Jueves, 8 de diciembre de 2016

| 1997/07/21 00:00

VALLE ES VALLE

Ante la crisis de los últimos años, las fuerzas vivas del Valle se han unido para sacar adelante a su región.

VALLE ES VALLE

El Valle es un departamento que tiene todo para hacerle frente a la adversidad. El potencial de esta región es más que un argumento, no sólo para salir adelante sino también para afrontar con éxito el siglo XXI". En esas palabras del alcalde de Cali, Mauricio Guzmán Cuevas, se resume la actitud de los vallecaucanos frente a una de las crisis más severas que ha sufrido la región en las últimas décadas. Una actitud que ha llevado a los empresarios a constituir un frente común con miras a lograr un cambio que explote las fortalezas del Valle y las convierta en verdaderas ventajas comparativas en una estrategia de desarrollo que proyecte la región hacia el próximo siglo. El frente común lo integran el Comité Empresarial del Valle, el Comité Intergremial de Cali y varios comités independientes con presupuesto propio y gerentes especializados en diferentes áreas, que cubren aspectos tan importantes como el Trabajo, la educación, el comercio exterior, el medio ambiente y la seguridad. Cada uno de estos comités, la Cámara de Comercio y las autoridades del departamento trabajan desde ya en un plan estratégico que gira en torno de tres áreas fundamentales: el desarrollo físico, el desarrollo funcional y el desarrollo social. Con ese plan se busca proyectar el departamento hacia el siglo XXI y sacar a la región de su crisis actual. Perdida de imagenCali era una de las ciudades más prósperas del país. La salsa, las ferias, los toros, su clima tropical, la industrialización y la fertilidad de sus tierras, hacían de la capital del Valle del Cauca una verdadera alternativa para invertir y vivir. Cali era, además, la capital del civismo. De un tiempo para acá, sin embargo, la situación empezó a cambiar. El negocio de la droga llenó la ciudad de opulentas mansiones, de lujosos automóviles que recorrían las calles a toda velocidad, de hombres armados en bares y restaurantes, y de todo un aparato delictivo cuyas acciones trascendieron las fronteras del país. La imagen de Cali empezó a deteriorarse y con ella la economía del departamento. El año pasado, en particular, se registró un verdadero remezón en la industria y la agricultura regionales que dejó el más alto nivel de desempleo del país. La desocupación _que amenaza con crear una delicada situación social en el Valle del Cauca_, creció en dos años y medio en un 78 por ciento, al pasar de 90.100 personas desempleadas en septiembre de 1994 a 160.544 en marzo de este año. Y de acuerdo con las estadísticas oficiales, el 75 por ciento de los desempleados son personas cesantes, o sea desplazados de las empresas. En 1996, la industria regional despidió 23.680 personas, el sector del comercio y los restaurantes 27.520, el sector de servicios 20.864 y la construcción 11.264. El crecimiento anual de la producción industrial en el Valle, según los últimos datos del Dane, cayó de un 2,5 por ciento en enero de 1996 a -8.23 por ciento en diciembre del mismo año. Y eso se vio reflejado en un crecimiento exponencial de las empresas en concordato, que pasaron de 10 en 1993 a 66 en diciembre de 1996, con capitales superiores a los 130 millones de pesos. El sector agrícola, por su parte, además de la crisis cafetera se vio afectado por la desaparición de grandes cultivos de soya, algodón de fibra larga y cereales. Frente a esta situación, muchas empresas multinacionales decidieron dejar a un lado algunas líneas de producción para poder ser más competitivas o, simplemente, cerraron sus puertas en el departamento. Y como si esto fuera poco, en Cali la crisis alcanzó el sistema financiero: la brecha entre cartera y depósitos a febrero de 1997 totalizó 950.000 millones de pesos. La cartera vencida a finales de 1996 representaba el 4,6 por ciento del total de créditos, y a marzo de 1997 había aumentado al 5,2 por ciento.

La fuerza del Valle
A pesar de la situación, los vallunos no han dado el brazo a torcer. De hecho, cada vez están más convencidos de que la única manera de superar los problemas es creer en su tierra y desarrollar una estrategia que les permita competir en condiciones ventajosas en el país y en el mundo. "Si de algo ha servido la crisis _según Mauricio Guzmán_ es para que el Valle se una y emprenda una estrategia común con objetivos empresariales, económicos, sociales y políticos definidos, para que entienda que la competitividad es el nuevo nombre del desarrollo y que sólo aprovechando nuestras riquezas podemos estar en el escenario mundial". Y el Valle tiene todo para estar allí. Este departamento, anclado en medio de dos cordilleras en el suroccidente del país, representa el 1,86 por ciento del territorio nacional y el 10 por ciento de la población colombiana. Genera el 16,42 por ciento del Producto Interno Bruto nacional y el 29,46 por ciento del producto industrial del país. Su actividad económica se distribuye fundamentalmente entre la industria, con una participación del 36,4 por ciento; el comercio, con un 15 por ciento y la agricultura con un 7 por ciento.El sector industrial no sólo es el primer renglón de la economía regional, sino que su crecimiento ha sido superior _en promedio y a pesar de la caída del año pasado_ al registrado en el resto del país en los últimos años. A nivel nacional, por ejemplo, el crecimiento industrial tan sólo fue del 2 por ciento entre 1987 y 1992 mientras que en el Valle la industria creció a un ritmo del 6,7 por ciento en el mismo período. Este crecimiento ha sido posible gracias a que el sector agrícola se modernizó en los últimos años y se convirtió en el principal abastecedor de materias primas para la industria del Valle. La industria regional está orientada, además, a la producción de bienes de consumo que generan sólidas cadenas de producción. Es el caso de la industria del papel, cuya cadena se inicia con el bagazo de la caña de azúcar como materia prima para la producción de papel y termina en industrias de gran sofisticación, como la impresora y la editorial, que constituyen uno de los sectores más dinámicos de la región y de mayores posibilidades en el mercado internacional. La industria de alimentos, por su parte, además de presentar una cadena productiva similar _que incluye cultivos tan importantes como el azúcar, las oleaginosas y los cereales_ y de representar el 20 por ciento de la producción industrial del Valle, es la más importante del país ya que aporta el 34,4 por ciento del valor agregado nacional. El Valle es líder además en la producción de papel, que representa el 46,2 por ciento del total nacional, las artes gráficas el 51,2 por ciento y el sector productor de artículos de caucho el 61,5 por ciento. Así mismo, en el Valle se encuentran instaladas las más importantes industrias fabricantes de bebidas, sustancias químicas, productos metalmecánicos y de minerales no metálicos. Despensa nacionalLa agricultura pesa menos en el producto regional, pero es fundamental para Colombia. Este sector, según Fabio Rodríguez, presidente de la Cámara de Comercio de Cali, es una de las fuentes más representativas y de mayor importancia para el país: "El cultivo de caña de azúcar, por ejemplo, es la bandera de nuestra tierra. Aporta la materia prima para la industria de alimentos, bebidas, concentrados, productos químicos y papel y genera un valor agregado importante para el país". El cultivo de caña de azúcar, que dio nacimiento a la agroindustria azucarera, se extiende en 196.000 hectáreas con 12 ingenios instalados en la región. La producción de todos estos ingenios asciende a 1.800.000 toneladas anuales destinadas al consumo, de las cuales se exportan 670.000 toneladas a los mercados de Estados Unidos y Centroamérica. Genera 250.000 empleos directos e indirectos, aporta el 38 por ciento del valor agregado agrícola regional y es la actividad de mayor crecimiento en la última década en el país. El café es otro de los productos agrícolas importantes de la región. Esta industria se desarrolla básicamente en la zona norte del departamento, en 16.451 fincas en las cuales laboran cerca de 150.000 personas. La producción de café aporta el 34 por ciento del valor agregado agrícola y la producción del Valle representa el 10 por ciento de la producción nacional del grano. La mayor parte de la producción se destina al mercado mundial y se exporta por el Puerto de Buenaventura. Gracias a estos resultados y a la integración entre industria y agricultura, el Valle cuenta con 18 empresas de las 100 más grandes de Colombia y 94 entre las 1.000 más grandes del país.

Nueva estrategia Son muchas las razones, las cifras y los porcentajes que hacen del Valle uno de los departamentos más importantes para el país. Pero, por eso mismo, "en la medida en que Colombia pase por un momento preocupante, el Valle pasa por uno peor", según Fabio Rodríguez. Y esa fue una de las razones que llevó a la organización del frente empresarial y al diseño del plan estratégico para el Valle del Cauca. Plan que, como se dijo en un principio, gira en torno de tres áreas fundamentales: el desarrollo físico, funcional y social. El plan físico tiene que ver con los proyectos viales y de telecomunicaciones, la mejora de puertos y aeropuertos, la construcción de un ferrocarril entre Buenaventura y Medellín, y la búsqueda de autosuficiencia en energía eléctrica y combustibles. Dentro del desarrollo funcional se planea ejecutar programas de seguridad, convivencia ciudadana, medio ambiente, transporte, investigación y desarrollo. Por último, en el desarrollo social, la estrategia contempla los campos de cultura política, salud y bienestar, educación, recreación, vivienda popular, participación ciudadana y empleo. Según Alfredo Carvajal, presidente del Comité Empresarial del Valle, "lo más importante en esta lucha es lograr incentivar la vivienda social, ya que este sector estimula el empleo de manera considerable. Así mismo, hay que analizar las normas crediticias para las refinanciaciones de las empresas con dificultades de liquidez y crear un fondo de salvamento como producto de las privatizaciones y de las acciones de extinción de dominio para refinanciar las empresas que presenten problemas".
A su vez, Rodrigo Velasco Lloreda, presidente ejecutivo del mismo comité afirma que "la alcaldía ha hecho una buena labor para contrarrestar el desempleo con las obras viales en Cali. Sin embargo, el gobierno podría prestarle una ayuda importante a la región así como lo hizo en su momento con Antioquia".
Por ahora, todos trabajan día y noche en esta estrategia. Y los proyectos empiezan a salir a la luz pública. La modernización de la red aeroportuaria, el sistema de transporte masivo metropolitano, el dragado y la profundización del canal de acceso al puerto de Buenaventura, la modernización del sistema ferroviario de occidente, entro otros, son proyectos que en el curso de pocos años harán florecer, sin duda, la economía del departamento. Y si a ellos se suman los programas de convivencia ciudadana, los planes para acercar la universidad a la empresa, la investigación y desarrollo, entre otros, el Valle y su capital volverán en poco tiempo a recuperar su imagen. Y la salsa, las ferias, los toros, la industrialización y la riqueza de sus tierras harán de nuevo del Valle la mejor alternativa para invertir y vivir.
El Valle cuenta con 18 empresas entre las 100 más grandes de Colombia El plan estratégico del Valle Mejoramiento de carreteras Vía alterna Buenaventura-Buga Valor del proyecto: US$ 380 millones. Doble calzada Cali-Palmira-Buga Valor del proyecto: US$ 130 millones.l Doble calzada Buga-Tuluá Valor del proyecto: US$ 20 millones Carretera Cali-Candelaria-Floridal Valor del proyecto: US$ 50 millonesPlan vial de CaliValor del proyecto: US$ 132 millones Sistema metropolitano de transporte masivo en Cali Valor del proyecto: US$ 786 millonesl Proyecto Avenida de los Cerros (en Cali)Valor del proyecto: US$ 550 millones. Proyecto Avenida Ciudad de Cali:Valor del proyecto: US$ 150 millonesGeneracion electrical Termoemcali (Yumbo) Valor del proyecto: US$ 156 millonesl TermopacíficoValor del proyecto: US$ 346 millones Termovalle Valor del proyecto: US$ 180 millones. Termocauca Valor del proyecto: US$ 154 millonesl Calima III Valor del proyecto: US$ 285,4 millones Buenaventural Dragado al canal de acceso a Puerto de Buenaventura Valor del proyecto: US$ 23 millones Profundización a 12,5 metrosValor del proyecto: US$ 200 millones Expansión portuaria de Buenaventura Valor del proyecto: US$ 435 millones Comuncaciones Modernización telecomunicaciones Cali-Palmira-Yumbo-Jamundí Valor del proyecto: US$ 70 millonesl Redes de Fibra Optica (desde Cali hasta Cartago)Valor del proyecto: US$ 50 millonesModernizacionesl Modernización sistema ferroviario de Occidente (Desde Pereira hasta Buenaventura) Valor del proyecto: US$ 300 millones Modernización Red Aeroportuaria Valor del proyecto: US$ 30 millones. Ductos Gasoducto Mariquita-Cali Valor del proyecto: US$ 60 millonesl Poliducto del Pacífico y terminal petrolero (Ramal desde Pereira hasta Buenaventura) Valor del proyecto: US$ 40 millones. Comercio Exterior Puerto Seco de BugaValor del proyecto: US$ 200 millonesl Centro Internacional de Ferias y Exposiciones del Valle del CaucaValor del proyecto: más de US$ 10 millonesl World Trade Center Valor del proyecto: más de US$ 70 millones.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.