Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 2/24/2014 12:00:00 AM

La fórmula para ganar la reelección en primera vuelta

Aunque el presidente Santos asegure lo contrario, el nombramiento de Vargas Lleras no deja de ser una calculada jugada política.

En enero del año pasado, cuando el presidente Juan Manuel Santos inauguró la nueva sede del Ministerio de Vivienda, le dijo al entonces ministro Germán Vargas Lleras que tenían que sentarse a discutir su futuro. Santos elogió los principales atributos del dirigente bogotano y en ese momento lo calificó como un gran rival en las elecciones, muy buen legislador, gran ejecutor como ministro y “muy efectivo a la hora de conseguir votos”. 

Quizás esta haya sido la cualidad que inclinó al presidente a designarlo su fórmula vicepresidencial y encomendarle a Vargas Lleras esta nueva misión, para consolidar de esta forma una llave política y electoral para los comicios presidenciales del 2014. 

La gran apuesta será que esta fórmula gane la reelección presidencial en primera vuelta. Así lo señaló uno de los miembros de la junta directiva de la Fundación Buen Gobierno, el senador Juan Fernando Cristo, quien aseguró que esta fórmula se convierte en una “llave invencible” para las elecciones que le da “amplias posibilidades de ganar en la primera vuelta”. Y en palabras del jefe único de Cambio Radical, Carlos Fernando Galán, con esta fórmula se escoge a dos presidentes. 

Hace casi cuatro meses la revista SEMANA dedicó una de sus portadas a analizar este posible escenario, que hoy quedó confirmado (¿Vargas Lleras vicepresidente?)

Pero Juan Manuel Santos aseguró que este nombramiento no corresponde a ningún cálculo político ni a una alianza electoral de última hora, sino que lo hace por convicción, al señalar que Vargas Lleras cumple el principal requisito que establece la Constitución: tener las capacidades para desempeñar la Presidencia de la República. 

Por el contrario, Santos aseguró que en estos cuatro años ha conocido dos atributos que han cimentado su amistad con Vargas Lleras: lealtad y honestidad. “Esas virtudes son cada vez más escasas en la política” (Lea las declaraciones de Santos y Vargas Lleras). 

Santos recordó que hace un año le pidió que se saliera del Gobierno con el fin de que no se inhabilitara. Lo hizo porque cualquier gobernante debe tener previsto que sus ideas y programas deben tener continuidad en el Gobierno. Para el presidente, Vargas Lleras garantizaba esa continuidad, precisamente por la lealtad que dijo, fue una cualidad que le conoció en estos cuatro años. 

Pero lo cierto es que el nombramiento de Vargas Lleras tendrá impacto en lo político y no cabe duda de que la designación obedece a un cálculo electoral, así el presidente Santos lo descarte. Aunque históricamente se ha demostrado que la fórmula vicepresidencial no suma a la hora de las elecciones, otra cosa puede suceder con Vargas Lleras. 

Según todas las encuestas, no sólo es, detrás del expresidente Álvaro Uribe y el vicepresidente Angelino Garzón, el político con mayor imagen favorable, sino que incluso derrotaba en intención de voto al propio Juan Manuel Santos. En las elecciones del 2010, Vargas Lleras, con el aval de su partido Cambio Radical, no superó la primera vuelta, pero alcanzó 1,4 millones de votos que lo cotizaron para ingresar al Gobierno.

Nada garantiza que este caudal electoral sea endosable, pero como fórmula vicepresidencial, Vargas Lleras le permite a Santos pescar votos del sector de la derecha, pues la ideología del jefe natural de Cambio Radical se ubica en ese espectro, en el que se mueve uno de los sectores de oposición a Santos, como es el centro Democrático del expresidente Álvaro Uribe quien tiene como candidato presidencial a Óscar Iván Zuluaga y a la dirigente conservadora Marta Lucía Ramírez. 

Vargas Lleras es el segundo candidato vicepresidencial que escoge Santos. Hace cuatro años optó por un dirigente de izquierda, para acercar a este sector en una campaña en la que, como heredero de Álvaro Uribe, representaba a la derecha. Hoy Santos da un giro en su fórmula de gobierno para unir en su candidatura a un sector que ha declarado su férrea oposición.

Vargas Lleras fue en el 2001 el principal denunciante de los excesos de las FARC en la zona de despeje del Caguán, e históricamente se le ha asociado con la mano firme y la salida militar para poner fin al conflicto. 

Por eso una de las inquietudes que genera el nombramiento de Vargas Lleras es el proceso de paz que adelanta el Gobierno en La Habana. Por su postura histórica, algunos creen que esta designación puede generar malestar en la mesa de diálogo, pero otros aseguran que puede ser una garantía para los escépticos del proceso de paz. 

La otra inquietud es precisamente que Vargas Lleras pueda convertirse en una rueda suelta dentro del Gobierno. Ya quedó demostrado cómo desde la Vicepresidencia, Angelino adoptó ciertas posiciones en diferentes temas que supusieron palos en la rueda y generaron malestar en el Ejecutivo, algo que no se descarta a la luz del perfil independiente de Vargas Lleras. 

Pero al aceptar esta designación, Vargas Lleras también pareció exigirle a Santos funciones definidas para ejercer la Vicepresidencia, palabras que demuestran que el exministro no quiere desempeñar un cargo decorativo. “La Vicepresidencia es un cargo que puede contribuir mucho si se asignan una tareas concretas y unas metas verificables”. 

En su proclamación, Vargas Lleras mencionó el sector de la infraestructura como uno de los de mayores rezagos en el país. Estas palabras, sumadas a la capacidad de ejecución que demostró al instrumentar el programa de las cien mil viviendas gratis, lo podrían ubicar al frente de la cartera de infraestructura, y las obras que inaugure en el próximo cuatrienio podrían ampliarle su capacidad para que en el 2018 se catapulte a la Presidencia de la República. 

Aunque el nombramiento de Vargas Lleras tiene respaldo en la Unidad Nacional, hay algunas voces contradictorias como la de Armando Benedetti, quien ha calificado que este nombramiento es un error de Santos, pues representa a la élite bogotana. 

Por más que Santos asegure que no obedeció a un cálculo electoral, el perfil de Vargas Lleras demuestra lo contrario. Y hoy cada vez más queda en el ambiente que Santos lo escogió por esa capacidad que elogió públicamente hace un año, la de conseguir votos. La apuesta será ganar en primera vuelta.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1842

PORTADA

La voltereta de la Corte con el proceso de Andrade

Los tres delitos por los cuales la Corte Suprema procesaba al senador se esfumaron con la llegada del abogado Gustavo Moreno, hoy ‘ad portas’ de ser extraditado. SEMANA revela la historia secreta de ese reversazo.