Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 3/15/2017 7:10:00 PM

La U y una cena para ‘despedir’ a Vargas Lleras

Los que más festejaron la renuncia del vicepresidente fueron los congresistas del partido de Juan Manuel Santos. Tanto, que quisieron ponerle la escarapela de La U al general (r) Naranjo.

El Partido de La U, el del presidente Juan Manuel Santos, no cabe de la dicha con el inminente aterrizaje del general (r) Óscar Naranjo como nuevo vicepresidente de la República. No tanto por las calidades de quien fue considerado, en su momento, el mejor Policía del mundo, sobre todo por la salida de Germán Vargas Lleras, al que apoyaron como fórmula de Santos pero del que se quejaron por la forma como utilizó el cargo para catapultarse hacia la Presidencia de la República.

El martes en la noche, mientras cerca de 5.000 personas se dieron cita en Corferias para la rendición de cuentas de Vargas Lleras, casi todos los senadores y representantes del partido; el procurador general, Fernando Carrillo; el defensor del pueblo, Carlos Negret Mosquera, y el contralor general, Edgardo Maya Villazón, se reunieron en la casa del senador Roy Barreras, en el exclusivo sector de Rosales, en el norte de Bogotá. El motivo de la invitación era homenajear a Naranjo, sin embargo, el brindis también era para ‘despedir’ al líder natural de Cambio Radical.

 “Queríamos que él (Naranjo) sintiera que cuenta con todo el partido para los meses en los que estará como vicepresidente, que sienta el respaldo”, dijo un congresista a Semana.com

Pero esa reunión tenía un trasfondo. El hecho de que coincidiera con el evento de Corferias, donde Vargas Lleras mostró sus logros en vivienda, acueductos e infraestructura, no era gratuito.

Crónica, las últimas horas de vuelo del vicepresidente Vargas Lleras 

La bancada de La U se desmarcó definitivamente de Vargas Lleras. Mientras casi todo Cambio Radical asistió al publicitado evento, 45 de los 52 legisladores de La U prefirieron cenar con Naranjo, que dicho sea de paso sí asistió al evento de su antecesor, pero salió para la cena de Barreras

“La verdad es que el propósito de la cena sí era metérsele al evento de Vargas Lleras para que el general Naranjo sintiera de verdad el respaldo como vicepresidente”, dijo otro parlamentario de La U.

Tantos eran los deseos de La U de recuperar la propiedad de la Vicepresidencia, que se atrevieron a ofrecerle la credencial del partido a Naranjo, pero él la rechazó con el argumento de que iba a reemplazar a una persona que había llegado por coaliciones de partidos y no por un solo partido.

Le puede interesar: las tareas de Óscar Naranjo en la Vicepresidencia 

Cómo será, que hasta el emproblemado senador Bernardo “Noño” Elías asistió. También se pasó por allí Mauricio Lizcano, presidente del Senado, que tiene una pelea casada con Armando Benedetti y Roy Barreras porque dicen que él quiere una consulta interpartidista para dejarle el camino expedito a Vargas Lleras.

Lizcano hace 20 días convocó a La U a una comida en honor al embajador de Colombia en Washington, Juan Carlos Pinzón, a la que sólo asistieron 10 congresistas. En esa reunión Lizcano le propuso a Pinzón que se lanzara a la Presidencia como el candidato del partido.

Seguridad, la petición para el nuevo “vice”

Óscar Naranjo es reconocido por su capacidad de gestión, porque no tiene tinte político, además de sus logros en materia de seguridad cuando hizo parte de la Policía Nacional, de la que fue su director general, precisamente cuando Santos era ministro de Defensa.

Por eso los 45 congresistas de La U aprovecharon el encuentro para dejarle claro qué espera el partido de su gestión y todos le pidieron seguridad para las regiones y ciudades capitales.

Contexto: Naranjo luchará contra el narcotráfico sin glifosato 

“Nosotros sabemos que ya no existe el problema de las FARC, pero sí hay otros problemas que aquejan las ciudades capitales y las regiones, como bandas criminales y el hurto, y sabemos que el nuevo vicepresidente tiene toda la experiencia para luchar contra esos problemas”, dijo a Semana.com el senador Manuel Enríquez Rosero.

En esa misma línea se mantuvo el senador Roy Barreras, que dejó claro que en esa nueva Vicepresidencia el cemento se cambiará por más contenido social. “Es que Vargas Lleras estaba haciendo campaña desde hace seis años”, agregó.

Eso como petición principal, que van de la mano de las responsabilidades que el presidente Santos le encargó a su nuevo número dos: implementación de los acuerdos, cultivos, protección de líderes sociales, además de la seguridad ciudadana.

Congresistas de La U le dijeron a Semana.com que con esas peticiones la idea es marcar distancia total de lo que hizo Vargas Lleras en sus dos años y medio como vicepresidente.

Los candidatos de La U

La renuncia de Vargas Lleras ha sido interpretada con el pistoletazo de la campaña presidencial. A esa contienda el Partido de la U con más dudas que certezas.  

Naranjo, al asumir la Vicepresidencia, queda totalmente descartado para el 2018. Su nombre era contemplado por algunos parlamentarios para suceder a Santos. Ahora la baraja del partido del mandatario no convence. Juan Carlos Pinzón, Sergio Díazgranados, el ministro Aurelio Iragorri y hasta el senador Roy Barreras podrían ser nombres de una consulta interna, pero la idea de formar una coalición que garantice el éxito de la implementación del acuerdo de paz con las FARC ha contemplado nombres como el de Humberto de la Calle.

Este miércoles, horas después de la cena, y en el lanzamiento de su libro biográfico, el senador Barreras dijo que en el auditorio está el nuevo presidente de Colombia. Allí estaban de la Calle, la ministra Clara López y el ministro Mauricio Cárdenas.

Todos quieren con Naranjo

Esa cena no será la única que tendrá el nuevo vicepresidente. Se sabe que otros partidos como el Liberal, los conservadores y hasta Cambio Radical están pidiendo pista con él para demostrarle su beneplácito, pues consideran que es una de las pocas figuras públicas que goza de buena imagen frente al país.

Además, no tiene tinte político a pesar de haber trabajado muy de la mano con los últimos cuatro gobiernos, pero Naranjo se ha mantenido al margen de controversias partidistas.  

Ahora queda esperar que el Senado le acepte la renuncia a Vargas Lleras. Por los pasillos del Congreso se ha oído que algunos no piensan aceptársela, por eso la presentó con dos meses de antelación de la inhabilidad, con el fin de tener las suficientes cartas debajo de la manga para ser uno de los seguros competidores de la contienda presidencial. En todo caso, ese intento de atravesársele a Vargas Lleras no tendrá efectos, pero servirá para demostrarle al jefe de Cambio Radical que en el 2018 es probable que La U no le de la mano para llegar a la Casa de Nariño. Tal vez en la cena brindaron para impedirle ese objetivo.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1834

PORTADA

El peligro inminente de los otros grupos violentos

La bomba del Andino deja claro que terminada la guerra con las Farc aún quedan otros grupos armados. ¿Cuáles son y qué peligro representan?