigos poderosos. Nicolás Gaviria, el joven que el pasado fin de semana humilló y golpeó a unos policías en Bogotá y se convirtió en el blanco de una inédita ola de indignación en Colombia, no es el único colombiano que parece convencido de estar por encima de la ley y el orden social. Es más, él representa un mal que hace rato existe en el país, que afecta a millones de personas y que, con el tiempo, solo ha crecido: la fatal mezcla entre la desconfianza y el irrespeto hacia las autoridades, y la irritabilidad y agresividad de los ciudadanos ante quienes intentan llamarlos a orden.

Mientras el país progresa en algunos aspectos y el gobierno y las Farc buscan terminar la guerra en La Habana, la sociedad todavía parece padecer de las secuelas de tantos años de violencia e impunidad, de injusticia y corrupción y de vivir en una cultura mafiosa que hizo pensar por mucho tiempo que todo era posible a punta de dinero, poder e intimidaciones. No es exagerado decir que la paz no será posible si el país no logra remediar estas heridas. Y esto no se hace en una mesa de negociación, sino en las ciudades, los pueblos y las familias, y con la ayuda de una voluntad auténtica y generalizada.

Pero lo sucedido en el norte de Bogotá, a la vez, muestra que ya una buena parte de los ciudadanos no está dispuesta a tolerar esos excesos. Y que poco a poco ha ido encontrando dos medios ideales para expresarse: la indignación y el mundo digital. El exalcalde Antanas Mockus dice que la indignación le sirve a una sociedad porque apaga el odio y establece una manera educada de criticar y debatir sin irse a los golpes. Hay sectores de la ciudadanía que ya empiezan a entender la fuerza de esta actitud y que han podido asumirla gracias a que hoy disponen de medios que antes no existían: las cámaras de video de los teléfonos celulares y las redes sociales. Así, el caso de Gaviria deja claro también que en Colombia cada vez más resulta más difícil salirse con las suyas.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1839

PORTADA

Odebrecht: ¡Crecen los tentáculos!

Las nuevas revelaciones del escándalo sacuden al Congreso y al director de la ANI. Con la nueva situación cambia el ajedrez político al comenzar la campaña electoral.